, , , , , , ,

Tribuna ajena: El Gran Wyoming

Casi cada noche nos congregamos a cenar al ritmo de El Intermedio, algo así como la resistencia disfrazada de un humor cada día más ácido, un programa que existe en un medio privado, La Sexta, porque su dueño el recientemente fallecido Don José Manuel Lara, lo permitía cada día a pesar de las solicitudes de la Vicepresidentaparatodo, de limitar la crítica que entienden favorece a un PODEMOS que sin cocina supera en casi 5 puntos al PP en intención de voto, según el CIS.

Pero hoy no os traigo un vídeo del programa, sino un artículo de su presentador, El Gran Wyoming, que habitualmente escribe en InfoLibre, uno de esos nuevos medios digitales que solicita la ayuda de sus lectores para seguir haciendo un periodismo independiente.

El artículo se titula La era de los escorpiones (AQUÍ en su espacio original) y en él analiza sin medias tintas la realidad en la que nos encontramos, que lamentablemente da para muy pocas risas.

La era de los escorpiones

Sarkozy fue el primero en afirmar tajante: Tenemos que refundar el capitalismo. Tan grandilocuente aseveración sirvió como un compás de esperanza para los ciudadanos cuando se descubrió que grandes grupos financieros estaban vendiendo productos tóxicos, hipotecas subprime, envueltas en papel de celofán para que parecieran otra cosa, es decir, que las sacrosantas instituciones que forman el mascarón de proa del sistema capitalista, que reclaman libertad absoluta para operar en los famosos mercados de los que depende nuestra vida, exigiendo que el Estado no meta las narices en sus asuntos, esas corporaciones, aprovechaban la impunidad que les confería su amenaza permanente de hundir la economía global y con ella llevarnos al caos, para delinquir. Estaban vendiendo carne podrida recubierta de una fina capa de solomillo a precio del segundo. Se descubrió que los padres del Sistema eran unos delincuentes. Vaya descubrimiento, se dirán algunos, pues sí, se descubrió de forma oficial.

A partir de ese momento salieron a la luz, aprovechando el pánico, casos y más casos de corrupción y malas prácticas en las entidades bancarias que pudieron llevarse a cabo con la colaboración de las agencias reguladoras, calificadoras y auditoras mientras el gobierno de turno miraba para otro lado. Hasta las altas instancias de la UE se prestaron a falsear las cuentas, como en el caso de Grecia, para llevar el agua a su molino. Pasamos de golpe del prado de los unicornios rosas, al infierno que pintaban los flamencos.

Sarkozy fingió a la perfección que esta estafa le resultaba intolerable y sus palabras contra el capitalismo criminal sirvieron de bálsamo para inhibir una posible reacción enfurecida de las masas. Que fuera una de las cabezas visibles de la derecha europea la que cargara contra el sistema opresor y ladrón exigiendo su humanización relajaba al vulgo al punto que se llegó a creer una reforma desde dentro. Y así fue, la reforma se produjo, pero no en forma de solución, sino de puñalada por la espalda que se plasmó en la abolición de derechos fundamentales que habían regido la convivencia y el trabajo, encarrilando el mundo hacia propuestas de explotación que no se veían desde el fin de la Segunda Guerra Mundial. Es lo que se conoce como “doctrina del shock”. 

Sarkozy cumplió a la perfección su papel. Ni siquiera hizo falta que su señora sacara la guitarra para amansar a las fieras.

Del mismo modo que los doctos padres de la Iglesia después de siglos dándole vueltas concluyeron “porque así conviene” que la virginidad de María es perpetua, antes, durante y después del parto, los omnipotentes padres del Sistema salieron de su cónclave afirmando la pureza de su negocio y la desfachatez del ciudadano que, al vivir “por encima de sus posibilidades”, lo había destruido todo. No se volvió a hablar de aquellas prácticas delictivas que arruinaron el sistema financiero, nada de los bancos y cajas que se escabulleron en la jauría para sacar sus vergüenzas a flote y aprovechar la carta a los Reyes Magos que les preparaban sus respectivos gobiernos para reflotar sus cuentas. No hubo responsable alguno de aquellas fechorías que arrasaron los mercados, dispararon las primas de riesgo y rebajaron calificación de los bancos. Todo quedó en una broma de mal gusto en la que se criminalizó al ciudadano que no tenía responsabilidad alguna y que ahora, según asegura nuestro presidente, tiene asumido que ha de pagar por las fechorías de esos prohombres. Y lo está haciendo con sangre, sudor y lágrimas.

La refundación del capitalismo se produjo, pero en el sentido opuesto, hacia una satanización y condena de la víctima, no del delincuente. Lejos de humanizarse, el capitalismo esta llevando al individuo por la senda de la esclavitud con un descaro y una crueldad sin precedentes.

Se aprovechó el tsunami que provocó la estafa del mercado financiero para acabar con el sistema de salud, de educación, la igualdad de oportunidades, la división de poderes, la independencia de los medios de comunicación, los derechos de los trabajadores y un largo etcétera que nos ha traído hasta una situación que los que mandan definen como reactivación económica y salida de la crisis, y los que no son adictos al régimen, de barbarie escatológica.

La connivencia del poder con la corrupción, sumada a la impotencia de una Justicia que se muestra ineficaz para atajar el problema, entre otras cosas porque sus altos cargos dependen de un Gobierno que los nombra a su antojo y sólo entre los más afines, que luego, por cierto, demuestran cumplir a la perfección con su cometido, vuelven la situación insostenible

Ahora sabemos que los bancos suizos colaboraron en la creación de sociedades tapadera y la evasión de lo sustraído por los corruptos hacia paraísos fiscales, mientras las autoridades jurídicas de ese país dicen no apreciar delito alguno que les lleve a colaborar con nuestra justicia, con lo que se podría dar la traste con todas las investigaciones de casos como el de Bárcenas o el de Gürtel con decenas y decenas de imputados. Ya empieza a percibirse como un leve rumor lo que un tiempo será noticia, para que nos vayamos vacunando: se van a ir de rositas. No va a pasar nada. Entre prescripciones, defectos de forma, recursos, desimputaciones y unas cuantas maniobras más, todo quedará en una pesadilla. Alguno se comerá un marrón, claro, pero los que hicieron ese mundo posible, los que idearon una patria como una SL que hay que ordeñar cada mañana, quedarán impunes y listos para seguir adoctrinándonos sobre economía y ética desde sus púlpitos de los periódicos y la TDT.

Es probable que todo este juego de artificio creado a raíz de los escandalosos casos de corrupción quede en nada. En cualquier caso, habrá servido para demostrar la impotencia de las herramientas del Estado de derecho para atajar la prostitución y degeneración del Sistema Democrático que se está llevando a cabo desde el poder.

Por eso ya no caben los debates sobre si los que roban son una minoría, la cuestión no es esa. No se puede perder toda la energía en achicar agua y calafatear la barca porque lo que está podrido es la madera. Es el Sistema, amigo. Poco se puede hacer con un botiquín de primeros auxilios contra un tumor que crece. 

¿Alguien nos va a explicar los efectos positivos sobre el bienestar de la sociedad que acarrea la venta de viviendas de protección oficial a fondos buitre? ¿Alguien sentará en el banquillo a los responsables de semejante atrocidad? Ese es mi voto

La solución no vendrá de una reforma del Sistema llevada a cabo por los que han convertido ese Sistema en el peor enemigo del ciudadano

Cuando la rana cruzó el río con el escorpión a cuestas, salvándole la vida al evitar que lo arrastrara la corriente, este la picó nada más posarse en la arena. Ante la mirada de incomprensión del batracio, el venenoso animal le aclaró: está en mi naturaleza.

Así son. Lo volverán a hacer si les dejan. Su única sorpresa es que la masa es más estúpida de lo previsto y no hace más que entregar el hacha al verdugo.

10 comentarios :

  1. Resumiendo que es gerundio : El dinero maneja los hilos, ¿Todavía creemos en pajaritos preñados? ¡ay Pilar!!! no aprendemos nada de la historia.
    Un abrazo amiga

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que seguimos creyendo que esta vez, esta vez, saldrá bien y pagaran los malos.
      Y no

      Un abrazo fuerte

      Eliminar
  2. Desde mi punto de vista, tenía que haber muchos como El Gran Wyoming. Hace un programa muy interesante, y es un tipo muy inteligente, aunque para muchos su humor resulte soso y pedante.

    Besos Pilar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tendríamos que poder escuchar a gente como él en otros medios, pero...

      Un beso Rafa

      Eliminar
  3. Que el sistema está podrido ya lo sabemos algunos, es bueno que personajes públicos del calibre de Wyoming lo diga, ellos tienen altavoces donde se que le escucha, lo lamentable de todo esto es que se tenga que escuchar o leer, como ciudadanos que pasan penalidades todos los días esto no le vean. Los voceros oficialista tienen todo el poder mediático en las manos.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quizás eso explica el CIS ¿no?
      Saludos

      Eliminar
  4. Pues tenías razón. Para ser el Wyoming me ha hecho reír bien poco. Se me ha helado la sonrisa. Conocemos lo que piensa pero cuando lo lees así y además entiendes que es verdad da hasta un poco de miedo. Creo que lo he dicho muchas veces pero este es mi héroe español desde siempre. Casi desde el principio cuando ya se topó con el rey y perdió aquella batalla. Pero solo para reponerse y seguir haciéndoles de mosca cojonera, Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buen análisis, duro y ojalá se equivoque.

      Un beso

      Eliminar
  5. Nuestros intelectuales nutricios, ciegos, sordos y mudos. Sólo la dignidad de unos pocos nos salva de la vergüenza.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bien pocos, me temo.

      Por cierto el artículo de hoy de Maruja Torres en El Diario te encantará.

      Un beso

      Eliminar