, , ,

Naranjas y limones

Hace años por motivos profesionales adopté la costumbre de contar, separando por sexo, las personas que acudían a diferentes actos, constatando que la paridad es un fenómeno similar a las meigas, haberlas haylas, pero nadie sabría decirte dónde encontrarlas.

Con el tiempo la costumbre devino en manía y ahora cuento cuántas mujeres y hombres hay en cualquier sitio, y si me aburro trato de determinar cuál es el motivo de la disparidad entre ambos sumandos, la categoría profesional de unas y otros, el porcentaje de intervenciones y otros muchos factores hasta hacerme con una composición de lugar con perspectiva de género. Así asisto a un concierto, veo una película, leo una novela, acudo a una reunión en el colegio, pongo la TV o escucho la radio y cuento el número de artistas, personajes, padres, madres, colaboradores, tertulianas, presentadores, invitados, corresponsales, y suelo llegar a una misma conclusión; siempre hay más hombres.

No soy neutral, soy mujer y percibo la desigualdad como buscada o al menos como no evitada, pero últimamente me estoy dando cuenta de que no es tan sencillo, hasta cuando la opción de acudir, intervenir, participar activamente o permanecer en silencio es personal y libre, ellos son más. Incluso cuando hablamos de gente joven dónde los condicionamientos familiares son más débiles, ellas son más remisas a dar un paso al frente, significarse o plantear sus ideas; en los espacios públicos las mujeres siguen quedándose atrás, también por decisión propia. Valga como ejemplo el proceso de candidaturas en Podemos Aragón, donde se han postulado muchos más hombres que mujeres y ha sido preciso ajustar más que el orden por votación para configurar una candidatura paritaria en cremallera ya que no ha habido candidatas para todas las áreas.

¿Por qué nos quedamos atrás? Quizás es falta de costumbre, o no estemos dispuestas a asumir determinadas responsabilidades, o nos importe menos figurar que colaborar, quizás no necesitemos repetir en voz alta el argumento ya repetido de otr@ compañero, o somos más duras al juzgarnos y pensamos que siempre hay alguien mejor, más preparado, quizás...

No lo sé, pero deberíamos pensar en el coste que para todas como mujeres y para tod@s como sociedad tiene esta opción de silencio, la igualdad no se pide, se alcanza también mediante la presencia activa y la asunción de parte del vértigo de apostar fuerte por lo que queremos.

La composición del nuevo gobierno griego sin ninguna ministra (sí cuenta con viceministras y secretarias de estado), me sorprende mientras termino de escribir esto y de nuevo constato que ellos no nos eligen.

16 comentarios :

  1. Pues no sé, no se habrá dado esa circunstancia. De todas formas "detrás de un gran hombre siempre hay una mujer" grande o no pero que da ideas de sensatez muchas veces, estoy segura. Además no a todas las mujeres que lo valen les gusta la pasarela. Y no siempre lo mejor está a la vista ( Antoine de Saint-Exupéry)

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me quedo con la frase de Saint-Exupéry, pero la visibilidad es importante
      Un beso

      Eliminar
  2. Y ahora que lo pienso...mira a Rajoy, rodeado de mujeres que no le sirven para mucho.
    Guardar las apariencias por quedar bien, no siempre resulta eficaz. Y ya veremos cuando gobierne en España Carme María Chacón Piqueras. Ahí nos las veremos. Jaja.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que ellas sean tan buenas/malas/peores como ellos es un signo de igualdad, por lo feo pero igualdad.
      Y si eso es lo peor ;)

      Besos

      Eliminar
  3. Algo parecido me pasa a mí aunque no de manera obsesiva, es cierto lo que dices, pero sin embargo estando en dos club de lectura con una media de 25 personas solo somos dos hombres los que participamos, a veces me cuesta hacer análisis sobre género.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. También esa disparidad tiene su lectura ¿verdad?
      Un saludo

      Eliminar
  4. En materia de género el análisis es múltiple. En la universidad hay mayoría de estudiantes, hay más licenciadas que licenciados y, sin embargo, los puestos de dirección en cualquier especialidad es mayoritariamente masculina. En periodismo hay mayoría absoluta de mujeres hombres y sólo una minoría, pero muy minoría de medios están dirigidos por mujeres. Y no es porque las mujeres den marcha atrás.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No todas dan un paso atrás, pero me sorprende ver cuántas no quieren darlo adelante, deberíamos pensar porqué, mi peculiar teoría es que las filas delanteras están montadas para un estilo de dirigente que encaja poco y la pereza de tratar de cambiarla se une a la de "enfangarse"
      Lo normal es que ellos no cuenten con nosotras, pero además de seguir empujando ahí, creo que debemos pensar en la otra parte.

      Un beso

      Eliminar
  5. En cualquier faceta o empresa que se lleve a cabo si es inteligente, lo es, más la mujer que el hombre.

    Besos Pilar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo no diría tanto, pero realmente pocos deben pensar como tú, lamentablemente

      Besos

      Eliminar
  6. Fíjate que en la adiministración somos mayoría absoluta de mujeres, pero los puestos de mando corresponden a hombres. Y antes pensaba que era por el machismo arraigado, pero con el paso del tiempo he comprendido que somos nosotras mismas las que evitamos esos mismos puestos. Conozco a mujeres brillantes, tomo café con ellas todos los días, pero no quieren, no necesitan, o no se ven asumiendo ese tipo de responsabilidades. Soy la excepción. Es una pena, porque de todas es probable que yo sea la menos cualificada para ello.
    Un saludo, Pilar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa situación es la que trataba de valorar, creo que esos puestos conllevan determinados condicionantes (creados por sus anteriores ocupantes, hombres sin más vida/obsesión que ese puesto) que se nos hacen muy poco atractivos.
      Ánimo valiente, tú puedes.

      Besos

      Eliminar
  7. Son muchos siglos de diferenciación arbitraria, cuesta comprender la igualdad en todos sus términos.

    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Poco a poco, creo que avanzamos.

      Saludos

      Eliminar
  8. Hola Pilar !!!
    En un espacio tan trillado como es el mundo de los blogueros, es una suerte dar con uno tan especial, fresco, ligero ... sus contenidos penetran suavemente y sientan bien, (oye... parece que estoy tomando un spritz) desde que lo descubrí es un gozo visitarlo, estoy en la misma onda y me encanta que haya una voz que denuncie o exprese lo que pensamos muchos ...
    Muchas gracias !!!
    Saludos
    Concettina

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu visita Concettina, no se las opiniones, pero sin duda estamos de acuerdo en ese spritz, así que ponte cómoda.
      Un saludo

      Eliminar