, , ,

TRIBUNA AJENA: RISTO MEJIDE

De nuevo os traigo un artículo de prensa que quisiera compartir, lo firma Risto Mejide para El Periódico, se titula Tienes talento y corresponde a la edición del pasado domingo 13 de julio.
 
Si me permitís, yo también lo firmo para tod@s y cada un@ de vosotr@s.


Tienes talento. No te conozco de nada, pero ya sé que lo tienes. Y si yo lo sé, tú deberías saberlo ya. Créeme, que de esto algo he aprendido, que de esto algo sé. Te lo dice un jurado de talent-shows que ha visto unas cuantas decenas de miles de concursantes tratando de demostrarlo e incluso triunfando a pesar de mis esfuerzos por hacerles fracasar.

Tienes talento. Entendido como lo entiende José Antonio Marina, inteligencia bien dirigida, que elige adecuadamente sus metas y los medios para conseguirlas, y ahí que va. Imparable, implacable, rotunda y eficaz. Entendido también como lo entiendo yo, talento como capacidad de provocar algo en los demás. Si eres un líder, capacidad de hacer que te sigan. Si eres un artista, capacidad de conmover, de emocionar. Si eres un contable, capacidad de que todo encaje.

Porque tienes talento. Puede que aún no te hayas dado cuenta, pero oye, ahí está. Escondido entre tus frustraciones y tus miedos al qué dirán. Igual está disfrazado de hobby, vestido de algo que siempre haces simplemente por disfrutar. Aquello que te daría vergüenza tener que cobrar, porque harías con gusto incluso gratis. Aquello que piensas que deberías pagar para poderlo desempeñar. Aquello que jamás llamarías trabajo. Aquello de lo que jamás te quieras jubilar.

Tienes talento. Esa habilidad para sorprender al que te lo descubre. Ese don, ese no sé qué. Esa facilidad. Seguramente te cueste creer que alguien pueda llegar a valorarlo algún día. Pero esa persona existe, y seguramente no esté sola, seguramente sean más.

Entre lo que te gusta y lo que se te da bien está lo que les gusta a los demás, que es lo mismo que decir que en algún lugar, en algún momento, existirá un grupo de personas dispuesto a compensártelo. Una vida sin trabajo ni obligaciones te está esperando si aciertas con aquello a lo que te quieres dedicar. No está mal, como promesa ni como beneficio racional.

El problema no es, por lo tanto, tener talento. Eso ya hemos quedado todos que ahí está. El problema está en descubrirlo a tiempo. Antes de que la vida te haya hipotecado. Antes de que te dirijan la vida unas cuantas facturas que sí o sí, algún día, tendrás que empezar a abonar.

Cómo despertamos a tiempo. Ésa ha sido y sigue siendo la verdadera tragedia de toda la humanidad, desde que el hombre es hombre y desde que la mujer no ha tenido más remedio que mirárselo y aguantar, hasta hace muy muy poco. Porque incluso eso ya está empezando a cambiar, menos mal.

De ahí que, cuando se es joven, lo inteligente sea endeudarse. Una solución que propone otro sabio, Alfons Cornella, y con la que no puedo estar más de acuerdo. Se trata de conseguir los medios para hacer lo que quieras, que como tienes talento, ya los devolverás.

Y si ya no eres tan joven, tampoco hay excusa, pues nunca es tarde para empezar a respirar. Ahí está Sir Alexander Fleming, descubriendo la penicilina a la tierna edad de 47 primaveras. O un cartero de Los Ángeles que en 1969 dejó su trabajo para acabar publicando su primera novela rondando ya los 50 tacos. Igual te suena, se llamaba Charles Bukowski. Y qué me dices de un tal David Chase, que creó una serie de televisión una vez pasados los 54, a la cual tituló así: Los Soprano.

Por lo tanto, si el problema no es tener talento, porque lo tienes, si el problema no está en llegar a tiempo, porque aún lo estás, si el problema no está en haberse dedicado toda la vida a lo que uno se debería haber dedicado, ni siquiera los medios con los que uno cuenta para arrancar. Si el problema no es nada que tenga que ver con todo eso, mírame a las gafas y respóndeme.

Dónde.

Está.

El.

Puto.

Problema.

12 comentarios :

  1. Quién lo diría. El destructor supremo dándo consejos constructivos. Y lo bueno es que está bien escrito. Que sus artículos demuestran que no es solo mal rollo y televisión barata. Me gusta el Mejide articulista como nunca me gustará el Risto personaje entre anuncios publicitarios. Excelente artículo, Pilar.

    ResponderEliminar
  2. Me ha encantado, y voy a guardármelo porque de vez en cuando, son este tipo de cosas, las que te ayudan a seguir adelante cuando te desesperas sin saber qué vas a hacer con tu vida. Y sí, mira tú por dónde, tengo talento. Ahora sólo falta descubrir dónde tengo que marcar la diferencia.
    Un beso fuerte amiga Pilar. Te sigo siempre. aunque esté calladita.

    ResponderEliminar
  3. Que bien ha sabido sacar rendimiento esta persona de su personaje. No entro en si es mejor o peor, pero en lo suyo es un maestro.

    ResponderEliminar
  4. La excepción no hace la regla. Tampoco me gusta el personaje que representa.

    Saludos

    ResponderEliminar
  5. El artículito está muy bien, pero tampoco dice nada del otro mundo. La Historia está llena de gente que se hizo popular más allá de los cincuenta...y seguro que el talento lo llevaban encima desde siempre. Mejide a mi no me gusta, y sí, cuando le oyes hablar se presiente en él un hombre inteligente, pero le sobra esa pose de prepotente.

    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Risto hace lo mejor que sabe hacer, vender y sobre todo venderse a si mismo, no en balde se formo en la publicidad, es un gran vendedor de humo, un creador de necesidades innecesarias, según el un "creativo", según yo un mercenario agresivo y violento, o no es el bombardeo constante de publicidad una forma agresiva de violencia?, al menos para mi si.

    ResponderEliminar
  7. Ignoro quien es Risto; pero el artículo me ha parecido muy bueno. Tememos llegar a los 50 pensando que no hemos encontrado nuestra valía en esta vida, creyendo que aquello que se nos facilita no es más que un hobby para los fines de semana, cuando en el fondo es nuestro don específico, aquel que nos permitirá ser una individualidad entre tantos miles...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Risto Mejide, más allá del personaje televisivo, es un hombre con estudios... y talento. Me disgusta la gente que no es capaz de ver más allá, porque es ahí donde se esconden las cosas buenas. Yo he leído un par de libros suyos y me parecen divertidos e inteligentes. Y si, bien escritos. Tenemos prejuicios. Muchos. En fin, buen artículo, como casi todos los suyos. A pesar de que él me irrite hasta límites insospechados.
    Un beso, Pilar

    ResponderEliminar
  9. Uno no siempre esta donde quiere,
    no tiene tiempo para todo,
    no puede físicamente teletransportarse...

    pero el equipo de acompáñame siempre se acuerda de ti, ahora llega el verano y queremos darte un premio, ¿lo aceptas? ven a recogerlo.

    Puedes borrar el comentario pero el enlace no es por spam, es para que lo encuentres jejeje, salen muchos post diarios y se perderá entre ellos, lo importante es que vengas, te esperamos.

    http://podemos-juntos.blogspot.com.es/2014/07/premio-veraniego.html

    ResponderEliminar
  10. Es verdad, todos tienen talento, tanto el ladron para robar, como el politico para mentir, pues si no tuviesen talento no serian politicos ladrones.

    Todos tenemos algo muy bueno dentro de nosotros, lastima que no lo sabemos y suerte que nadie lo sabe.

    Besos

    ResponderEliminar
  11. El chico escribe bien pero, sin ánimo de rebajar sus méritos ni tu entusiasmo, es su oficio. Le pagan para ello, para enardecer al cliente. Y parece que lo hace bien. Eso, y venderse a sí mismo.

    ResponderEliminar
  12. Resulta interesante comprobrar cómo nos resulta más sencillo quedarnos con lo obvio que ir un poco más allás, o en este caso con la valoración previa del personaje sobre sus palabras.
    Creo que el mensaje es esperanzador y está realmente bien escrito y que venga de alguien como Risto, no le resta valor (ni se lo suma)

    Besos a tod@s, en especial a Belén Be, Dissenso y Lavelablanca que se acaban de incorporar, como veis la pereza veraniega ha hecho presa en mí antes aún de las vacaciones, y además Blogger me juega malas pasadas impidiendome pasar por muchas de vuestras casas (incluso entrar en la mía, no es sencillo siempre) pero no me alejo mucho.

    Gracias por seguir al otro lado, que es siempre este.

    ResponderEliminar