, , , , ,

TRIBUNA AJENA: ALMUDENA GRANDES

Hace ya algún tiempo que no se abría esta sección y no porque no encuentre cada día en la prensa artículos que merezcan ser recomendados, quizás sea el pajarillo azul mejor medio para ello, es tan sencillo darle al Retwitear.

Pero hoy mato dos pájaros de un tiro con esta entrada, por un lado os traigo algo de una de mis escritoras favoritas; Almudena Grandes (@Episodios_AG) y me aprovecho de su capacidad de síntesis al abordar un tema especialmente complejo, del que llevo tiempo decrementándome si conseguir escribir algo que me satisfaga; se trata del TTIP, el Tratado Transatlántico de Libre Comercio e Inversión, que se negocia a puerta cerrada en Bruselas.


En teoría es un acuerdo que permitirá mejorar las relaciones comerciales entre Estados Unidos y la Unión Europea y que debería traer grandes beneficios en forma  de riqueza y puestos de trabajo. ¿no parece raro que algo tan bueno no se publicite a bombo y platillo?

En las redes sociales hace ya mucho tiempo que se desarrollan campañas informativas y de oposición al TTIP, así que los interesados (y dispuestos a leer mucho y entender poco) tienen dónde ampliar datos (AQUÍACÁ o ACULLÁ) l@s que precisan tan solo una pincelada, este es el artículo de Almudena Grandes en El País del 13 de octubre de 2014.

ALARMA

Todo lo malo que hayamos sido capaces de pensar alguna vez, se va cumpliendo sin remedio

Nos sobran motivos para el miedo. Como vivimos cercados por la mentira y el silencio, al temor por la suerte de Teresa Romero se suma el de los aún desconocidos desastres que los recortes en sanidad provocarán mañana, y hasta la posibilidad de que, en el colmo del cinismo, el Gobierno aproveche la ocasión para liquidar lo poco que queda de cooperación y ayuda al desarrollo. Todo lo malo que hayamos sido capaces de pensar alguna vez se va cumpliendo sin remedio. 

Por eso quiero llamar hoy su atención sobre el TTIP, siglas que probablemente desconocen aunque pesan como una amenaza silenciosa sobre su futuro. EE UU y la UE negocian desde hace año y medio el Tratado Transatlántico de Libre Comercio e Inversión en una opacidad casi absoluta. Lo poco que han declarado sobre sus intenciones —que pretenden eliminar las barreras reguladoras que limitan los beneficios potenciales de las multinacionales a ambos lados del Atlántico— es ya temible. 

Los acuerdos que se están negociando en secreto pueden ser mucho más peligrosos que el ébola. Si lo que temen las organizaciones de la sociedad civil que han dado la voz de alarma llegara a cumplirse, las multinacionales tendrían derecho a cuestionar las decisiones que tomen Estados soberanos y a ser indemnizadas cuando éstas les perjudiquen. Para colmo, el tribunal que dirimiría estos conflictos no sería público, sino privado. Tres abogados con intereses en la disputa fijarían la sentencia y la multa correspondiente, sin derecho a recurrir por parte del Estado sancionado. A partir de ahí, la soberanía democrática será una cáscara hueca y el sometimiento de la política a los poderes económicos, la norma de nuestra vida. 

Recuerden estas siglas: TTIP. Porque lo peor que hayan temido al leer esta columna se cumplirá mañana si no somos capaces de evitarlo.

7 comentarios :

  1. Es una grande Almudena Grandes, valga la redundancia. Excelente texto. Un beso. Un placer pasar por aquí.

    ResponderEliminar
  2. Ahora entiendo por qué ciertos periódicos de Derecha defendían el otro día este tratado. Como si los Estados no fueran ya títeres de las empresas terminan de rematarlo con esto. Y a nivel internacional...

    ResponderEliminar
  3. Me temo que se cumplirá, aunque para ello tengan que dejarnos matar de hambre gracias a estas crisis generadas por el propio capital, que bien lo montaron Ronald Reagan y la M. Thatcher junto con sus alumnos que hoy están ejerciendo de profesores.

    Saludos

    ResponderEliminar
  4. Ya sabíamos que los gobiernos no gobiernan sino que obedecen a la voz de sus amos. Aunque lo sospecábamos, ahora vamos sabiendo quienes son esos amos.
    De Almudena no digo más. Soy fan. Menos mal que para una Ana Mato haya también una Almudena Grandes. Magro consuelo, lo sé.

    ResponderEliminar
  5. Preocupante, muy preocupante. Cuando el poder pierde la cabeza la revolución se abre paso.

    Un fuerte abrazo y buen finde Pilar!

    ResponderEliminar
  6. Pues lo que nos faltaban, no había bastante con los lobbys, ahora además van a mandar directamente, así sin presión, ni nada.
    Y sabes lo peor, que lo conseguirán.

    Feliz fin de semana, disfrutemos mientras nos dejen.

    ResponderEliminar
  7. Tengo la sensación de que asistimos a la representación de la rendición de la política ante el gran capital anónimo y siempre hambirento.

    Malos tiempos no solo para la lírica, me temo

    ResponderEliminar