, , ,

POR TREINTA MONEDAS

A la historia le gustan los juegos, incluso los de bolsas y monedas, quizás por ello hay sido treinta monedas las que le ha costado a la Iglesia Católica hacerse con la Mezquita de Córdoba. Treinta euros, ni tan siquiera talentos de plata.


Hace algunos días llamaba vuestra atención ante una iniciativa de Change.org en la que se pedía fundamentalmente el reconocimiento jurídico de su titularidad pública, y hoy os traigo noticias sobre el tema.

Mientras el obispo defendía con vigor que lo suyo es suyo, el Ayuntamiento de Córdoba ha renunciado a reclamar su titularidad, (iniciativa propuesta por IU a la que se han opuesto PP y Unión Cordobesa, mientras el PSOE se ponía de perfil). Sólo queda abierta la iniciativa en la Junta de Andalucía que lo está estudiando, pero con estos principios, no creo que me pase de pesimista si adelanto que se quedarán con ella. 

Porque no me parece a mí que el nuevo brujo de la tribu, venga dispuesto a comprender que no se discute la histórica cesión de uso para sus ritos, y que hacerse con la propiedad por treinta monedas es simplemente, una vergüenza. Aunque ojalá me equivoque, porque como ha dicho hoy en su primer discurso "hay motivos para la esperanza"

De todos modos ¿de qué me extraño?, somos especialistas en gastar el dinero público en rehabilitar edificios ajenos, para que después se nos dificulte la entrada o se nos impongan costosas entradas que en ningún caso revierten en la hacienda pública ni en el mantenimiento de los bienes, porque para los gasto, el patrimonio es de tod@s y para los ingreso, de sus dueños.


Y no es por decir, que tengo muy a la mano la magnífica y costosísima rehabilitación de la Seo del Salvador de Zaragoza, monumento en el que hasta "los de Bruselas" pusieron dinero y sólo puedes ver cuando no le viene mal al dueño y previo retrato en caja.

10 comentarios :

  1. Desde luego que España es diferente, pero vamos que esto de los patrimonios es de risa. Se la quedaran a sabiendas que no es suya si no de los ciudadanos, lo que mas me entristece es que la taquilla si nadie pone remedio también sera suya y en los tiempos que corren eso son palabras mayores.
    En fin no puedo creer que no se pueda hacer nada!!
    Saludos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La taquilla es suya, por supuesto, y no acaban encalando los arcos, ni bien ni mal

      Eliminar
  2. No habrán tardado ni medio hora en instalar una taquilla y en empezar a amortizar los treinta eurillos vendiendo entradas.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Los gobiernos fascistas y las sectas diabólicas, malignas, destructivas y criminales históricamente siempre se entendieron y se llevaron muy bien, esto es debido a que los dos pretenden lo mismo, el robo y el expolio mediante la represión, la explotación y el engaño.

    Salud.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues diabólica no sabría decirte, interesados un rato largo.

      Un saludo

      Eliminar
  4. 30 monedas y estarán exentos de pagar impuestos de patrimonio. 30 monedas, todo un símbolo, la historia se repite, pero éstos tienen más capas que una cebolla y cuando no quieren ver no ven, aunque qué rápidos para anatemizar al ajeno.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El ajeno, ese no merece ná. Que bien descritos!

      Un beso

      Eliminar
  5. Ahí duele,que hay veces que es una vergüenza lo que cuesta visitar ciertos lugares.
    ¿No echó Jesús a los comerciantes del templo? Igual leí hasta mal

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguramente lo leímos todo mal.

      Un beso

      Eliminar