, , ,

DIA 1

Con el nuevo día (en plena noche de resaca triste por la eliminación del Mundial) se inicia el reinado de Felipe VI, ayer cerramos con calma y coherencia constitucional uno de los mejores periodos de nuestra historia; salimos de la gris tristeza de una dictadura de la que tragamos hasta las últimas heces y alcanzamos una democracia, mejorable sin duda, por la que, la que a pesar de los últimos retrocesos, lo hubiesen dado todo quienes nos precedieron.


Me parece falaz, interesado y tendenciosamente simple vincular todo lo vivido a la mera presencia en la Jefatura del Estado de Juan Carlos I, pero igualmente falso defender lo contrario. Por eso, mientras espero el momento en que seamos capaces de cambiar las reglas del juego, mediante el voto masivo y valiente, solo puedo desearle al nuevo Rey, toda la suerte del mundo. Nos hace falta a tod@s.

10 comentarios :

  1. Su fortuna, buena o mala, se labró en el momento de su nacimiento, la nuestra es una conquista día a día.
    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Que le vaya bien.
    Si pudiera ser sin nosotros, estaría perfecto.

    Besos, Pilar.

    ResponderEliminar
  3. Sí nos hace falta, sí.
    Hasta que cambien las reglas: ¡Viva el Rey!

    ResponderEliminar
  4. Con la perdida del mundial a las primeras de cambio, hemos vuelto a la realidad, hemos dejado de estar anestesiados (palabreja muy usada en un programa deportivo durante varios años) y ¿ahora qué?, ¿quien nos va a alegrar el cuerpo para no pensar en las dificultades diarias?, estaré ojo avizor ya que seguramente se inventarán cualquier cosa, la anestesia debe de volver y tenernos tontos.

    Sobre las dos primeras líneas de tu segundo párrafo habría mucho que hablar, soy de los que piensa que fueron los jóvenes de los años 60 y 70, los trabajadores de esa misma época, la oposición en el exilio e igualmente influye el hecho de que no podía haber una dictadura en Europa, éramos y seguimos siendo una zona estratégica en consecuencia no podía existir una dictadura. Con todo esto quiero decir con esto, que aquellos dictadores no tuvieron más remedio que reconvertirse, al rey jurar lo que fuera para durar, esos años de paz, tranquilidad que se le achacan al rey no es ni más ni menos que "a la fuerza ahorcan".

    Esta situación ha traído consecuencias, una mala constitución realizada a la manera de los amigos del dictador, recordemos que murió en la cama y que fue paseado por todo Madrid aclamado y loado. Por ello, muchos, diría que la inmensa mayoría de la gente que participamos en aquella lucha contra la dictadura, estamos muy defraudados con todo, vemos la falta de ética en los políticos, la falta de justicia a todos los niveles y una total carencia de equidad, uno luchó y algunos murieron por esto no por lo que tenemos.

    Saludos

    ResponderEliminar
  5. Mucha suerte entonces,


    Un abrazo por si hace falta.

    ResponderEliminar
  6. Siento mucho contradecirte Pili, pero lo vivido, el como hemos vivido estos años, ha sido como lo han querido los sucesores del dictador Franco, entre ellos el Rey que fue puesto por dictador y ahora Juan Carlos y esta falsa democracia ha su hijo Felipe, Todo sigue igual, continua sin que nosotros, el pueblo, pueda opinar nada. O sea que deja de ser democracia. Bueno, creo que nunca lo ha sido.

    Besos Pili!

    ResponderEliminar
  7. Me queda la sensación de que el cambio solo es relevante para sus artífices. Los de abajo no notaremos la diferencia ni la necesitamos. Eso sí, no hay quien encienda hoy la televisión porque solo se puede ver la visión única que quieren que veamos. Y lo de la selección, por cierto, fue malo en su momento. Ahora estamos atentos a los asuntos que importan porque nos hemos quedado sin pan y sin circo. Besos

    ResponderEliminar
  8. El primer pensamiento a vel al del bosque, fue ahora a cortar los arboles.

    Mientras esa cosnstitucion sea vigente, sigue la dictadura y si los politicos no la cambian ellos seguiran siendo complices como lo son ahora.

    Abrazos

    ResponderEliminar
  9. Creo que el exceso de rigor en el juicio a la historia cercana, de la que poco o mucho hemo sido artífices, nos hace más daño que bien.

    Si no nos gusta lo que tenemos, vamos a cambiarlo, tenemos las ganas, tenemos el objetivo, encontremos el camino.

    Besos

    ResponderEliminar