,

EL TIEMPO ES RELATIVO

Tanto como para que los apenas quince minutos que nos ha costado volver a casa hoy le hayan sido insuficientes al locutor, que sin demasiado apasionamiento repasaba los titulares de la crónica judicial del día, la retahíla de pronunciamientos, autos, informes y declaraciones que como en un carrusel deportivo de la corrupción iba de un punto a otro de la geografía nacional.
A nosotros se nos han hecho eternos, mientras en nuestros líderes políticos han provocado la necesidad de darse a sí mismos nueve meses para ir pensando si hacen algo con esto tan cansino de la corrupción.

Lástima que anoche en la cremá solo ardiesen los ninots, aunque quizás solo sea cuestión de tiempo.

8 comentarios :

  1. Tiempo suficiente para seguir robando digo yo.


    Abrazo

    ResponderEliminar
  2. ¿Que querías, que le pegaran fuego a los políticos?, si nos hubieras escuchado a mi hermano y a mi habar sobre el particular en nuestra marcha de todos los jueves, seguramente te asustarías, si es que de algo ya nos podemos asustar, hablábamos de "recortás"

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Yo hace tiempo que sin pelos en la lengua o en el teclado que manejo, apuesto por la guillotina que no deja olor a cerdo quemado.
    Por lo demás muy bonita esta primavera adelantada. Ah, no que mañana se tuerce... pero que nos quiten lo bailado. Besos.

    ResponderEliminar
  4. Ayer leí un artículo muy interesante de un observatorio sobre la corrupción. Desgraciadamente no recuerdo el nombre ni donde lo leí.
    En resumen, la tolerancia del legislativo hacia la corrupción, y la falta de una agencia independiente de verdad, no como los payasos seviles de la Fiscalía, que persiga la corrupción como hay en otros países hacen que estemos como estamos.

    ResponderEliminar
  5. Bueno, que una se altera y enseguida os animais, sigamos clamando paz y justicia ¿vale?

    Besos

    ResponderEliminar
  6. Los reclamos de paz y de justicia, se atienden tan rapido como los de la corrupcion. Malo, malo...

    ResponderEliminar
  7. Ni siquiera tienes que echar mano de la prensa, basta con que veas con cuanta celeridad echan de sus partidos a quienes son pillados con las manos en el cajón del pan. Cada cual defiende a los suyos -a sus corruptos- como si fueran dechado de virtudes. ¿Qué esperabas? Ay, señorbenditoampárame, que dice mi madre.

    ResponderEliminar