, ,

SIN AVISO REAL

El Rey abdica sin avisar, quizás el auto, casi inminente, de apertura del juicio oral del caso Noos con su hija menor como imputada, le ha dado el último empujón, o puede que haya llegado a la conclusión de que la España que nació bajo su tutela (al Rey lo que es del Rey) de aquella transición tan loada antes y tan desprestigiada después se ha agotado (la imagen de Iñaki Gabilondo de los conejitos de Duracel perdiendo las pilas a la vez; partidos, sindicatos, instituciones... me parece más que apropiada), o manifestando una astucia política que nadie le ha negado nunca ha apostado por la renovación para no enfrentar la derrocación.

Llevamos años asistiendo al doloroso derrumbe de los mundos de yuppi que creíamos haber alcanzado; un país democrático que casi había alcanzado la paz, en continuo progreso social  y económico, en el que cualquiera podía llegar a cualquier lugar; de vendedor de batas de boatiné a integrante de la lista Forbes sin dejar de llamarse Amancio, o de periodista cursilona a Princesa de Asturias sin ahorrarse un divorcio, o de modo más cercano; la hija del taxista del tercero convertida en ingeniera o el hijo de la modista del quinto en cirujano, becas y másteres incluidos en el MIT o el Hopkins. Crecimos en bienes materiales y en derechos civiles, el país más machote aprobó la Ley de matrimonio homosexual y aunque a Rouco se le atragantó el reinado, no se rompió nada.

Y de repente, como el que despierta de un sueño, el suelo se abrió bajo nuestros pies y con la falaz cantinela del me cueste lo que me cueste de Zapatero y la posterior reforma Constitucional con veraniega avelosía, que nos relega al cumplimiento de las obligaciones con los acreedores, nos encontramos envueltos en una pesadilla de la que no acertamos a despertar.

Ninguno de nuestros referentes ha sabido estar a la altura, ni los partidos envueltos en tramas de corrupción y embelesados en la contemplación de sus propios ombligos; ni los sindicatos aún noquedados por la pérdida de representatividad adelantados una y otra vez por las mareas y los ciudadan@s cada día más indignad@s; ni las Instituciones convertidas en una suerte de patio de colegio donde un@s y otr@s se regañan obviando el sufrimiento infligido a la gente. 

Este es el escenario en el que Juan Carlos I se marcha confiando en que su hijo se convierta en el próximo Felipe VI y quizás sea así, o no. Mientras escribo, las redes sociales claman por concentraciones que reclamen un referéndum.

8 comentarios :

  1. Carlitos abdica porque sabe que mientras los dos grandes partidos sigan gobernando, sobre todo el PP, le seguirán dando su apoyo a la monarquía, pero como ha visto el resultado de las elecciones, sabe que los partidos minoritarios de izquierdas van a ir subiendo como la espuma, y esto le podía costar muy caro a la realeza.

    Besos Pilar.

    ResponderEliminar
  2. La monarquía esta desgastada casi al nivel de los grandes partidos. Queda en segundo nivel por puntos escasos. Yo me apunto también a la República por lógica pero vamos, que no me quita tanto el sueño. Esté o no esté seguirán robando otros.

    ResponderEliminar
  3. Personalmente le tenía respeto y simpatía al Rey, a pesar de sus múltiples tropiezos, pero hasta ahí, si ya no puede caminar soy de la opinión que ya no deberían caminar por él.

    ResponderEliminar
  4. El camarada llevaba mucho tiempo cuesta abajo y sin frenos, algún día tenía que parar, ¿no crees?

    ResponderEliminar
  5. Desde luego mañana no seremos republicanos, como muchos claman por ahí, pero puede ser que pasado mañana si.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. De nuevo viviendo la historia en primera fila, que racha llevamos.

    ResponderEliminar
  7. Lo cierto es que estamos viviendo un momento que pasará a la historia de nuestro país.
    El Rey, con cuarenta años en su puesto, tiene sus momentos buenos y los malos también, y la pena es que se retire justo en los últimos, dejando ese sabor de boca
    Besos

    ResponderEliminar
  8. Es muy difícil opinar sobre un país extranjero, y a pesar de que quiero a España casi como a mi país, no me animo a decir que... nunca entendí la monarquía. En Sudamérica nos suena a libro de historia. Aquí suena más dictadura, gobierno de facto, esas cositas...
    Un beso grande.
    HD

    ResponderEliminar