, ,

CUANDO LA ARRUGA NO ES BELLA

En mis paseos por Madrid suelo acercarme al buque insignia de Adolfo Domínguez en la esquina con Recoletos, tras metros y metros de centelleante acera en Serrano encontrarme con el cuidado edificio de cuatro plantas del modisto gallego siempre me ha parecido reconfortante.


No es la tienda de Armani en Milán pero tiene algo de ese toque elegante y natural que define el estilo de quien vistió a las musas de la modernidad española al susurrado grito de la arruga es bella.

Pero quizás como un símbolo más de que los 80 se fueron para no volver jamás, no encuentro al modista muy conectado con su tiempo y no me refiero a sus ya caducas declaraciones sobre el despido libre que por arte de Twitter resonaban estos días en la red, sino a algo mucho más simple; paseando por la tienda descubrí que toda la ropa expuesta correspondía a dos únicas tallas: la 34 y la 36, y aunque seguro que si pides a alguna de las aburridas dependientas (ni los descuentos de media estación, le otorgan vida a una tienda que luce vacía y desangelada) una talla mayor, la tienen ¿es preciso someter a la clientela a la molestia de declarar que no cabe en la ropa que se le ofrece?.

Ya disculparéis la deriva fashionista, pero me molesta que me griten que mi talla no es correcta si no me he parado en la tienda de Victoria Beckham.

5 comentarios :

  1. Aunque tengo una talla 36 ( Genetica, que debo a mi padre), ya he pasado los 40, con lo cual, lo que no llevo en la talla, lo llevo en las patas de gallo, o en las cicatrices de las operaciones y estoy saturada, de ver que todo el mundo tiene que ser perfecto, o si no deberá someterse al escarnio público.
    Cuando vamos ha aceptar que tenemos derecho a envejecer con dignidad o a tener los defectos y virtudes físicas sin que por ello, nos tengamos que avergonzar.
    En fin va a ser que hoy no arreglo el mundo, un besote preciosa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi me pone enferma que hagan estas cosas, yo ya tengo una edad y unos kilos y no me apura nada pedir una talla más, pero me parece espantoso que determinen que la talla normal es la 34 y como exceso la 36, la media española está en la 40!!!!

      En fin que ni mirando cerca se nos arregla la cosa.

      Gracias por el piropo, se agradece.

      Eliminar
  2. Yo en esas dos tallas no he entrado ni en mis mejores tiempos, soy heredera de la genética caribeña cuajadita de curvas y redondeces de las que ya estoy orgullosa, a esta pequeña calamidad para la cultura fashionista le tengo que unir que mira tu por donde, envejezco, yo intento hacerlo digna y gustosamente mientras esta sociedad se empeña en hacerme creer que estoy equivocada y que la felicidad está en las pieles planchadas y no cobijada entre las arrugas de la risa y la experiencias vividas. Así que lo siento yo sigo siendo una rebelde y prefiriendo ser jamona curada que mojama joven

    besitos

    ResponderEliminar
  3. Declaraciones como las que manifiestas ya son históricas en este personaje, especialmente en su época de apogeo, cuando efectivamente se decía que la "arruga era bella", sin embargo ya vez, hoy todo el mundo quitándose arrugas y pareciendo niños y niñas de 20 años. Pienso que la culpa no la tienen estos personajes, por mucha libre empresa que exista, la tienen unos gobiernos que no limitan o impiden esos desfiles de moda con mujeres esqueléticas o esos patronajes que hacen ropa para escuálidas.

    Saludos

    ResponderEliminar
  4. Pues creo que quien lleva esa tienda está perdiendo muchas clientas. En su pecado lleva la penitencia. Millones de talla 40 o supeio que se van a comprar a otro sitio por no querer preguntar.

    ResponderEliminar