NI CHURRAS NI MERINAS

Ayer en el Congreso no se hablaba de ovejas, pero escuchando a l@s parlamenteri@s cabía sentirse como cualquier urbanita frente a dos ganaderos. La mitad del tiempo de las intervenciones se ha ido en disquisiciones jurídicas, interesantes para los juristas e incluso apasionantes para los constitucionalistas, pero que realmente poco tienen que ver con el fondo del asunto.

Pero la otra mitad, sin duda mucho más interesante, ha sido igualmente extraña como de galgos o podendos, churras y merinas; para parte de la cámara lo único que se debate es si los catalanes pueden o no votar en un referendum consultivo sin efecto jurídico ni fáctico alguno, mientras la otra mitad argumentaba si está o no dispuesta a consentir la independencia de Cataluña.

Ambas posturas se aferran al mismo texto pero ambas son falaces y parciales; ni el Parlament solicita la delegación de la potestad de celebrar un referum por curiosidad sino como fase I de un proyecto que sitúa la independencia como meta, ni la independencia catalana se puede discutir en el Congreso sin la participación de la ciudadanía, sea catalana, aragonesa, murciana o canaria.

El resultado por el proceso, la respuesta por la pregunta..., y en las palabras de Duran i Lleida el trasfondo de una negociación al alza, el ruido de un mercadeo que parece poner precio a la permanencia.

Defiendo que los catalanes se pronuncien sobre su futuro, como si lo quieren los de Cuenca, y no preciso para defenderlo argumentos históricos trastocados y trasnochados, porque la sangre no me parece causa de derecho y me sobra con el deseo legítimo y pacífico; del mismo modo que defiendo el derecho al divorcio (Diferencias irreconciliables, 12 de septiembre de 2013).

Dejémonos de subterfugios, levantemos las cartas y asumamos la negociación del proceso (Joc tinc un somni, 11 de septiembre de 2013), ajustemos las reglas de la consulta y si les parece adecuado, elaboren discursos para convencer de las ventajas de una u otra opción, o sean realmente valientes y abran un proceso constituyente, además de este detalle de quien puede o no convocar un referendum podríamos incorporar otras reformas; monarquía o república, estado autonómico o federal, número de cámaras, privilegios de los parlamentarios, obligaciones sobre la deuda...asuntos que quizás en Cataluña interesen menos pero en el resto del país seguro que se reciben con alegría.


(resulta poco modesto autocitarse, pero para qué repetir lo dicho, 
que por cierto se ha visto muy mejorado con vuestros comentarios)

12 comentarios :

  1. No será todo una cortina de humo para tapar el déficit?

    ResponderEliminar
  2. Pues si, Pilar, una vez más coincido contigo en todo. Al final siempre se trata de libertad y derechos ¿verdad?
    Un saludo

    ResponderEliminar
  3. Respondiendo a la pregunta del priemr comentario, sí, siempre lo es. Y luego está el pueblo catalán el 11 de Septiembre que hace que gente como Mas tenga que cambiar el discurso de su partido para adaptarse al sentir general con o sin convicción. O que el PP tenga que adaptarse a sus votantes. De un lado o de otro les va mejor este debate que el de los ancianitos que no tienen dinero para las medicinas y dejan de comprarlas para poder comer. Ojalá haya urnas vacías para todos. Ese es mi sueño.

    ResponderEliminar
  4. Hay que ser modesto y no serlo cuando la ocasión lo merece. Que va a ser que vas a tener razón o al menos es de lo más razonable.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Seguramente al final todo se arregle con dinero, pero si la cosa llega a limites insoportables habrá que cambiar la Constitución y es algo que nadie quiere, al menos los que están en el poder, habría que modificar más de una cosa y ahí nos encontraríamos todos, tanto los nacionalista catalanes, los vascos, los gallegos, los valencianos y los españolistas, por eso lo mejor es un estado federal.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  6. No es ningún pecado autocitarte, porque en sobre este asunto has escrito anteriormente, y hay que tener un poco de perspectiva sobre él.

    Con el asunto de los partidarios y detractores de la consulta, tenemos una paradoja que creo que ha pasado casi desapercibida para todo el mundo :

    Los que se oponen al referendum, saben perfectamente que ganarían la consulta, y los que lo promueven, asimismo saben que fracasaría la opción independentista.

    Porque la opinión mayoritaria ( por ahora y por un margen estrecho ) de la población catalana es contraria a una hipotética independencia.

    Pero en lo que estamos de acuerdo la mayoría de los catalanes, es que NOS GUSTARIA que nos pidiesen nuestra opinión, aunque fuese para votar "no".

    Un beso.

    ResponderEliminar
  7. Los nacionalismos son excluyentes por definición. Existen porque creen que los suyos, lo suyo, son mejores que los demás. Son los pata negra del país, de la raza, de lo que sea.
    Tienen otra particularidad: suelen estar respaldados por el clero local.
    Y esas dos cualidades, sin necesidad de profundizar más, los hacen a mis ojos poco compatibles con el progreso de la humanidad. A lo mejor es porque soy poco evolucionada, qué le voy a hacer.

    ResponderEliminar
  8. Rajoy dice que ama mucho a Cataluña y que la quiere como la trucha al trucho. Coño que dejen a la gente votar y que decida. Hasta ahora es el único invento democrático que hay para decidir y despejar incógnitas. Aunque claro también siempre la gente ha votado a socialistas y peperos y se ha visto que no es lo mejor. Quiero decir que aunque la mayoría de los catalanes votasen por la independencia, lo mismo a los cuatro días se arrepentían.

    Besos Pilar

    ResponderEliminar
  9. Reformas?, monarquía o república?, estado autonómico o federal?, número de cámaras?, privilegios de los parlamentarios?... y por que no hacer la gran pregunta incómoda, esa que a todo Dios asusta, que sistema de producción y reparto de lo producido queremos? es decir capitalismo si o no?.

    Supongamos que por una casualidad muy casual, decimos capitalismo no, que sistema económico sustituiría? como no quiero que pienses que no me pronuncio, yo me inclino por la economía del bien común.

    (Economía del bien común, es un proyecto económico abierto a las empresas y promovido por el economista austríaco Christian Felber que pretende implantar y desarrollar una verdadera economía sostenible y alternativa a los mercados financieros)

    http://es.wikipedia.org/wiki/Economía_del_bien_común

    Pero entonces como dice un buen amigo, los capitalistas sacan los tanques a la calle (como han hecho siempre), y se jodió el invento.

    Por otra parte no conozco ningún nacionalismo que no sea excluyente y reaccionario, el español también. Caro que yo estoy loco y no me gustan los países, las fronteras ni las banderas, pienso que la autentica división de los seres humanos son las clases, y con ellas quiero terminar.

    Un beso; Pilar.

    ResponderEliminar
  10. El caso es entretenerse con algo, a mí me parece que hay muchas más cosas y más importantes que se podrian solucionar y plantearse cómo lograrlo.
    Cariños.
    Kasioles

    ResponderEliminar
  11. Están alargando algo que no impedirá esa consulta.
    Me gusta cuando te autocitas, no dejes de hacerlo.

    Besos, Pilar.

    ResponderEliminar
  12. Cómo no estar de acuerdo con tod@s, sobre todo con Bipolar
    Gracias por vuestra opinión.

    ResponderEliminar