, ,

Empleo a subasta

Escuché ayer en La Ventana de la Cadena Ser, el testimonio de Maite, una afortunada jerezana a la que la recuperación económica le ha traído el increíble regalo de un puesto de trabajo, y no se trata de una hora a la semana, de 4 a 5 de la madrugada en un polígono industrial sin conexión de transporte público, ni tampoco uno de esos trabajos en los que es imprescindible hacer una aportación económica previa.


Panadera
A Maite, que tiene un hijo pequeño, le han ofrecido un honrado trabajo en una panadería de su ciudad, jornada de 9 horas diarias, de lunes a domingo, sin descanso o vacaciones, con un contrato a firmar tras 15 días de prueba sin cobertura o remuneración alguna, por un sueldo de 500 euros al mes en metálico o en especie,  porque si algo se queda sin vender, se descuenta.

Pero Maite ha dicho NO, empeñada en darle la razón a quienes defienden que los subsidios favorecen el crecimiento de una población parásita, acomodada a vivir a costa de los demás, y lo ha dicho porque este empleo supone, barra de pan o tarta más o menos, apenas 60 euros más que el subsidio que percibe tras tres años y medio en paro.

Resuena en mi cabeza De Guindos afirmando que "cualquier puesto de trabajo es mejor que el desempleo", mientras imagino a aquel sabio de Calderón de la Barca


Cuentan de un sabio que un día 
tan pobre y mísero estaba, 
que sólo se sustentaba 
de unas hierbas que cogía.
¿Habrá otro, entre sí decía, 
más pobre y triste que yo?; 
y cuando el rostro volvió 
halló la respuesta, viendo 
que otro sabio iba cogiendo 
las hierbas que él arrojó.

No sé si Maite es sabia pero no me cabe duda de que tras ella entró otra persona que sin la protección del subsidio aceptó las condiciones y hoy hace el pan cruzando los dedos para no hacer de más.


19 comentarios :

  1. La dignidad no tiene precio.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. ...lo malo de la ironía es que se escapa con facilidad... igual que el dinero a principio de mes... en ambos casos luego se te queda cara de tonto.
    Un beso,
    (Calderón lo cogió de don Juan Manuel)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. gracias por la aportación, si tu lo aseguras, no me cabe duda.

      un saludo

      Eliminar
  3. Si el Sr, Ministro dice que cualquier empleo es mejor que el desempleo, su prensa amiga, esa de ultraderecha, pondrá de vuelta y media y un poco más a esa mujer u hombre que que no quiere ser esclavo y dirán "claro viven mejor del subsidio, en este país nadie quiere trabajar, por eso es mentira esa cantidad de parados que dicen que hay". Alguno hasta se lo cree.

    Saludos

    ResponderEliminar
  4. Estuve escuchándolo en el coche. Es una vergüenza que gente tan desaprensiva quiera tener esclavos por un plato de lentejas. Pero esto se va a acabar... Espero.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y sin chorizo, que eso se lo quedan ellos.

      Ojalá

      Eliminar
  5. Pero eso no es nuevo, es la razón de ser del sistema que dirige el mundo desde hace más de 200 años, sin explotación no hay capitalismo, con todo y con eso aquí somos unos privilegiados, estaría bien que echar un vistazo de vez en cuando a nuestro alrededor, por ejemplo África, eso nos explicaría muchas cosas.

    Salud, Pilar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No es nuevo pero nos habíamos alejado un tanto.

      Eliminar
  6. Cualquier trabajo no es mejor que el paro. Esa es una frase que no sabemos de dónde sale pero sí lo imaginamos(de una mente neoliberal que efectivamente tendrá trabajos mejores que el paro). Un trabajo así es forzar el límite de nuestros límites, de nuestra aceptación. Qué horrible. Buen fin de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Poco a poco vamos perdiendo derechos y con ellos la posibilidad de defender la línea que separa un trabajo libre de uno forzado.
      Vamos mal si no los paramos, iremos peor

      Eliminar
  7. es una de las grandes trampas de esta crisis... vendernos que trabajar es un privilegio, en vez de un derecho... a partir de ahí, poco podemos hacer...
    porque al parecer, trabajar es lo importante; como y a cambio de qué, pierde importancia y llegamos a estas ofertas de trabajo que ni son ofertas ni son trabajos...
    como te decía, una de las grandes trampas de esta crisis...
    mal vamos...
    besotes!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una de sus muchas mentiras, una más y muy peligrosa

      Besos

      Eliminar
  8. Este miserable que le ha hecho ese contrato a esa mujer; lo tenían que colgar de un pino, en otras épocas hasta a los propios esclavos los han tratado mejor.

    Besos Pilar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tú lo has dicho en otras épocas

      Un saludo

      Eliminar
  9. Deberían llenar las cárceles de esta gente que trae de nuevo la exclavitud. Porque no nos engañemos, el que acepte estos 15 días, no va a superar un período de prueba que nunca ha existido. Tal vez el explotador consiga dilatar los días que acuda a trabajar sin sueldo, sin firmar nada, hasta que se convenza el explotado que no, que no va a ver un duro, y lo deje.

    ResponderEliminar
  10. y vuelva a empezar otro pobre incauto, que ya no tiene ni subsidio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y así vamos, según ellos mejorando cada día-
      Qué alegría verte por aquí.
      Besos

      Eliminar