,

UNO MÁS PERO NO SOLO UNO

En el actual escenario laboral, con más de un 25% de trabajadores en paro y cuando más de 10.000 periodistas han perdido su puesto de trabajo, ya sea por recortes, por el cierre o por la desaparición de los medios en los que trabajaban, uno más no es noticia, sobre todo porque a diferencia de los trabajadores normales o los periodistas del montón, él se marcha con el riñón bien cubierto (aun cuando no termina de saberse si con los 20 millones de su finiquito o algo menos y la libertad de fundar otro medio).

En este escenario que Pedro J. Ramírez haya sido cesado de su cargo como director de El Mundo, puede no merecer ni un leve pensamiento. Un trabajador que percibía más de un millón de euros anuales de sueldo, no encaja precisamente en el modelo tipo de afectado por la crisis y vapuleado por la reforma laboral.

Pero a veces las cosas no son tan sencillas, quizás por el cine negro americano dónde el periodista encarnaba tantas veces el papel del antihéroe, el sufrido y valiente hombre que con la única ayuda de su pluma enfrentaba dragones y gigantes, quizás por su enorme capacidad de elevarse sobre el en principio soso perfil de director de periódico hasta convertirse en la personificación del poder mediático, quizás por sus acusaciones nada veladas de que le quitan la silla por meterse con el PP y con la Corona, pero el caso es que su cese no me deja indiferente.

Nunca he comprado El Mundo, pero reconozco haber leído su versión digital y seguido con cambiante interés sus exclusivas; la cruzada contra Felipe González con el GAL como munición, su teoría de la conspiración del atentado de Atocha defendiendo la tesis de Aznar, los papeles de Bárcenas que naciendo en las páginas de su archienemigo (El País) alcanzan la madurez en sus manos, y la sorprendente campaña contra la Corona sin salvaguardar figura alguna.

Su periodismo puede calificarse de amarillo, su actitud de ladina e incluso tramposa y su imagen personal resiste con dificultades una mirada serena, pero su cese tiene lecturas inquietantes. Queda lejos la imagen de la prensa como poder independiente. Rosebud. 



(Todavía se puede votar en los Premios 20.minutos, si te gusta El Buscalibros pincha en el enlace de la derecha y recuerda que para votar tienes que estar registrad@, y pinchar en Vota a este blog no a las estrellitas)

8 comentarios :

  1. Comparto tu punto de vista, el próximo futuro de los medios de comunicación va a ser terrorífico.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. No era este señor uno de mis preferidos pero sí tuvo un par de golpes contra Rajoy que me mantuvieron interesado un tiempo. Una crítica del PP en su momento ya me vale para compartir inquietudes por esta decapitación.
    No consigo recuperar mi contraseña del 20 minutos pero sigo en ello. Besos.

    ResponderEliminar
  3. Realmente, no me interesa los más mínimo este personaje. Supongo que ahora se dedicará a escribir memorias y dar pseudoconferencias bien pagadas por sus amiguetes. Pretende aparecer como una víctima y no sé muy bien de qué y ante quién.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  4. Un tipo que no deja indiferente a nadie, y un modelo de periodismo tan viejo como el mundo : sensacionalista.

    Y nuestro periodismo no es otra cosa que el reflejo de nuestra sociedad. Si al comprobarse que han publicado la primera mentira en portada sus lectores hubiesen dejado de comprar el periódico, no habríamos llegado a situaciones tan kafkianas como "la verdad oculta sobre el 11-M".

    Un beso.

    ResponderEliminar
  5. Hola Pili!
    Sinceramente no creo que se trate de un cese como tal, sino de un relevo pactado entre las dos partes, por el cual Pedro J. continuará en el grupo y colaborando desde dentro. Es una salida pactada, sin dramatismos. Los "italianos" querían y quieren un cambio por las grandes perdidas que sufre el periódico, pero P.J. no quiere hablar de reestructuraciones, no quiere mas despidos. O sea, que se llega a un acuerdo y punto. Pero de despido!....ná de ná. Ademas creo que esta con ganas de meterle mano a las páginas digitales.

    Hace días que no entraba Pili, pero por aquí ando de ola en ola. Acojonadito. : (

    Besitos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ponte a cubierto que no quiero que te lleve una ola, ni que te enfríes.

      Besos

      Eliminar
  6. Con el ejemplo de Chavez, por aca tambien el gobierno anda loco como hacerlo.
    Yo no confio en la prensa, ellos defienden sus intereses y no al ciudadano de a pie.

    Besos

    ResponderEliminar
  7. Ya veo que la "cosa" anda dividida, es realmente complicado tener una idea sencilla sobre un personaje tan peculiar.

    ResponderEliminar