, , ,

NOCHES PERDIDAS


Buscan mis manos las tuyas sin ser capaz de asirlas, el miedo nos retiene atrapados en el precipicio en el que convertimos cada lado del colchón. 

Se adueña el silencio pesado del espacio de las batallas, convertidas en oquedades secas de la distancia fría. 

Y pasan las horas temiendo un amanecer en dos tiempos que sabe a sal en la boca, que se adueña del silencio y marca a fuego los días en el calendario menguante de las noches perdidas.

2 comentarios :

  1. Para noches perdidas, las que se duerme poco.

    ResponderEliminar
  2. Ese amanecer en dos tiempos y esos silencios han sido mi musa de otros tiempos. El blog me desahogaba de esos malos ratos que no se comparten pero cada uno lleva a su manera. El miedo con el que empieza es la base de casi todos nuestros sufrimientos. Ánimo. Esto es temporal. Uno de esos tiempos muertos antes de que regrese la car aamable del futuro. Aunque entiendo que de momento eso te agobie. Deja que tus manos llegen a asir las otras. Dudo que no se dejen asir por alguien como tu. Besos.

    ResponderEliminar