, , , ,

PUBLICIDAD OBSCENA



He confesado muchas veces mi debilidad por la publicidad, convencida de que más allá de su objetivo “vendernos lo que sea, sobre todo si no lo necesitamos” ofrece la oportunidad de contemplarnos desde fuera y en casos como el de la campaña “Creemos en la energía de este país” dice mucho más de lo que quiere sobre el anunciante.

En estos días de destape de corrupción y encuestas de intención de voto, dos temas que funcionan como vasos comunicantes, es fácil que se nos haya escapado uno de los robos institucionalizados y por tanto legales más increíbles de este país, y puestos a buscar responsables, mirad que curioso podemos partir peras entre PSOE y PP.

Hablo de Endesa, que no en vano cuenta muy emotivamente que se va a dedicar a lo nuestro, me explico haciendo un poco de historia:

Endesa (Empresa Nacional de Electricidad) una de las componentes del oligopolio eléctrico español, fue creada en 1944 para controlar el sector estratégico de la energía, a través de una empresa pública y desde entonces fue creciendo hasta ser una de las más grandes.

De la mano de la necesidad de hacer caja y bajo la cobertura europea de la liberalización de los sectores estratégicos (lo que traería competencia y bajada de precios) tanto el PP como el PSOE la fueron vendiendo, hasta que ha acabado en manos de una compañía pública italiana ENEL.

Tras años de desarrollo internacional, Endesa anunció el reparto de un dividendo de 14.650 millones de euros. Este dinero ha ido a parar fundamentalmente a Italia (Enel es la propietaria el 92%, y recupera así en menos de 6 años lo que pagó por la compra).

Los dividendos son, en principio, el reparto entre los accionistas de una parte de los beneficios de la empresa, por lo que debería ser una buena noticia, pero nada es como parece en el mundo de las grandes finanzas, los beneficios de Endesa fueron de apenas 3.000 millones de euros, con lo que cubre la quinta parte del dividendo, es cierto que se incluyen dividendos extraordinarios por la venta de Endesa Chile, adquirida por Enel, que así compra por nada y se lleva los activos de la compañía, lo que en términos económicos se conoce como descapitalización y en las redes sociales como “vaciamiento

Y hasta aquí raro, confuso, mismos perros con diferentes collares y increíbles beneficios para los de siempre que además son los de fuera, pero como en el circo, aún hay más. Resulta que Endesa no tiene el dinero para pagar el dividendo y pide un crédito para pagarlo a un banco de Enel (la que va a cobrarlo) con sede en Holanda dónde no soportará presión fiscal alguna.

En resumen la tormenta perfecta de liberalismo económico o la economía especulativa: privatización, descapitalización, opacidad fiscal, aliñada con algunas decisiones políticas. (se la vendieron a Enel para que no la comprara Gas Natural)

¿Y que nos importa? Es una compañía privada dirán algunos y es cierto, pero no, ese crédito lo pagaremos nosotr@s en el recibo de la luz, ese que sube y sube por el déficit tarifario (y otros tipos de estafa) a la vez que dejaremos de percibir los ingresos vía impuestos que nos corresponderían al haber regalado los activos a su matriz.

Un negocio redondo para los de siempre que la compañía maquilla con este anuncio. Que trabajen allí José María Aznar, Miquel Roca, Elena Salgado o Pedro Solbes, seguramente será pura coincidencia, pero me resulta completamente obsceno.

 (Parte esta entrada se basa en el artículo de Manuel Lago en Nueva Tribuna, que os recomiendo)

8 comentarios :

  1. Siempre he pensado que la publicidad (no toda) es la auténtica pornografía.
    Es el arte del disfraz y la manipulación con fines que no siempre son lícitos ni éticos.

    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero a veces son especialmente oscuros y pringosos, creo

      Eliminar
  2. Siempre salto la publicidad así que raramente me llega por más que me busca en lugares inesperados. Pero esta obscenidad es sobre gente que va fifty-fifty en negocios que deberían ir por separado como empresas y politica. y lo peor es que gente como Aznar ya no depende de votantes ni elecciones. Sólo nos queda pagarla con Endesa y mal lo tenemos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mal sería poco, ¿que tal va internet con velas?

      Besos

      Eliminar
  3. En cada rincón del mundo se cuecen habas... Pero volviendo al tema de la publicidad o propaganda, como en estos casos, estratégicamente utilizada por los poderosos (que no son precisamente los gobiernos de turno), día a día me convenzo más que los principios de Joseph Goebbels siguen tan vigentes como entonces...
    Un gusto pasar por tu blog, te dejo un saludo cordial.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lástima darte la razón.
      Un placer tenerte por aquí, sientete cómoda.

      Eliminar