, ,

TODO NECIO CONFUNDE VALOR Y PRECIO


Esta demoledora y reveladora frase atribuida a Juan March (un hombre al que nadie podría calificar de honrado) ha rescatado de mi memoria una horrorosa velada de hace ya bastantes años.

Andaba yo en el proceso de ir incorporando a mi vida familiar y social al hombre con el que tengo el placer de compartir la vida. Tras un proceso de divorcio, que no por previsible fue menos sonado, dábamos el paso de salir a la calle de la mano.

Aquella noche cenamos con familiares y amigos de la familia, un concierto de música clásica sirvió de aperitivo y nada presagiaba lo que vendría a los postres.

Hablamos de cosas intrascendentes; la orquesta, el vino, las vacaciones...hasta que pasamos al previsible cuestionario al que se somete al "nuevo": profesión, intereses, objetivos vitales...y sin saber cómo nos vimos envueltos en el debate público/privado desde una perspectiva inusitada para mí, aquel amigo de la familia planteaba con la sinceridad de quien se siente en casa, que lo público era valorable siempre que se entendiese como trampolín hacia lo privado o más llanamente dicho hacia el enriquecimiento personal, único objetivo realmente encomiable para un hombre de provecho, inteligente y formado. (el toque machista no era nuevo)

Aún ahora al recordarlo siento el calor en las mejillas, recuerdo mis manos bajo la mesa y el mudo ruego a mi pareja de no entrara al trapo para evitar el desencuentro radical con quienes habían venido configurado buena parte del decorado de mi vida familiar.

El tiempo ha pasado sin tratar con especial cariño a quien afirmaba que las personas honradas lo son por incapacidad o falta de oportunidades y el cariño personal se ha impuesto a lo demás.

Desde entonces no puedo evitar pensar que mucho de lo que nos sucede como país, nos pasa por contar entre nosotros con demasiadas personas que piensan que el honor, la palabra o la vocación de servicio son "muletillas" que usamos quienes no tenemos lo que hay que tener para triunfar en la vida. 


O dicho en palabras de Marjaliza parafraseando a March, no valemos nada.

14 comentarios :

  1. Tu entrada es una muestra de por qué es difícil esa regeración en nuestro país, siempre he escuchado la frase, -que me pongan donde haya que ya me encargaré yo-, frase de igual calado que esa del bandido de March.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Duele saber que tenemos responsabilidad en lo que pasa.

      Eliminar
  2. Los que piensan así han sepultado a los demás, a los valores que nos enseñaron y que han despreciado y abandonado. Como dices, "lo que nos sucede como país, nos pasa por contar entre nosotros con demasiadas personas que piensan que el honor, la palabra o la vocación de servicio son "muletillas" que usamos quienes no tenemos lo que hay que tener para triunfar en la vida."

    Hace falta algo más, bastante más, que una falsa regeneración democrática

    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hace falta dar un paso al frente, es el momento

      Eliminar
  3. Ese debate lo he tenido igual en muchas sobremesas. Aquí aplaudimos al vivo que se lo lleva caliente, al que se salta la barrera del metro y no paga, al pillo(mira El Lazarillo de Tormes y suma y sigue). Se roba a todos los niveles pero con mayor responsabilidad para los de arriba porque esos se llevan más y además maltratan el ejemplo que deberían dar. Afortunadamente hay personas que piensan como tú. Sé que los hay pero hay más de los otros.
    Esa otra frase rancia y gastada que usan los de abajo para hacer algo malo es "más roban los de arriba". Y así seguimos. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La diferencia es que el Lazarillo quería comer y estos no tienen límite.

      Estoy segura que somos más los honrados aunque más callados tambien.

      Eliminar
  4. Al leer tu anécdota me ha dado por pensar en que igual muchos de los que han robado lo han hecho por contagio; por no quedar por gilipollas. Quizás sea que la mayoría de los que han entrando en política lo hayan hecho para forrarse, acuérdate de aquel que dijo: "estoy aquí para forrarme". Toda la cuadrilla de Aznar podría ser de esa calaña, en fin, no quisiera perder la fe, pero tiene que haber un cambio, tenemos que hacerlo, y como decía mi abuela: No se ganó Zamora en una hora.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No en una hora, pero se ganó Zamora ¿verdad?

      Besos

      Eliminar
  5. Unos se dan importancia en relación al cargo que ocupan, se vuelven soberbios y piensan que tienen derechos, como personas, son una nulidad... Lo peor es que llevamos mucho tiempo siendo testigos y, a veces, cómplices. Ahora se están levantando las alfombras pero...¿cómo se resuelve este problema?
    Un abrazo amiga y te deseo lo mejor, sigue a tu corazón, la gente siempre hablará.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se resuelve dando un paso tod@s junt@s.

      Un beso

      Eliminar
  6. Los valores se entierran ante la competitividad, con la carrera hacia la meta, con el objetivo de alcanzar una vida cómoda proporcionada por nuestro patrimonio, por lo que a mayor patrimonio, más estabilidad, más comodidad, más privilegios....y en el camino van cambiando los medios para conseguirlo.....casi siempre medios que no pasarían por el tamiz de la honestidad...y así nos va y así les va....

    Saludos
    Marinela

    ResponderEliminar
  7. Creo que la ley enseña que hay que saber aprovechar la oportunidad, pues de esta forma podra pagar la fianza y asi no ir a la carcel.

    Si la ley dijese que todo ladron no gozara del beneficio de la fianza, quizas disminuiria la cantidad de culitos blancos que delinquin.

    Besos

    ResponderEliminar