, ,

TRIBUNA AJENA: JULIA OTERO

 Hacía ya algún tiempo que no "tomaba prestada" la entrada directamente de un medio, y no porque no encuentre cada día artículos dignos de reseñar o recomendar, que para eso funciona Twitter estupendamente, pero en este caso de nuevo asumo con humildad que yo no soy capaz de decirlo mejor, claro para eso ella es Julia Otero, y más allá de coincidir con buena parte de su argumentario, creo que pone el dedo en la llaga con su cierre.


El articulo se publicó en El Periódico del pasado viernes días 20 de junio, AQUÍ en su hábitat natural. 

Mirando a Cuenca

Nada existe oficialmente hasta que se publica en el BOE, y por eso existen los sabuesos del periodismo que huelen cada mañana las decisiones que toma el Gobierno poniendo su nariz encima del Boletín Oficial del Estado. Hace unos días el Gobierno concedió otro puñado de indultos, y escaldado como está el gato, alguien se tomó la molestia de saber quién era el guardia civil Manuel Arbesú, por qué había sido condenado y en base a qué se le indultaba. Así supimos que hace tres años subió de paisano a un tren de Gijón, con un amigo que se sentó junto a otra pasajera a la que dijo cosas delicadas, tales como: «Sabes, tía, me das morbo, métotela por el culo y sácotela por la boca... póngote mirando a Cuenca». Así consta literalmente en los hechos probados que recoge la sentencia, que añade que el guardia civil «estuvo riéndose permanentemente» mientras grababa con su móvil.

No intervino para nada ni siquiera cuando el energúmeno, llamado Javier Lastra Vigil, puso la mano en la entrepierna de la víctima cuando intentaba escaparse. Un ciudadano que intentó ayudarla se llevó una hemorragia en el ojo, un desgarro en el labio superior y un golpe en la sien. Ante eso, el ahora indultado siguió omitiendo su deber de perseguir o evitar el delito, lo cual es también delito tratándose de un agente de la autoridad. Pues bien, la Audiencia Provincial de Asturias condenó a Arbesú a pagar 500 euros a la víctima y a inhabilitación de seis meses para cargo público, pena que comporta la expulsión de un cuerpo al que llaman «la Benemérita».

Concejal del PP

La perplejidad que produce la ridícula condena -la del agresor es aún menor sin el agravante de ser agente del orden- se completa cuando el Gobierno considera que concurren «razones de justicia y equidad» para conmutar la pena de inhabilitación por una multa. Estábamos digiriendo la noticia cuando oímos que alguien cantó bingo: el padre es concejal del PP y movilizó cuanto pudo en Asturias para que su hijo fuese indultado. Hasta ahí era humanamente comprensible, pero la cabra tira al monte y, tarde o temprano, da muestra de su naturaleza.

El miércoles habló en Espejo público negando que su hijo fuera amigo del agresor y que viera tocamiento alguno, menos aún un delito. Seguramente por eso, su hijo se escapó dos veces de la policía. «Ella fue la ocasionante de este problema», añadió, y por eso «no merece» que su hijo «le pida perdón». Desde los tiempos de aquel inolvidable juez de Lleida que consideró que un pobre empresario no pudo resistirse a la provocación de una joven en minifalda no habíamos oído nada parecido.

El desprecio que siente Gallardón por las mujeres sorprende ya a pocos, pero, ¿hacia qué parte de Cuenca miraban las ministras y la vicepresidenta cuando se debatió el indulto?

10 comentarios :

  1. Estarían mirando a la bragueta de su ministro de justicia Sr. Gallardón, desde luego las mujeres tenéis al enemigo en casa, las propias mujeres.

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Y caía majo, que es lo peor. Pero si, hacia que lado?

    ResponderEliminar
  3. pues yo creo que miraban hacia la parte histórica de cuenca...
    gracias por compartir el artículo, no lo había leído...
    besos!!

    ResponderEliminar
  4. Y así seguimos....con esta gentuza, no vamos a ninguna parte....bessooss

    ResponderEliminar
  5. Después de la cantada de bingo me has hecho ver la luz, ahora entiendo tanta indulgencia con un caso tan grave. Esto es más de lo mismo del PP. Todo lo malo que le sucede a la mujer es culpa de la mujer. Incluso si le disparasen a la chica sería culpa suya. Creo que estas notícias no se pueden olvidar ni deben caer en saco roto. Por más que me siguen pareciendo películas de terror.

    ResponderEliminar
  6. Soy asiduo seguidor del programa de radio de la señora Otero, y ya hace una semana que comentó todo este asunto. De lo que no tenia noticia es de la actitud del padre de la "criatura".

    Otro que cree que una mujer le provoca solo por el hecho de serlo. De tal palo, tal astilla. Los viejos carcamales no han desaparecido, solo se han confundido con el paisaje.

    Y nuestro ínclito ministro de justicia es de la misma "cofradia".

    ¿ Y este tipo era la "joven promesa" de la derecha moderna ?. ¿ He dicho "derecha moderna" ?. Menudo contrasentido.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  7. es horrible, y Gallardón la decepción política más grande del siglo XXI, parecía que era demasiado majo como para estar en el PP y mira, lo que pasa es que estaba disfrazado.

    ResponderEliminar
  8. De acuerdo con Inma, menudo chasco me he llevado con Gallardón. Y pensar que era el único de ese partido que me caía bien....

    Bravo por Julia Otero a la que oigo cuando estoy llegando a casa y bravo por ti por recoger el artículo en tu blog

    Besos

    ResponderEliminar
  9. Gallardón es todo lo que decís y probablemente más, ¿pero ellas? qué hacen ellas mientras, ¿aplauden?

    Un beso

    ResponderEliminar
  10. Gallardón con el pasado que tiene, hace años que decía yo que era un impresentable y me insultaron más de una vez... me alegra ver hoy que este corderito por fin ha sacado la piel del cerdo que es.
    Respecto a las mujeres que callan y otorgan a esas las dejaba de por vida con la pata quebrada y en casa.

    Como me ponen...

    Besos, Pilar.

    Besos, Pilar.

    ResponderEliminar