, ,

SIN ROSTRO NO HAY CONVIVENCIA

El Tribunal Europeo de Derechos Humanos acaba de fallar a favor de Francia en su prohibición del burka y el niqab, velos islámicos que ocultan totalmente cuerpo y rostro de su portadora, argumentando frente a las tradicionales razones de seguridad un concepto algo más difuso como es el de la convivencia.

Resulta difícil de comprender que una mujer decida voluntariamente recluirse en telas para salir a la calle, siendo especialmente complicado cuando se trata de mujeres, que en principio tienen acceso a formación, cultura y amparo legal a su libertad, pero las hay, como la ciudadana francesa que lucha por su derecho a ser una sombra.

Renuncio a comprenderlas, así que agradezco la sentencia, pero me sigue faltando que alguien quiera ir más allá y se aborde la raíz del problema, la causa última por la que una mujer sigue siendo otra cosa para algunos.

9 comentarios :

  1. Siempre lo he pensado: que el cerebro es el órgano más manipulable que existe.
    También puede entrar en juego el miedo y todas sus motivaciones.

    ResponderEliminar
  2. No hace falta irse muy lejos para encontrar signos de desigualdad. Queda tanto por hacer en tantos países, me río yo de los Derechos Humanos, claro está por no llorar.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. No se pueden comprender..es alucinante...un saludo desde Murcia...

    ResponderEliminar
  4. Como antropólogo he de entender el funcionamiento de la culturas, aún recuerdo un amplio debate sobre esta cuestión, puede que en occidente no sea entendido, la mujer puede defender sus derechos a cara descubierta; en el Islam se entiende de otra manera, puede que ellas quieran igualmente, como las occidentales, ir de la misma forma, pero aún les queda camino, ellas son conscientes pero quieren pelearlo con los medios que "su sistema, político-religioso-económico" le permite, la lucha de las mujeres con velo es muy importante en los países islámicos e igual que las occidentales luchan por la igualdad, solo que ellas llevan algunos años de retraso y un religión que todos interpretan, recuerdo que no tienen Papa, ellos tienen miles de imanes.

    Saludos

    ResponderEliminar
  5. Si creces creyendo y siendo adoctrinado con algo pues ese algo, por absurdo que nos parezca, es razonable. Pero nada permanece estable. La naturaleza es cambio. El velo no es para siempre.

    ResponderEliminar
  6. En mi trabajo tenemos dos compañeras que como la empresa no les permite llevar velo (ya sabes que empresa es y lo comprendo ya que estamos cara al público) así que lo que hacen es llevar debajo del uniforme una camiseta de manga larga con cuello alto. Imagínate con estas calores, los hornos del pan, el calor que produce los motores de las cámaras frigoríficas,,,ellas verán, es su cultura y decisión pero me temo que algún día tendremos que llamar a urgencias...que agobio!

    ResponderEliminar
  7. Este tema es para cogerlo con pinzas en Francia...
    Yo no las logro entender completamente, porque hay muchísimas que defienden el porte del velo y la poligamia y han llegado hasta los tribunales para defender ese derecho.
    Por mucho que cueste creerlo, existen...
    Por suerte, muchas otras cuando consiguen salir de su microespacio, recobran algo de sus libertades manipuladas y dogmatizadas.

    Besos, Pilar.

    ResponderEliminar
  8. Nos parece extravagante lo que imponen otras religiones pero pasamos de puntillas sobre lo que impone la religión católica a las mujeres. Tela marinera.
    Besos, Maripili, que estoy medio aislada internetemente y te leo pero casi no puedo comentarte.

    ResponderEliminar
  9. Las religiones son un mal en potencia!

    ResponderEliminar