, ,

TODO LO QUE SUBE...

Cometa en el cielo
...baja. Así las vacaciones comienzan y terminan, pero a diferencia del peso que se desploma desde una cornisa directo al suelo, nosotros somos más ese péndulo que oscila negándose a volver por el camino marcado, como demostró Foucault.

Al igual que el guijarro no es quien era cuando lo devuelven las olas a la orilla, nosotros cambiamos, perdemos algunas aristas y de algún modo nos adaptamos mejor al medio, no somos quienes se marcharon, rígidas las articulaciones, nervioso y agitado el sueño, pendientes del reloj, de la información, de la deriva de un mundo cada vez más pequeño pero igualmente inabarcable.

Quienes volvemos somos otros, tras jornadas de paseos sin rumbo, siestas sin sueño,  mañanas a medio día y noches que se alargan bajo un cielo de nuevo estrellado, volvemos diferentes, los ojos más limpios, las facciones relajadas, la piel dorada y un destello de libertad que se niega a desaparecer.

Volvemos de nuevo a la vida, al tiempo de prisas, relojes y realidades que poco entienden de biorritmos, gustos o preferencias, pero ni somos quienes marcharon ni el puerto que nos acoge es exactamente el mismo.

Rajoy y Merkel haciendo el camino de nuestro calvario
De nuevo un principio, una oportunidad, un juego que se reinicia y un resultado incierto, parte del futuro se encuentra en nuestras manos, quizás algo de lo leído, de lo compartido en la calma del verano nos permita enfocar de otro modo una realidad dificil, porque más allá de paseos con la "jefa", mucho me temo que la buena dirección sea tan solo el privilegio de los de siempre.

Aquí estoy, dispuesta a afrontar una nueva singladura
¿me acompañas?

24 comentarios :

  1. Todo lo que dices muy sensato y en razón pero vas y pones la foto de los maromos peregrinos y la gibamos tia María. Con esa compañía no vamos a ninguna parte, nena, lo sepas.
    Así que bienvenida, que se te estaba echando en falta. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un placer volver a teneros cerca. Mientras buscamos un ratillo para vernos de verdad ¿vale?

      Eliminar
  2. Rebienvenida...por aquí seguimos....besssooosss

    ResponderEliminar
  3. Por supuesto, ya se te echaba en falta. Espero qeu te dure esa sensación tan agradable de relax que has traido de souvenir. Eso sí son vacaciones.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, espero que me dure al menos un par de dias....

      Eliminar
  4. No veas el disgusto, Pilar, que he estado de vacaciones en Matalascañas temiendo cada día encontrarme a "nuestro amado" Rajoy que andaba por el Coto de Doñana, no fuera que me pillase sin saliva suficiente para escupirle.
    Bienvenida pues!

    ResponderEliminar
  5. Bienvenida Pili al mundo de la jornada de 8 horas, se te acabo lo bueno o quizás comienza ahora, porque nunca sabemos donde estará lo bueno o lo malo.

    . Pero que envidia me has dado con eso de "jornadas de paseos sin rumbo" o "siestas sin sueño" Eso significa mucho, significa que puedes tumbarte aunque no tengas sueño y eso significa tener tiempo. Que gozada!

    Me alegro de tu vuelta, que no del fin de tus vacaciones, eh!, que conste. En Octubre me toca a mi.

    Un beso!

    ResponderEliminar
  6. Ya era hora de que volvieras, bandida.
    :))))

    ResponderEliminar
  7. "un destello de libertad que se niega a desaparecer" hasta que nos metemos en la rutina y esas vacaciones tan cercanas nos parecen un sueño.
    Me alegro de tu vuelta y ánimo para afrontar esa nueva singladura.
    Besos

    ResponderEliminar
  8. Claro que sí.
    De tu mano siempre es un gustazo pasear.
    Bss, Pilar.

    ResponderEliminar