, , ,

Fuentespalda y el pantano de Pena (viaje de Año Nuevo 6ª etapa)

Plaza de Fuentespalda
En la comarca del Matarraña nos encaminamos hasta Fuentespalda, la Iglesia gótica de El Salvador nos salida desde una esquina de la plaza del Ayuntamiento, pero una vez más, no se ha producido la concatenación astral que nos permita disfrutar de su interior, así que paseamos por sus calle, tratando de encontrar el acceso a la Torreta, que desde el siglo XV vigila las lomas cercanas al pueblo.

El trazado medieval se conserva en buena parte del casco urbano, pudiéndose apreciar algunas de sus puertas.

Calle de muralla en Fuentespalda
Algunas, muchas, casas ofrecen un desvaído color azul, muestran los restos del azulete tradicional que se usaba para los marcos, dándoles un toque de luz en contraste con el blanco rotundo de la cal y cuyo uso se extremó en la posguerra como símbolo de sumisión al régimen.

Muro de azulete

Son muchas las casas que se sienten cerradas, vacías, olvidades y el abandono dota de un aire de tristeza el resonar hueco de los pasos del viajero.


La torreta Fuentespalda


Pero aún envuelto en nostalgia el pueblo resulta hermoso, silencioso en esta mañana de enero, y tras cruzar otra puerta de muralla y ascender de nuevo calle arriba, topamos con la torreta, estupendamente restaurada, está cerrada al visitante (el horario de apertura no significa, aquí tampoco gran cosa) menos mal que la puerta de la cárcel se puede ver desde fuera.


Fuentespalda Teruel

Sin haberlo podido contemplar desde lo alto, nos dirigimos en coche hasta el pantano de Pena, accesible tan solo a través de un par de túneles abiertos sobre la misma roca.

Pantano de Pena



(del camino de vuelta, más de dos kilómetros sobre un sendero de tierra...hablamos otro día)

2 comentarios :

  1. Qué bien te lo montas, bandida!!!
    Y a disfrutar que son dos días.
    Besos, Pilar.

    ResponderEliminar
  2. Se hace todo lo que se puede.
    Un beso enorme

    ResponderEliminar