, , , ,

¿TAMBIÉN TÚ? BRUTO

En estos días en los que las instituciones pierden cada día el prestigio o el respeto que aún les podía quedar, los ciudadanos andamos pobres, también, de referentes. Ni la Corona, ni el Gobierno, ni los políticos, ni las Fuerzas de seguridad del Estado, ni el sistema judicial, ni la Iglesia, ni la prensa parecen cumplir con sus funciones; representar al pueblo, buscar el bien común, defender a los ciudadanos, hacer cumplir las leyes, proteger a los débiles, informar con veracidad...


Y en este río revuelto que instituciones respetadas como Cruz Roja o la ONCE, se presten al juego de maximizar beneficios, me dan ganas de gritar, fuera máscaras, dad la cara. No se puede ser la imagen de la solidaridad y negociar el precio de la sangre, no se puede representar el modelo de integración más apreciado del mundo y abusar de los trabajadores porque la reforma laboral te lo permite.

No puedo reclamarle al Rey que entienda que su existencia, a nuestra costa, deriva de su función de símbolo, del valor intangible de un modelo a respetar y que cuando su ejemplo es deplorable pierde su esencia, porque dudo mucho que me lea. No puedo decirle más claro al Gobierno de Rajoy que aborrezco sus políticas de engaño y miedo, porque no me escuchan cuando me manifiesto y tratan de impedirme seguir haciéndolo. Ni gritarles más alto al resto de partidos que el tiempo de las chiquilladas y de mirarse al ombligo ha pasado, porque son incapaces de ver la realidad sin la traducción en ganancia o pérdida de poder, pero sigo intentándolo. 

Me quedan muy lejos los policías y guardia civiles que cumplen órdenes, sin ser conscientes quizás de que la obediencia debida ya no es una eximente, que los derechos fundamentales están siempre por encima de las leyes y que a quienes sirven es a nosotr@s. Ni exigirles a jueces y fiscales el esfuerzo sobrehumano de acelerar los procesos sin medios ni apoyo. No me interesa la Iglesia, salvo por el daño que hace y no asume o la influencia que aún pueda tener en personas de buena fé. Pero sí puedo elegir qué prensa, convertida ya en un producto de consumo más como los refrescos, compro, y a qué ONG destino mi humilde apoyo. 

No quiero mirar el símbolo de Cruz Roja y pensar que están haciendo negocio con la sangre que donamos, ni el cupón del viernes de la ONCE sabiendo que sus cuentas se engordan con la miseria de sus trabajadores. Quizás los directivos de estas no-empresas debería saber que aún cuando sea legal, en su caso no se puede.

Porque unas imágenes valen más que mil palabras, propongo esta escena de Almodovar, en la resaca de los Goyas, (basta sustituir mentir por abusar, enriquecerme injustamente...)

5 comentarios :

  1. Durante un año fui voluntario de la Cruz Roja trabajé con temas migratorios, aún no había llegado la crisis, en esa época ya maximizaban los beneficios, evidentemente ese multinacional la abandoné, su nombre me produce sarpullido.

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Estoy perdido, no sé qué habrá pasado con la ONCE o con la Cruz Roja.
    Solo te puedo decir que me alegro mucho que te gustara mi tierra, te lo digo por la entrada anterior.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. David en los enlaces tienes más información en resumen la Cruz Roja va a cobrar de la Consejería de Salud de Madrid por cada transfusión que consiga, en un proceso de privatización muy extraño y la ONCE es la propietaria de la empresa adjudicataria de la lavandería hospitalaria central de Madrid, y ha rebajado el sueldo a sus trabajadores cerca de un 30%.
      En fin que me gustan pensar en buenas personas y en instituciones honorables y estas deserciones me duelen.

      Cömo no enamorarse de Extremadura?

      Besos

      Eliminar
  3. Pilar, nunca se ha hecho gratuitamente porque manipular la sangre tiene un coste, y ese coste siempre se ha repercutido. Cuando el centro de transfusión público lo hacía, no significaba que no tuviera coste, tenía exactamente el mismo. La sangre sigue siendo un bien que no se puede fabricar, y se necesitan donantes igual para que los enfermos de cáncer, leucemia y otras enfermedades, accidentes u operaciones sigan recibiendo cada día la sangre y los derivados que necesitan.

    Muy decepcionada hoy con este blog, que en tanta estima tengo, porque no has ido a buscar las fuentes http://www.donarsangre.org/donantes-de-sangre/futuro-convenio-cruz-roja-comunidad-de-madrid-para-la-donacion-de-sangre/ que por otra parte, siempre fueron públicas y transparentes.

    Tengo la fortuna de trabajar con lo mejor de mi entorno, cientos de voluntarios que dan su tiempo por la cara para hacer el mundo un poco mejor, no sólo para predicar sobre ello y no ponerse a hacer nada como venimos haciendo la mayoría, pretender arreglar el mundo sin arremangarnos.

    Y eso, esa gente, idealistas que de verdad se lo curran, hay que admirarlo, y hay que tener mucho cuidado a la hora de ensuciarlo, y estar muy seguro de lo que se dice.

    Y sobre la ONCE ¿conoces algún país en el que todos los minusválidos que quieran tengan un trabajo que les haga seguir siendo igualválidos que todos?

    Lo dicho, profundamente decepcionada.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lamento profundamente tu decepción, porque sinceramente creo que busco información y trato de contrastarla antes de dar aquí mi opinión que no es más que eso, la mía.

      Asumo tu critica y seguiré tratando de profundizar en el asunto de Cruz Roja, no por un afán de banal discusión sino porque me importa, porque quizás Tita no he conseguiso expresar la preocupación que me causa que entidades que me merecen el mayor de los respeto se puedan mezclar en asuntos poco claros, donde el ánimo de lucro manche la trayectoria de quienes han creado, defendido y llevado a estas entidades donde están.

      Los voluntarios de Cruz Roja me merecen todo el respeto de quienes como bien dices se arremangan y cruzan la delgada línea entre el hacer y el opinar, y por ello me duele que bajo ese manto, se hagan negocios poco claros, así que me comprometo contigo a seguir investigando, es decir a tratar de tener una idea más global de lo que pasa, sin quedarme con la postura de ninguno.

      De el mismo modo, la ONCE es una entidad con una trayectoria de la que sentirse orgulloso, qué digo orgullosísimo pero tampoco sus dirigentes lo han hecho siempre bien.

      De lo peligroso que es que los referentes más limpios se empañen pretendía ir esta entrada, si lo coneguido ha sido otra cosa sinceramente lo lamento, mucho, pero soy tan capaz de "meter la pata como el que más".

      Un abrazo,

      Eliminar