,

DE JARRONES CHINOS Y GRANDES COALICIONES

Con título de película americana sobre la II Guerra Mundial, se va haciendo un hueco en la prensa y en las charlas de café, el concepto “gran coalición” que hace referencia a los gobiernos conformados por los dos grandes partidos alemanes y que suena mucho más elegante y europeo que los gobiernos de salvación nacional, más propios de Latinoamérica, pero que responden al mismo principio; ante una situación extraordinaria, los grandes partidos, esos que se llaman a sí mismos de gobierno, (seguros de que las minorías solo están para ponerle color al parlamento o para pactos in extremis) se unen para sostener un Gobierno que, en principio, actúa en pos del bien común, más allá de los dictados o preferencias de sus propias ideologías. 

Y se hace sitio porque el PP lo quiere y los medios, siempre hambrientos de un debate ruidoso más, se prestan a ello de buena gana. 

Pero ¿Quiere Rajoy, por boca de su candidato, un gobierno con Rubalcaba? 

Si la respuesta fuese sí, que me extraña, la pregunta sería ¿para qué? Con su mayoría absoluta tanto en el Congreso como en el mapa autonómico no precisa apoyos ni acuerdos para aplicar sus políticas sin cortapisas, lo único que se le opone (y ya se prepara para combatirlo) es la calle y cada día menos.

No sé si España se encuentra en situación de precisar una gran coalición, como planteaba Felipe González en el Objetivo de Ana Pastor, imbuido más que nunca en su papel de incómodo jarrón chino, como requisito previo para valorar la idoneidad de la misma, pero sí que cuando han precisado acordar por lo alto, no han usado tantos artificios y en un par de días nos han vendido a los bancos, modificación constitucional mediante, y tan contentos. 

Hablar de la Gran Coalición, beneficia al PP al trasladar la idea de que están mucho más cerca de lo que quieren hacernos ver, o como se dice en Twitter no son iguales pero hacen lo mismo, aunque puede que también le perjudique; el bipartidismo, al que todo en nuestro sistema tiende, empezando por la ley electoral, puede salir muy perjudicado si los tradicionales votantes de PP/PSOE disgregan sus votos entre tantas y tantas opciones, porque aunque parece haber más vida a la izquierda de los socialitas, la derecha está lejos de ser el sólido bloque de Aznar. 

Y si el motivo de la Gran Coalición es la respuesta al envido catalán, entonces si que estamos fritos.

5 comentarios :

  1. Felipe González nunca da puntadas sin hilo, me ha sorprendido esa propuesta en unos momentos en los que parece que la distancia entre unos y otros es muy importante, no tanto en la ideológica pero si en las palabras gruesas que se dirigen.

    Si lo que se pretende es unir fuerza para realizar los grandes cambios que el país necesita puede que la "unión" sea interesante aunque habría que ver que propuestas harían; el dicho "hagamos grandes cambios para que todo siga igual" ya no cuela, por lo tanto el abanico para realizar esas reformas "constitucionales" tendría que ser mayor. Si lo que se pretende es mantener el bipartidismo, quien peor sale parado es el PSOE, la sangría de votos que se marcharía hacia la izquierda y hacia la derecha sería muy importante, ¿para que dos partidos grandes conservadores?, el partido que nació a finales del siglo XIX se iría al carajo.

    ¿Tan importante son los catalanes como para realizar esa coalición?, demasiada importancia le damos a la cuestión, sigo pensando que la consulta catalanista no se va a realizar. A lo mejor y gracias a esa coalición conseguimos un Estado Federal :-))

    Saludos


    ResponderEliminar
  2. Confieso que no sé lo que se pretende con esa "propuesta?" lo que es evidente es que serviría para laminar definitivamente a los movimientos periféricos al poder. ¿les entra miedo de lo que vaticina/ban algunas encuestas? Llegar a esa coalición sería lo más parecido al principio del fin de la "democracia"

    ResponderEliminar
  3. Menudo atajo de sinvergüenzas, tanto unos como otros. No sé como la gente ya no se desengaña de una vez, y se inclina por votar a otros partidos ya que estos dos, llevan mucho tiempo chupando del bote. Unirse, para qué, para seguir engañando a los ciudadanos. Por cierto aunque no venga a cuento, ayer leía que la ex mujer de Felipe González abandonaba la política porque le han detectado un cáncer. Esperemos que la mujer se recupere.

    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Aterrador que ya no se esconda que si no son iguales sí hacen lo mismo. Porque a ver, hace tiempo que se habla del PPSOE. Los dos partidos son conscientes de lo venidos a menos que están en la intención de voto. Llegados a ese punto saben que juntos se ayudarán de algún modo, harán creer que son algo nuevo. Pero lo que hacen es unir fuerzas para defenderse de nosotros y no a nuestro favor. Ni el uno ni el otro son opciones ya. Me preocupa que alguien quiera verlos como opción nueva o solución a algo. No lo son. Viven de los bancos, comunicaciones y energía. Y todos de nosotros.

    ResponderEliminar
  5. Ya veo que no os convencen...veremos con el resto.

    Besos gordos y apresurados, que ando liada de más.

    ResponderEliminar