,

EL DIA DESPUÉS

Hoy es un día postelectoral raro; cierto que algun@ sigue abonada al "hemos ganado" y nada más (Cospedal inmensa en su alegría sin celebración, por austeros, no por falta de quórum para la fiesta), otr@s ponen cara de encantad@s por los resultados obtenidos mientras se muerden las uñas al ver como les ganan la carrera, en este caso por la izquierda (tanto Izquierda Unida, como UPyD o CiU), sólo una se atrevió a salir y decir la verdad, "muy malos resultados" (la imagen de Valenciano sin Rubalcaba a su lado, la honra a ella, y lo retrata, como cobarde, a él), mientras los ganadores (no de las elecciones) celebraban con sobriedad en Podemos (y discurso reivindicativo) y alegría nada simulada en ERC.


Pero estas elecciones, complejas para determinar el voto y su impacto, tienen muchas lecturas dependiendo del punto de mira; desde la Unión Europea, la derecha de Merkel ha ganado y obtendrá (pocas dudas) el respaldo de los socialitas de toda Europa para imponer a su candidato; Juncker. 

Pero una amenaza, que suena al peor de los pasados, se ha hecho algo más que un hueco simbólico, la ultraderecha, vestida de nacionalismo crece de modo preocupante sobre todo en Francia donde no deja de ser curioso que la austeridad impuesta por Francia a una derrotada Alemania alimentase a los nazis y sea ahora la férrea austeridad merkeliana quien da alas a Le Pen. Curiosamente tan solo en el profundo Sur, la izquierda parece irse recuperando.

Si contemplamos los resultados en clave nacional, los escenarios son múltiples; desde Cataluña el mensaje es cada vez más claro, quieren decidir su futuro; desde el País Vasco, parece escucharse lo mismo, aunque los mensajes abertzales son siempre más complejos, Andalucía se siente socialista, de la mano de su nueva líder, y presenta la que junto a Extremadura puede ser la reserva espiritual de l@s de Ferráz. 

Más allá del análisis territorial (lo de Valencia es, sin más) lo más destacado es el importante golpe que PP y PSOE han recibido de quienes se levantaron y fueron a votar, apenas la mitad de l@s llamad@s. Pero frente a la alegría, normal, desbordada de quienes en ello ven una luz al final del túnel, hay que poner los pies en la tierra, el sistema electoral que determina circunscripciones provinciales y la aplicación de la Ley D'Hont no permite un sencillo proceso de extrapolación.

Si estas hubieran sido las elecciones generales, el reparto de escaños sería algo parecido a  lo que nos muestra Milhaud en su blog Recuerdos de Pandora:


¿Motivos para sonreír?

Sin duda, algo se está moviendo, y no me refiero solo a Rubalcaba que afirma que se irá tras el congreso que ha convocado para julio (otro congreso, pero no primarias), much@s acudieron a votar el domingo con una palabra en la mente, hoy se les distingue desde lejos, llevan pintada una gran sonrisa, son los que creen que PODEMOS.

22 comentarios :

  1. Las generales, las autonómicas, las locales, no son las elecciones al Parlamento europeo ni el sistema electoral es el mismo. Podemos marca una tendencia y formula un aviso que todos los partidos deberían escuchar: la gente está cansada de soportar tanta insensatez y tanta impunidad. Diría más: está cansada de oir tantas tonterías. Bastaba escuchar anoche las declaraciones de unos y otros para comprender que hasta el lenguaje se les ha quedado anticuado.
    Pero tampoco es conveniente vender la piel del oso antes de cazarlo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Del oso apenas percibimos su tamaño pero si lo medimos por el volumen y variedad de los ataques recibidos, debe ser enorme....

      Un beso

      Eliminar
  2. Pilar, desde la Comunidad Valenciana una pequeña alegría, que espero se confirme en las autonómicas (el PP lleva desde el 95 en el poder). Han bajado del 52'23 en las europeas del 2009 al 29'09% ayer. Y eso es una pequeña alegría, sí, que aquí por más mierda que nos lanzaban desde el Palau de la Generalitat la gente seguía votándoles sin problemas. El cierre de RTVV también les está pasando factura...

    Bueno, solo era ese apunte.

    Y un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ojalá esa sea la tendencia, porque desde un poco más lejos que díficil es comprender lo que pasa allí.
      Besos

      Eliminar
  3. Yo a lo bruto, nada de análisis pequeños, tengo una alegría y una tristeza, la primera es que España sigue siendo de izquierdas a pesar de lo que diga el PP y sus amigos el tdt party, y la tristeza es el avance de la ultraderecha en Europa.

    ¿Que ocurriría en una elecciones en casa?, difícil me lo pones querido Sancho, en unas europeas es muy fácil castigar.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin duda para much@s las Europeas son como de juguete, pero quizás, solo quizás..
      Saludos

      Eliminar
  4. ¿Pero es que a nadie le importa la alta abstención de estas elecciones? ¿Es que esa abstención no refleja también el sentir de la mitad del país? ¿Es que la abstención no es digna de lectura (y una lectura grave)? ¿Es que la única manera de que nuestra opinión importe es a través de votos convencidos o votos de castigo?
    Tengo la sensación de que la manipulación informativa en cada vez mayor.
    Yo también transmito mi enhorabuena a PODEMOS.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La abstención solo es el dato que se da antes de empezar a hablar de resultados, entre otras cosas porque vale lo mismo el novoto de quien se quedó en casa porque llovía que el novoto de quien con ello quería restar legitimidad al proceso.
      Marisa en un mundo ideal, la abstención como merma de legitimidad preocuparía, en el que vivimos que algo sea legal ya nos parece maravilloso, pretender que palabras tan elevadas como legitimidad les importen...más que un sueño.

      Un beso

      Eliminar
  5. querida pilar:
    te diré que sigo ojiplática cada vez que recuerdo la imagen de la cospedal celebrando una victoria que no sé si deberían celebrar...
    por suerte elena valenciano admitiendo los malos resultados me devolvió una fé que no tenía perdida del todo, pero que era cada vez más escasa...
    lo de mi tierra, quieras que no, me alegra... después de todo lo que ha pasado aquí en valencia, me hacía falta algo así... claro que no es lo mismo votar en las europeas que en las autonómicas, y la verdad es que la fé en mis conciudadanos cuando le dieron mayoría absoluta a camps convirtiendo el tema de los trajes en un chiste sin gracia...
    lo de la extrema derecha en europa me da miedito, para qué negarlo...
    y lo que me da más miedito (igual digo una barbaridad) es que en españa no hace falta... porque para leyes retrogradas, ya tenemos al "centro derecha" (que lo de centro no lo tengo tan claro como el lado...)
    en fin... antes de enviarte un comentario, y al hilo de uno de los comentarios que he leído en tu post de hoy, me pregunto que habría pasado si todos los que no fueron a votar lo hubieran hecho, y hubieran votado en blanco... igual ese dato no podría ignorarlo como ignoran el bajo indice de participación...
    pero eso, creo, es más problema nuestro que de ellos...
    besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo con el análisis y me sorprende que Ximo y tú, desde cerca valoreis tanto la relativa bajada de apoyos del PP, pero sin duda debe ser más importante de lo que se aprecia desde fuera.
      El voto blanco, como la abstención meditada son factores de un mundo político ideal demasiado lejos de nuestra realidad.

      Besos

      Eliminar
  6. A mí la alegría leve es lo de Podemos. Y ver cómo el "mesias" de Mas se va estrellando en mi Cataluña por espabilado. Aunque lo de Esquerra no me gusta tanto.
    Lo de la Ultraderecha no me parece tan grave. El racismo y los nacionalismos se hacen grandes en tiempos de crisis pero los dos escaños de Grecia para los nazis es lo máximo a lo que llegarán. Si la crisis se va disipando caerán por completo. La ultraderecha, permitidme ser optimista, no volverá a ser mayoritaria en ningún sitio. Ya ha alcanzado sus picos máximos y siguen siendo minoría.
    Lo más preocupante es nuestra izquierda dividida contra nuestra derecha compacta. Aún así no estoy decepcionado del todo con los resultados. Sonríamos porque podemos. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sonríamos, quizás tu análisis de la evolución de la extrema derecha sea el más acertado, cruzo los dedos.

      Un beso

      Eliminar
  7. Opino como Iñaki Gabilondo : El que tenga orejas que oiga
    http://blogs.elpais.com/la-voz-de-inaki/2014/05/oiran.html

    Un fuerte abrazo Pilar!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ponerse al lado del maestro ¿no era trampa?

      Un beso

      Eliminar
  8. Y yo aqui parado, sin entender nada.


    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. casi que mejor, porque nosotr@s tampoco.

      Besos

      Eliminar
  9. Lo que podemos sacar más o menos en claro es que estamos ya todos muy quemados de tantas mentiras y tantos recortes a todos los niveles con lo que las 2 lecturas que saco caen bastante de cajón, una es la alta abstención pues ya no sabes a quién elegir para que te exprima esta vez y la otra es un "pelotazo" de savia nueva como Podemos, quizás alguien no corrompido (aún) consiga darle la vuelta a la tortilla.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenida Mynorita Cris, buen resumen. Hartos pero un poquito ilusonados.

      Un saludo

      Eliminar
  10. Hablo por mí.
    Si yo hubiese sospechado que votar a Podemos no era desperdiciar un voto lo habría hecho. Hoy estoy arrepentido.
    No sé qué pasará en el plazo de 1 año; pero me temo que pueden arrasar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo no lo temo, incluso creo que si hay ocasión contarán con mi apoyo.

      Un beso

      Eliminar
  11. Yo estoy contenta.

    Porque temía que al darle el voto a los minoritarios, se perdiera. Pero no, confié, ilusionada, lo he dado aportanto mi granito a la ruptura del bipartidismo sobre todo para lanzar un mensaje: no me gusta lo que hay, y no me gusta como lo habéis hecho ni lo estáis haciendo.

    Y me alegro porque otros han hecho lo mismo, a Podemos y a otros partidos nuevos y pequeños.

    Y los tiburones han recibido el mensaje.

    Y los futuros electores, a generales, que pudieran temer lo mismo que temí yo, que se pierda tu voto al votar a las minorías....han visto que el cambio es posible.

    Estoy contenta, e ilusionada ¡vaya que sí!

    ResponderEliminar
  12. Yo junto a Chaly, tampoco entiendo nada :(

    ResponderEliminar