, , , , ,

Varufakis o el porqué del pulso griego

Exceso de información
Acostumbrados a un exceso de información, de conexión en tiempo real/virtual con cada esquina del planeta (en el que alguien crea que debemos tener interés, y mientras así sea ¿quien sabe ya nada de la pandemia del Ébola en tierras africanas?) se hace muy complicado sacar tiempo y ganas para analizar cualquier cosa. Así nos conformamos con los titulares de Twitter y creemos que hemos leído la prensa, o escuchamos la tertulia de los afines y nos vamos a la cama convencidos de tener una idea fundamentada para pensar lo que ya pensábamos.


Para acercarnos a un criterio propio necesitamos más esfuerzo, más tiempo, más ganas y francamente ser los más conscientes no nos hará los más felices, pero hay defectos que ya es tarde para corregir.

Yannis Varufakis
En esta oleada de simpatía o repulsa por el nuevo ministro griego de economía, Yannis Varufakis la mayoría apostamos a favor o en contra sin muchos más motivos que el apoyo al que parece más débil (el pueblo griego no levanta cabeza tras estos años de rescate y su futuro no puede ser más negro) o el posicionamiento con el poder establecido (al fin y al cabo les hemos prestado dinero y si nosotros obedecemos, ellos con más motivo).

Sabedora de mi curiosidad por la economía y mi simpatía con este hombre atractivo (asumo que si fuese bajito, gordito y con gafas Varufakis tendría menos tirón) una antigua compañera me ha hecho llegar un artículo suyo en el que recoge la base de su pensamiento. No es una entrevista corta ni tampoco la transcripción comentada de su libro El Minotauro global, sino la elaboración ordenada de una charla ofrecida en Mayo de 2013 y que lleva por título Confesiones de un marxista errante en medio de una crisis europea repugnante publicada por la Revista Sin Permiso, (aquí el enlace

Son 13 folios en los que desgrana y justifica el porqué en este momento histórico a la izquierda radical le toca ayudar a estabilizar el capitalismo, siendo prefectamente consciente de que la Unión Europea es un cártel fundamentalmente democrático e irracional, que ha llevado a los pueblos de Europa por el camino de la misantropía, el conflicto y la recesión permanente. Matrix, el análisis marxista de la economía, sus errores, Keynes y la Gran Bretaña de Thatcher sirven al autor para justificar su premisa de aliarse con la derecha y los mercados, si es preciso, para poner punto final al círculo vicioso de austeridad y crisis, alertando del riesgos de bailar a la luz de la luna con el diablo en el que a su juicio cayeron los socialistas que no consiguieron cambiar el mundo pero si cambiarse a sí mismos mejorando...sus circunstancias privadas.

Escribo esto con el eco del ultimátum del Eurogrupo resonando en las noticias y cruzo los dedos por su triunfo en este pulso asimétrico que mantiene en Bruselas, no frente a sus socios, sino frente a una concepción de los mercados como nuevos dioses capaces de  proveernos de lo que necesitamos, aun a nuestra costa, nos jugamos tanto.

13 comentarios :

  1. Difícil lo tiene Don Varufakis y todo el pueblo griego....pero conversando llegan los acuerdos, no???...beesssoosss

    ResponderEliminar
  2. Echar abajo lo establecido siempre da miedo, quizás sin miedo no nos parezca tan dramático; el pueblo griego siempre ha estado ahí, mucho antes de este sistema monetario. Yo creo que habrá salida sin que nos cuenten toda la verdad...

    Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Mientras este político griego lucha contra los molinos del capitalismo, un país no muy lejano y en similares circunstancias le exige que pague lo que le debe, al tiempo que manifiesta que los pobres son pobres porque le hemos prestado dinero, ¡¡dios, lo que hay que escuchar!!, una pena que no existan varios Varufakis sin miedo al ogro del capital y de los mercados, hasta ahora lucha solo como un buen Quijote, una pena que en el país donde nació este personaje no le imiten.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo nuestro es síndrome de Estocolmo, cuando poco

      Eliminar
  4. Pase lo que pase Varufakis sí lo está intentando y creo que seguirá haciéndolo. A los griegos les pasa lo que a nosotros, que pasados gobiernos de chorizos les esquilmaron y ahora se les criminaliza como si tuvieran la culpa de no pagar. De no pagar lo que no tienen. De momento el tablero es la europa neoliberal contra Grecia y esta última lo tiene negro. A ver... Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo tienen mal, pero no se han rendido. Creo que se da una comunión entre los nuevos dirigentes y el pueblo que me da mucha envidia.

      Eliminar
  5. Por lo que hemos podido saber, parece que no han conseguido del todo lo que pretendían y siguen ganando los de siempre. Varoufakis ha aportado una imagen nueva (dejémoslo en diferente por lo menos) y ha encontrado muchas simpatías por esa imagen, pero su importancia radica en su bagaje previo, en planteamientos también diferentes que han llamado la atención por la valentía que han supuesto en un ambiente sombrío y de cabezas gachas. Al menos un intento de algo diferente que nos otorga ciertas esperanzas a quienes asistimos desde fuera a este proceso. ... creo.

    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierta esperanza de que otro modelo es posible

      Eliminar
  6. Muchas gracias por la información (oportuna, interesante). Leeré el artículo y luego volveré para comentarte mis conclusiones.
    Un besote entretanto,
    rafarrojas

    ResponderEliminar
  7. la página ésta SinPermiso está muy bien.... Me he leido una de las muchas cosas de Varoufakis que aparecen, siguiendo tu indicación temporal, pero es más autobiográfico que otra cosa. Miraré más. Lo que sí es cierto es que nuestro capitalismo, nuestro Imperio, nuestra forma de vida, necesita una revisión moral y social. Y manda huevos que lo diga uno que ha sido de deresssshas de toa la vida, pero es que esto ya es un descojone... Por eso digo que a las siguientes voy a votar por upyd o por ciudadanos (no, no por el P de PI, porque lo único que le veía realmente bueno era la honrada aspiración a la honradez y ahora ni siquiera estoy seguro de eso).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Rafa el artículo en cuestión es el titulado "Confesiones de un marxista errante en medio de una crisis europea repugnante" aparecido el 22 de diciembre, y que por cierto aparece hoy en algún medio británico, prueba con este enlace: http://www.sinpermiso.info/articulos/ficheros/yvarou.pdf

      Ya me parece razonable cambiar de intención de voto, ya. Aunque entiendo que es un proceso casi doloroso.
      Si lees a Varuhakis, vuelve y lo comentamos.
      Un saludo

      Eliminar