, , ,

Morella medieval (viaje de Año Nuevo 2ª etapa)

Puerta acceso Morella

Al norte de la provincia de Castellón, se divisa desde lejos la ciudad amurallada de Morella, incluida en la Guía de los Pueblos más bonitos de España, exhibe orgullosa como adornos en la cintura, el completo lienzo de su muralla y sus puertas de defensa, avisando al visitante de que el llano no es un espacio sencillo de encontrar entre sus vericuetas calles.










Morella calle principal


Hermosos edificios civiles, casas porticadas, y atractivos comercios en los que compiten las antiquísimas telas de la zona con productos alimenticios de gran calidad impulsan cuesta arriba al curioso viajero, que descubre tras una cerrada curva la plaza de la iglesia arciprestal de Santa María La Mayor, hermanada con la romana de San Juan de Letrán.


Santa María La Mayor

Un templo gótico que sorprende en su exterior (portada y espadaña) y conquista con un rico interior que se desliza sin problema alguno desde la belleza limpia de sus arcos góticos a la locura churrigueresca de su altar mayor, casi convertido en un joyero y que casi,



solo casi con sigue arrebatar el protagonismo a la imponente y singularísima escalera de caracol que enroscada a una columna accede al coro.


Escalera coro Morella

Esta sorprendente obra realizada por Pedro Segarra entre 1406 y 1426 atrapa al visitante casi desde la entrada en el templo, sus dimensiones y la belleza de los relieves historiados y policromados del pretil son sencillamente maravillosos.

Escalera coro Morella detalle

Castillo de Morella


Pero Morella sigue subiendo y tras las puertas del Hospital Convento de San Francisco, dónde en algún momento de mayor gloria económica se pensó en ubicar un Parador Nacional, el camino realmente se empina para aquellos arriesgados que deseen coronar las murallas de su imponente (y alto, muy alto, Castillo).



Los viajeros más dados al disfrute y la molicie, pueden detenerse a contemplar tan magna obra desde una preciosa plaza disfrutando de las vista de los "puertos de Morella" y la solidez de sus murallas, sin perder de vista el tiempo que marca el sol e indica el momento de disfrutar del pan del camino.

Trufa negra




Y no sólo de pan vive el hombre, al menos en temporada de trufa en Morella, con lo que el viajero repone fuerzas y alimenta el cuerpo, disfrutando de una cocina cuidada, con toques de modernidad pero sin riesgos de perderse en aventuras meramente estéticas. 

Jardín de los Poetas Morella

Aún guarda Morella una sorpresa a los aragoneses que la visitan, en su Jardín de los Poetas la ciudad recuerda a Labordeta, con el lamento de quien se sabe solo "Nos haces una falta sin fondo"

Y con las palabras del poeta resonando en la cabeza, retoma el viajero el camino a casa, apenas cruce els ports entrará en Aragón, y aunque no guste a algunos que nada entienden de la vida, no notará cambio ni en la lengua, ni en la historia, pues desde antiguo las gentes se han reconocido partes de un mismo espacio de convivencia, incluso para perder una a una todas sus guerras.

10 comentarios :

  1. ¡¡ Ay !!, añoro al abuelo Labordeta.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Porque nos hace una falta sin fondo...
      Un beso

      Eliminar
  2. Te ha quedado muy bien el formato documental. He viajado contigo por Morella. Me ha gustado especialmente esa bonita escalera de caracol.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro, te aconsejo que empieces en la anterior...

      Besos

      Eliminar
  3. Que envidia me das. ¡¡¡Yo quiero irme de viaje!!!.

    Que lo pases requetebien, Pilar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues no dejes de empezar a planearlo...

      Besos

      Eliminar
  4. Morella, bello lugar y frío por estas fechas, lo he visitado varias veces. Y la comida... mmh!

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La comida deliciosa, sin la menor duda.

      Un beso

      Eliminar
  5. No la conozco.
    Dan ganas de ir después de leer tu post.

    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Yo me he quedado admirando un largo rato ese precioso templo gótico, nadie diría que esconde tanta belleza en su interior, la escalera que lleva al coro, con los relieves que tiene, es espectacular.
    Has hecho un viaje fantástico y, como nos lo has explicado tan bien, es un lugar que me encantaría visitar.
    ¡Pero que bien has empezado el año!
    Cariños en el corazón.
    kasioles

    ResponderEliminar