,

TRIBUNA AJENA; TOÑO FRAGUAS

Esta es la segunda entrega de la nueva sección Tribuna Ajena que os presenté el pasado jueves con el artículo de Ana Bernal Triviño.

El artículo que os propongo es en esta ocasión de Toño Fraguas, para el medio digital La Marea. A Toño ya lo tenía visto/leído de El País, cuando él trabajaba allí y yo compraba ese periódico. Ahora el mundo ha cambiado mucho y lo sigo fundamentalmente por Twitter, aunque este artículo me lo ha recomendado mi santo, con el comentario "lo que yo digo", así en plan repelente niño Vicente, y aunque al marido hay que darle poco la razón, que se crece, me temo que tanto él como Toño tienen bastante.

La versión original AQUÍ 

Seis claves por las que volverá a ganar el PP


 Toño Fraguas 
19 de febrero de 2014 
LA MAREA

Parece que todo da igual: los escándalos de corrupción, los recortes, el paro rampante, las promesas rotas, el rodillo legislativo de ultraderecha, las declaraciones desafortunadas -cuando no agramaticales-, los modos prepotentes, los insultos a la inteligencia y a las personas, las contradicciones flagrantes entre miembros del Gobierno, los bandazos, los globos sonda, las tensiones internas en el partido… Da la sensación de que no importa lo que haga el Gobierno del PP: sigue encabezando las encuestas de intención de voto. ¿Cómo es posible? ¿Qué tendría que pasar para que el PP se diera un batacazo electoral?

En el último barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas todos los políticos suspenden y más del 80% de los españoles piensa que la situación política es “mala o muy mala”. No importa. A pesar de que el PP va perdiendo votos poco a poco, a día de hoy, con la que está cayendo, Mariano Rajoy volvería a ganar unas elecciones. Lo haría con el 32,1% de los votos. Sería de nuevo el partido más votado. Existen varias explicaciones que, sumadas, pueden arrojar algo de luz sobre la resistencia del PP. Vamos a revisar seis de ellas:

1. Somos idiotas. La palabra ‘idiota’ etimológicamente hace referencia a aquel individuo que sólo piensa en sí mismo y que sólo se preocupa por lo privado, por lo que le afecta a él, desdeñando lo público. Sin ánimo de insultar y ciñéndonos a la etimología, podemos decir que la mayoría de los españoles tradicionalmente sólo se ha preocupado por lo propio, aunque cada vez en mayor número nos vamos dando cuenta de que lo individual no mejora si no defendemos lo colectivo.

2. Nos hemos creído un cuento.
Una segunda explicación proviene del éxito de un relato fácilmente entendible por la gente: ‘La crisis es como una enfermedad. Para curarse hace falta tomar un fármaco desagradable (los recortes). Si hacemos el sacrificio, nos curaremos y volveremos a estar como antes’. En su fuero interno, muchas personas creen este cuento y piensan que el PP es un ‘médico estricto’ que está aplicando la única terapia posible. Una terapia dolorosa y desagradable, pero necesaria. El PSOE es visto sin embargo como un médico cobarde, que realizó exactamente el mismo diagnóstico que el PP pero no se atrevió a aplicar la terapia más agresiva, con lo que la enfermedad y el sufrimiento se prolongarían más años. Es decir, el PSOE abrazó el mismo relato que el PP, se creyó e intentó hacernos creer el mismo cuento. Para el elector la diferencia entre uno y otro es cuestión de grado de intensidad, no de diagnóstico ni de terapia. Por eso el PSOE, con un 26,6% de intención de voto, no remonta en las encuestas. En estos casos, entre el original y la copia, el elector prefiere al original.

3. Hemos sido secuestrados. La tercera explicación se esconde en esta frase: ‘Si hacemos el sacrificio, nos curaremos y volveremos a estar como antes’. Ese ‘como antes’ es el resorte psicológico que explica la motivación electoral de muchos votantes del PP. Los políticos lo llaman de varias maneras: ‘volver a la senda del crecimiento’, ‘recuperación’… siempre expresiones que idealizan el pasado. La gente no quiere oír hablar de que la prosperidad del pasado era falsa, de que sobre el ladrillo no se puede construir un país, de que hace falta un nuevo modelo de desarrollo. El PP jamás reconocerá ante sus electores que nunca vamos a estar ‘como antes’, que esta crisis no es una enfermedad que se supera y punto. Esta crisis es una mutación. La mayoría de los votantes del PP seguramente querrían votar por una vuelta al pasado: a que la casa por la que se entramparon vuelva a valer al menos tanto como valía entonces, al crédito fácil, al consumo desmedido, a la burbuja inmobiliaria, al espejismo de la prosperidad… ‘Vale, todo era falso, pero yo vivía mejor’, dirán. El cuento de la vuelta al pasado ha secuestrado las voluntades de aquéllos que volverán a votar al PP, de alguna manera esos futuros votantes padecen el síndrome de Estocolmo.

4. Somos insensibles.
La saturación de noticias negativas y de escándalos de corrupción provoca cada vez menor indignación y mayor hastío, e incluso desidia. Las informaciones, por muy contrastadas y detalladas que sean, cada vez tienen menos efecto (y siempre en una audiencia limitada, garantizada por el rodillo desinformativo de los medios conservadores). Los escándalos se convierten en invisibles por acumulación. En España ha quedado pulverizado el concepto de ‘ciclo de noticias’ y los asesores de comunicación del PP lo saben bien. Volviendo a la metáfora de la enfermedad: no nos importa si el médico es corrupto o inmoral, pero que aplique el tratamiento y que dure lo menos posible.

5. Somos dóciles.
Hay, finalmente, otro ingrediente sociológico que tiene que ver con la madurez democrática de buena parte de los españoles, su grado de participación ciudadana y su capacidad crítica. Todo ello está bajo mínimos y, aunque no queramos verlo, no ha cambiado sustancialmente desde el franquismo. Esa herencia de docilidad política es parte de aquello que Franco dejó ‘atado y bien atado’.

6. A esto hay que añadir el individualismo y materialismo fomentados en los ochenta y noventa (un auténtica idiotización de la sociedad).
Por último no hay que olvidar las válvulas para aliviar presión permitidas e incluso alentadas desde el poder: el derecho al pataleo, al chascarrillo y a la fiesta (quizá los tres únicos derechos inalienables en España).

Vuelvo a la pregunta que planteaba al principio: ¿Qué tendría que pasar para que el PP se diera un batacazo electoral? La respuesta es simple: tendríamos que dejar de creer en cuentos y, desde luego, tendríamos que dejar de ser idiotas (en sentido etimológico, claro).


Lo dicho, me temo que mi santo tiene más razón que un ídem, y cuando los votemos para un segundo mandato mariano, no nos quedarán ni las excusas. 
¿Vosotros cómo lo veís?

14 comentarios :

  1. Lo malo de todo esto es que se me empieza a calentar (más) el morro y puedo, o bien escribiendo un post crítico-irónico, o cagarme en las muelas de alguien y comprándome un tanque.

    Yo lo veo fatal.

    ResponderEliminar
  2. Bueno Pilar a mí no me sale cuando publicas, no se a otros. En cuanto a la entrada de hoy, si vuelve a ganar el PP, somos idiotas, masocas imbéciles, gilipollas y cientos de adjetivos más que se le puede añadir. Si ganaran otra vez, nos mereceríamos que a la mitad de los españoles nos fusilaran.

    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Igual. He oído mucho lo de el problema es de los otros que hay que ver como dejaron el país.
    Volverán a salir porque mucha gente no ve lo que esta pasando y piensa que tiene que ser así.

    ResponderEliminar
  4. Ayer veía las protestas en Ucrania y pensaba lo mismo...qué dóciles e idiotas somos...aunque aún espero dos cosas, que las encuestas estén equivocadas y la estadística vuelva a ser una ciencia exacta...y de una vez por todas no se puedan falsear los datos y que ese 32% no sea cierto...porque sino, que Dios nos encuentre confesaos....besoooosss

    ResponderEliminar
  5. Varias cosas, la primera, ahora descubro porque mis mujeres no hacen más que darme la razón, a la vejez viruelas. La segunda no conocía el diario y me lo he metido en "favoritos" y tercero, cuarto, quinto y todo los demás, participo de lo que dice el columnista.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. También coincido en casi todo lo expuesto. Las claves creo que están en los puntos tercero y quinto. Nos hemos dejado secuestrar por dóciles. Nos hemos dejado adormecer en un mundo ficticio que nos creímos y preferimos seguir dejándonos llevar.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  7. A mi tampoco me salió actualizada la entrada de ayer pero seguramente sea cosa de blogger y ni te des cuenta.
    En cuanto a los puntos yo con el de somos idiotas ya puedo resumir todos los otros. aunque tampoco me quiero meter en un grupo al que no pertenezco. Antes que votar al PP me hago cura y lo cierto es que nunca he creído en Dios.
    De momento sigo fascinado las revueltas en Ucrania. Hace tiempo que quería escribir algo largo, meditado y documentado sobre auténticas revoluciones y allí me están enseñando que es posible. al menos hasta que salga el ejercito y los aplaste a lo bestia.

    ResponderEliminar
  8. Volveré a decirlo aquí públicamente: he votado al PP toda la vida.... hasta las siguientes que se les ha acabado el crédito conmigo. Jamás votaría al PSOE, no sólo por diferencias de criterio sino por lo que yo veo como ausencia de criterio válido en general entre sus dirigentes. No me valían gobernando y como oposición me resultan lamentables y poco creíbles. Así que buscaré otro, todavía no tengo claro a quién, que me dé sentido común, sinceridad a manos llenas, honradez, absolutamente nada de demagogia, y que me devuelva al espíritu de las ideas que nos distinguen a los europeos de otros, incluyendo la defensa del Estado de Bienestar, Os aconsejo hacer lo mismo y buscar a quien realmente defienda vuestras ideas

    ResponderEliminar
  9. El 2, 4 y 5 me parecen correctos para una apreciacion preelectoral, aca tambien andamos en esos trajines y evo morales volvera a ganar las elecciones, lamentablemente.

    Besos

    ResponderEliminar
  10. Me gusta mucho este retoño forgiano. De raza le viene al galgo.
    Al grano. El análisis lo ha clavado pero me quedo en los puntos1 y 2 y, como a otro de tus amigos, me entran ganas de comprar un tanque.
    Te aviso: Blogger está un poco p'allá. A mí tampoco me sale cuando publicas nuevo post.

    ResponderEliminar
  11. No descartaría ninguna, la mezcla de las 6 hace un cóctel con las consecuencias previstas: ganará el PP y si se añade los nulos méritos que está haciendo la oposición, por goleada. ¡Qué país!

    ResponderEliminar
  12. Pero es que ni PP ni PSOE. A estas alturas, ambos partidos han demostrado que son capaces de hundir el barco y seguir hundiendolo. Mas que capaces, a la hora de robar, de abusar del poder, de liarla, de meter la pata y dejarnos como eso, como IDIOTAS ante el mundo.
    Yo esperaria que saliera otra fuerza politica, que, obviamente no sera capaz de hacer milagros, pero al menos comiencen a cambiar las cosas... Pero claro, eso es muy dificil, no?
    Saludos!

    ResponderEliminar
  13. Ya veo que os ha atrapado Fraguas y no me habeis oído, que no se le da la razón al amante esposo, que se va creciendo...y ya no me cabe por el pasillo.

    Quizás detectado y analizado el problema seamos capaces de ponerle remedio ¿no?

    ResponderEliminar