, ,

La belleza cercana (viaje Año Nuevo 5ª etapa)



Tendemos a pensar que las cosas valiosas solo son accesibles tras una dura y costosa búsqueda, que el paraíso se encuentra al final de un mapa lleno de peligros o al menos pleno de kilómetros, porque lo bueno se encuentra lejos, lo especial es recóndito e incluso que dónde acuden tod@s es dónde hay que ir, y no siempre es cierto.

Quizás se trata de ajustar la mirada, pasar del telescopio a la lupa, de ampliar los mapas no en distancia, sino en detalle y entonces descubrir esos lugares diferentes que tenemos cerca, valorar lo propio y disfrutarlo.

Este inicio de año, lo pasamos en Alicante y nos demoramos unos días en el Maestrazgo, una comarca turolense en la frontera con Castellón, una zona de suaves colinas en las que los pinares de mezclan con olivos y almendros, un paisaje hermoso dónde la mano del hombre ha sabido sumar preñando las laderas de bancales de piedra que aterrazan el terreno y dónde es posible deleitarse con el color del cielo, el rumor del agua y el arte.

Y el agua nos regaló un salto, el Salt de la Portellada, un espacio natural realmente hermoso, que solo requiere para ser disfrutado un par de kilómetros de camino sin asfaltar.

4 comentarios :

  1. El maestrazgo es una comarca que hay que descubrir. Preciosos pueblos. la historia congelada. Espero que lo disfrutaras!

    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo hemos disfrutado mucho, ahora se trata de que os animéis los demás.

      Eliminar
  2. Me gusta esa idea de cambiar el telescopio por la lupa. No tiene sentido que nosotros nos vayamos y otros vengan. Aquí hay mucho que mirar y no lo sabemos. Qué bonito viaje, Pilar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un viaje a fuego lento y muy de disfrutar, de verdad.
      Mirar cerca tiene su aquel.
      Un beso

      Eliminar