, , , ,

A LA HOGUERA

Escribo mientras el mayor se viste para salir a saltar hogueras y el pequeño se parte de risa pensando que esta noche ser pirómano es legal, leo vuestros comentarios de ayer y pienso que más que en una hoguera de San Juan más de un@ piensa en un auto de fe a la antigua usanza, cambiando eso sí brujas por sinvergüenzas.

Yo esta vez voy a tirar a la hoguera lo que me pesa por dentro, lo que me impide enfrentar la mañana con una sonrisa, lo que me atenaza en el trabajo, lo que traba mi lengua y retiene mi mano incluso aquí, un espacio en el que siempre he querido ser libre; yo quiero ver como se consume en el fuego purificador mi miedo.

El miedo de quien aún tiene algo que perder, el miedo de quien mira a sus hijos y quisiera protegerles de un futuro que se antoja un viaje al más gris de nuestros pasados, el miedo de quien teme que lo que vendrá será más de lo mismo y no nos quedan ya fuerzas para resistir, el miedo que baja mis brazos, el miedo que me deja en casa sabedora de que la calle se ha convertido en el patio de recreo con matones asegurados al que nos dejan salir de cuando en cuando para desahogarnos, el miedo de quien se mira cada vez menos en el espejo temerosa de no ser capaz de seguir manteniéndose la mirada, el miedo de quien se pierde a la vista de todos, porque tod@s nos estamos perdiendo.

Quiero quemar ese miedo, quiero sentirme libre y que sea lo que tenga que ser, aunque sea malo. Y con él, esos centímetros que me separan de tu abrazo demasiadas noches que comenzamos a destiempo, callados para no vomitarnos la derrota que sabe a arena en la boca, porque juntos, ya lo sé, juntos en la calle, somos mucho más que dos.

4 comentarios :

  1. Yo he quemado la tristeza, las desilusiones del pasado...es tiempo de renacer y pensar en positivo, aunque lo externo sea chungo...podemos y debemos mantener la esperanza....besoooosss

    ResponderEliminar
  2. El olvido de que no tenemos más tiempo que éste para hacer lo que queremos y debemos hacer

    ResponderEliminar
  3. Ay! Pili, todos estamos igual, excepto unos cuantos, claro,.. que son los que consiguen que tengamos el miedo metido en la sangre, es decir, como tu dices que te encuentras, secuestrada por el miedo, la inseguridad, la no libertad, preocupada por un futuro seguro para tus hijos... Todo lo que te produce ese desasosiego lo quemarías en la hoguera Sanjuandarra. Pero no ando descaminado en mi contestación de tu anterior post, cuando digo que todos los que nos hacen estar así son los dueños del mundo,..."osease" los llamados Banco Mundial, BCE, FMI, OMC y G-8,..etc etc...que nos manejan como peleles para ellos vivir como dioses. Y digo yo de tirarles uno por uno al fuego purificador para quitarnos de encima ese miedo que ellos nos producen..¿no te parece? Permíteme Pili porfa disfrazarme de Sorguiña (bruja) y meterles una de mis pócimas por el trasero a esos personajes y luego, !!hala! a la puta hoguera con ellos!. Que paz encontraríamos. Porque aquí sinceramente los bélicos y violentos no son otros que esos de traje negro y corbata que dicen cuantos pobres más tiene que tener la tierra. ¿En serio que no te va mi plan??

    Besitos Pili

    ResponderEliminar
  4. Pues sí, miedo tenemos todos. Y hace poco pensaba que los poderosos tanto o más que nosotros aunque te parezca mentira. Si hay algo que nos hace iguales es que todos sufrimos el miedo. Los humanos más que los animales porque tememos lo malo que nos pasa y aún lo que no nos ha pasado y tal vez no llegue a ocurrir. Un post en el que nos podemos identificar todos, el tuyo. Y eso nos hace sentirnos acompañados. Besos

    ResponderEliminar