, , ,

REFORMA FISCAL

Los impuestos son la segunda cesión que los ciudadanos realizan en el pacto social, tras entregar al Estado el uso de la fuerza, consienten en renunciar a una parte de sus bienes para sostener el sistema.


Con el tiempo han ido creciendo los gastos públicos; seguridad, carreteras, sanidad, educación, fomento, servicios sociales... y los impuestos, si bien, de la mano de una idea, en principio sencilla, aporta más quien más tiene (proporcionalidad) que también evoluciona, imponiendo tipos cada vez más altos a medida se eleva el nivel de renta (progresividad).

Así cuando hablamos de impuestos, de carga fiscal, o de recaudación, lo hacemos de la conformación de la hucha común, de la caja de la que sacamos para afrontar los gastos que hemos decidido que es mejor sufragar juntos, bien porque no sería posible hacerlo cada cual por su cuenta (infraestructuras, seguridad...), bien porque la suma permite ofrecer servicios por más precio del que much@s podrían adquirir por sí mismos (sanidad, educación...) o bien porque corresponden a unos gastos que nos competen como sociedad y que no pueden individualizarse (administración de Justicia, poder legislativo...).

La reforma fiscal, nos afecta a tod@s, si la presión fiscal sube tendremos menos dinero en el bolsillo y si baja, más. El sistema toca así directamente a muchos factores como la libertad para decidir en qué gasto, o el volumen de gastos que no tendremos que afrontar solos porque nuestra pertenencia al club los cubre. (la eficacia, la eficiencia y el control de la gestión que se hace con ese nuestro dinero, son objeto de otras disquisiciones)

Ayer, arropados por el eco mediático de la proclamación real, y menos de lo previsto por los fastos futbolísticos, anunció el Gobierno de Rajoy su nueva reforma fiscal, pensada en teoría para devolver parte del esfuerzo pedido a los españoles para afrontar la crisis, y que ha sido (y será) objeto de diversos análisis; por una parte el discurso complaciente de un Montoro que se presenta a sí mismo como rebelde ante Bruselas a quien reducir los ingresos no le parece buena idea y por otra el análisis de múltiples especialistas que leen un nuevo golpe de timón a favor de los de siempre; los que más tienen, los que ya han recuperado con creces lo que dejaron de ganar de más en la crisis que se empeñan en dar por cerrada a pesar de que ningún dato a pie de calle pueda confirmarlo.

Nada en esta reforma se ha previsto para luchar contra el fraude a gran escala, contra los paraísos fiscales o contra los modos legales de escaquearse del pago, nada en resumen que indique que aportarán al sistema los que más tienen. Pero curiosamente esta es la reforma que permitirá a Rajoy volver a ganar las elecciones y, realmente no soy capaz de explicarlo. ¿Y vosotr@s?

5 comentarios :

  1. Basura, pura basura para beneficiar a los de siempre.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Mas que reforma, yo lo calificaría de "maquillaje fiscal". Un examen un poco atento de las escalas de gravamen nos dice que poco, o muy poco cambia. Incluso beneficia paradojicamente algo a las rentas mas altas.

    El año electoral ya está a la vuelta de la esquina, y hay que presentar alguna cosa en el "haber" positivo del gobierno. Aunque sea una mentira.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Mmmm si esa bajada de impuestos hace ganar las elecciones mal vamos. De todas formas mientras no haya mayoría absoluta estaremos mejorando. Lo mejor de los años de elecciones es que siempre hay regalos. ¿Pero a qué juegan? Primero regalos, luego les eligen y te quitan los regalos y hasta lo que tenías. Espero que la gente use aquello que se llama memoria.

    ResponderEliminar
  4. Nos manipulan hasta el lenguaje. No es una reforma propiamente dicha: es un apaño. Apañan las cuentas de tal manera que la clase media siga compensando lo que regalan a las rentas altas. Y así, entre cuentos, nos van adormeciendo. Como bien dices, para seguir ganando en las urnas.
    Todo son alegrías.

    ResponderEliminar
  5. No creo que ni tú ni yo nos estemos creyendo esta reforma. Mi colega Mark dice que Montoro va vendiendo que los burros vuelan y yole respondo que no es la primera vez que lo hacen en esta legislatura. Lo que me preocupa que la cantidad de gente que se los va a creer de nuevo. Un beso

    ResponderEliminar