, , ,

PISA TENÍA RAZÓN

Hace unos días, el debate de la cena en casa fue a consecuencia del Informe PISA, y no por la valoración, escasa como siempre del nivel de matemáticas o lengua de los adolescentes españoles, (tengo el honor de tener en casa uno del rango de edad del informe), sino por la valoración, entre mala y peor, de su capacidad para resolver problemas prácticos, como poner el aire acondicionado o sacar un billete de metro.

El Informe afirma que nuestr@s criaturitas no son capaces de realizar con normalidad actividades tan básicas y, como es normal, el afectado se defendía afirmando que quien no sabe programar el vídeo soy yo y para qué hablar de gestionar las actualizaciones (esas maldiciones modernas) de las aplicaciones del móvil.

Encantados de que se defendiera, no le recordamos que la última vez que había puesto la calefacción lo que se puso en marcha fue el aire acondicionado, porque ambos controladores están cerca y cualquiera se despista y nos fuimos a la cama pensando que quizás el Informe no estaba muy acertado o, aun mejor, que el nuestro está por encima de la media. Ilusos.

Ayer tarde disfrutamos de la compañía de un amigo del interfecto; dos adolescentes enganchados a una pantalla hablando con otros que no vemos (esto del juego en red, visto desde fuera es raro, raro) y tras el asalto a la nevera, el potreo de la cama y el aroma a juventud, vino la despedida y el conflicto ¿cómo vuelve el amigo a su casa?

La ruta de transporte público era sencilla, un único autobús lo deja practicamente de nuestra puerta en la suya, pero ¿en qué sentido? ¿en qué parada? ¿qué significa exactamente cruzar en diagonal una plaza?....tras cinco minutos de explicaciones y con la compañía del de casa,  salieron a la aventura...menos mal que el WhastAap te permite saber enseguida que han llegado, porque ha costado resistir el impulso de acompañarlos y eso que para hablar con ellos tengo que levantar la cabeza.

PISA tiene razón, no son muy hábiles en el mundo real, pero la culpa no es del colegio,(ni siquiera de Wert) sino de unos padres/madres que asumimos que la talla del pantalón cambia cada tres meses pero no que ya no son nuestr@s niñ@s.

16 comentarios :

  1. No sé cómo no perdiste la paciencia. Creo que las nuevas tecnologías nos idiotizan a la vez que nos facilitan la vida.

    ResponderEliminar
  2. No deja de ser una ironía que manejen la tecnología informática con soltura, pero sean incapaces de interpretar correctamente un plano de la red de transporte metropolitano.

    En su descargo tengo que decir, que desde que uso un navegador para desplazarme con el coche a lugares que no conozco previamente, mi sentido natural de la orientación se está "atrofiando".

    Supongo que la autentica necesidad es lo que agudiza la agilidad mental.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Si señora ahí nos duele a los padres, en el cole no se enseña a poner una lavadora, o la calefacción/aire acondicionado, o coger un bus, metro o tranvía, aunque si te digo la verdad esto no me sorprende, ¿como es posible que unos niños que desde los 5 años juegan con el ordenador, actualizan sus juegos, intercambian archivos de distintas materias, luego no hacen lo más simple?, pero voy a algo más sencillo ¿saben hacer una cama?, ¿saben coger un mocho y fregar un poco el suelo? o todavía más ¿saben limpiar su plato una vez han acabado de comer?, en esta ocasión no podemos culpar a los maestros, que bastante tienen con los recortes.

    Si te digo la verdad, yo tampoco se poner una lavadora ni el lavavajillas y creo que he tenido tiempo para aprender.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Cierto, pero extensible a los padres. Este año ya no se podrá hacer la renta por escrito, solo con el programa o confiando en el borrador. Nos toca renovarnos continuamente y enseñar esa conocimientos.

    ResponderEliminar
  5. No entiendo por qué motivo nos extrañamos tanto. A su edad seguro que nos sabíamos de memoria el teléfono de todos nuestros amigos y familiares. Pero ¿qué haríamos ahora sin nuestra agenda del teléfono? Es más, a veces ni recordamos el nuestro. Durante años tuvimos que hacer todas las operaciones matemáticas "a mano" ¿Quién se atreve hoy en día a sumar "de cabeza" ni siquiera la factura de la compra, con lo fácil, y cómodo, que es echar mano de la calculadora del móvil?
    Aunque te doy toda la razón. Somos los padres los que hacemos a nuestros hijos analfabetos funcionales en cuestiones domésticas. Nos cuesta darles más autonomía y responsabilidades, porque en el fondo nos cuesta aceptar que se hacen mayores y que cada día nos necesitan menos.

    Un beso

    ResponderEliminar
  6. Estoy contigo nena, y eso que soy una madre desnaturalizada que se empeña en vayan y venga, a la aventura, los estamos atontando entre todos, les protegemos tanto y les damos derechos con pocas obligaciones que para más sorna, si no cumple apenas tienen consecuencia.
    Un desastre nena.

    Un besote guapa

    ResponderEliminar
  7. A VECES ME PREGUNTO SI POR CASUALIDAD ME VOY DE CASA UNA SEMANA Y DEJO LA NEVERA LLENA, A MI VUELTA LA ENCUENTRARÍA LLENA DE BACTERIAS PORQUE MI HIJO NO SABE COCINAR TODOS LOS ALIMENTOS. ESO QUE YA ESTÁ EN LA EDAD ADULTA Y OBTENDRÍA UNA BUENA NOTA EN EL INFORME PISA DE SU ÉPOCA.

    ResponderEliminar
  8. Siendo mi nieta de apenas dos años y medio estoy enseñando a vivir sin artilugios modernos, no se si hago bien o mal pero ya estarán sus padres para actualizarla y yo para enseñarle como antes.

    Besos

    ResponderEliminar
  9. Si existe alguna culpa, la misma es la de los padres. Padres inutiles hijos inutiles.
    Pues es el padre o la madre la que les enseña. Los mios saben cocinar, manejar la lavadora, cambiar un fusible y un largo etcetera. Y tambien son tiluchis para la informatica y todo lo moderno y tecnico.
    Besos

    ResponderEliminar
  10. Hace tiempo que empezó el sobreproteccionismo. Mi madre ya le daba a eso. Menos mal que compensaba algo mi padre. Poli bueno y poli malo y así solo soy medio inútil. De todas formas está bien que seas consciente. Por ahí se empieza. A lo mejor otra forma poderosa de amor es actuar como si no quisieras tanto, ser menos buena... Pero aúna sí el tema es más difícil de lo que parece.

    ResponderEliminar
  11. La culpa es toda mía, en mi casa. Mi peque quiere empezar a volar y todavía la estoy sujetando, imagino que en poco tiempo no podré hacerlo.
    La veo tan pequeña....
    Maldito miedo.

    ResponderEliminar
  12. Me da que actualmente los hijos son digitales mientras los padres analógicos. Ahí esta el misterio. Yo tengo dos sobrinos y uno de ellos se llama Antonio, pues yo le sigo llamando Antoñito y tiene ya 19 años y mas bigote que yo. Le intento explicar q los dos hilos que van al enchufe son el polo negativo y positivo por si tiene q cambiarlo algún día y él mientras me cambia el IP interno y externo de mi ordenador en un abrir y cerrar de ojos, mientras yo todavía estoy con el cable de tierra en la mano, El me dice que cuando le toque lo del enchufe llamara a un electricista. Y así andamos. Me da que debo ser analógico...hummmm!

    Besitos Pili!

    ResponderEliminar
  13. Muy listos no parecen.
    De verdad que no.

    Besos.

    ResponderEliminar
  14. Bueno, no seamos demasiado duros, ni con ellos ni con nosotros, al fin y al cabo seguro que terminan aprendiendo, ¿no?

    Besos

    ResponderEliminar
  15. Precioso artículo con toda la fuerza del directo y de la primera persona que en vez de cuento lo convierte en testimonio. No te culpabilices, por favor. Eso no construye nada y siempre deteriora. Por favor, reflexiona lo que quieras, cambia de actitud todas las veces que lo consideres conveniente pero acepta que tú eres como eres y que así está bien. Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mil gracias por tu cariño y tus palabras.

      Eliminar