,

MALGASTAR EL CAPITAL

Manifestación 22M Por la dignidad
Cientos de kilómetros, miles de pasos, ¿quien sabe cuántas personas, ilusiones, sueños, esperanzas y por qué negarlo rabia, miedo y dolor (desde 2 millones a 36.000 hay mucho para elegir)? llegaron a Madrid para mostrar que existen, que la cosa no va bien, que no se aprecian ni mejoría ni luz al final del túnel.

Y ¿qué queda de todo eso? En vez de un discurso sereno y unas demandas claras, el balbuceante gritar de un actor más famoso por sus metidas de pata diatribas que por su trabajo y la furia de violencia destructiva de unos pocos que no sólo roban la atención mediática sino que anulan la pacífica demanda de tant@s otr@s.

De nuevo la fuerza se pierde como agua entre los dedos, convertida en miles de gritos ahogados. Imagino la vuelta, triste, cabizbaja y casi derrotada. No encontramos el modo, no sabemos cómo convertir el verdadero capital de este país, su gente, en el motor de un cambio necesario.

Y mientras el domingo se desliza entre la agonía en directo de quien personalizó el mayor éxito de nuestra historia y el partido, una vez más el fútbol.

Mientras termino esta entrada, conozco el fallecimiento de Adolfo Suárez, pero no quiero hoy perder de vista el esfuerzo de tant@s en tomar Madrid para reclamar un futuro mejor para tod@s, un futuro digno.

10 comentarios :

  1. Que la fuerza nos acompañe, que dijo un Maestro y buena vuelta a casa para todos los dignos participantes.

    Echo de menos al frente políticos de las hechuras de Suárez; D.E.P.

    ResponderEliminar
  2. Y contra todo eso, la sordera y la cerrrazon de los que ocupan los escaños del gobierno.

    Ya es triste casualidad que hoy haya muerto quién hizo de los acuerdos su forma de entender un gobierno.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Yo opine, el otro dia:
    Guagua que no llora no mama
    y si sumamos lo que hoy nos cuentas, tendriamos que añadir:
    el que con un niño se acuesta, despierta cagado.

    Besos

    ResponderEliminar
  4. Esta frase "Imagino la vuelta, triste, cabizbaja y casi derrotada" duele, duele tanta energía mal aprovechada, tanta verdad mal defendida, tantos derechos pisoteados.

    ResponderEliminar
  5. Pues sí... no voy a decir nada más. Pero sí.

    ResponderEliminar
  6. Creo que a la clase político no le desagradó, a pesar de todos los panegíricos, la muerte de Suarez, les evitó hablar de estas "marchas de la dignidad".

    Saludos

    ResponderEliminar
  7. Yo no creo que la vuelta fuera triste. Decepción sí, pero tristeza, ... no sé.
    Hubo muchas cosas que celebrar y para estar orgullosos de haber participado en un día histórico.
    La muerte (anunciada) de Suarez fue el elemento que faltaba en la estrategia de manipulación seguida por los medios.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  8. Si alguien hubiese insultado a otro y no hubiesen pegado a un policía también hubiese robado la atención mediática. Los medios están para resaltar la violencia de los manifestantes y justificar que por ejemplo el ministro del interior prometa endurecer la represión. No interesa decir que la manifestación fue un éxito. Interesa centrarse en los violentos para desviar la atención de la protesta. Estoy indignado porque lo veía venir ya la semana pasada. Y sin estar allí.

    ResponderEliminar
  9. El poder no puede consentir que la ciudadanía se organice porque le pondría en evidencia. Estas algaradas que sistemáticamente revientan las manifestaciones tienen todo el tufo de ser provocadas por elementos infiltrados a los que les interesa desacreditar a las organizaciones y por descerebrados que ignoran el valor del esfuerzo común.
    Quid prodest? Pues eso.

    ResponderEliminar
  10. Es lamentable ver cómo los medios son cada vez más tendenciosos, y que la gran mayoría se haga eco de los actos violentos y no de todo lo que pasó antes de que esos sinvergüenzas echaran por tierra el esfuerzo y las ganas de luchar por el "sí se puede". Y todo tan confuso y sospechoso...

    ResponderEliminar