, , ,

Vergoña máxima

Monte GurugúLa primera vez que el Mediterráneo se tragó a penas a unas millas de Lampedusa a más de 300 personas que trataban de encontrar un lugar que les permitiese vivir en el sentido amplio del término, el Papa Francisco clamó "vergoña" y las instituciones Europeas e Italianas se dieron por aludidas e idearon un sistema de protección y vigilancia que ha permitido a muchos inmigrantes ilegales ganar tierra donde pelear sus derechos.

Hoy aún no sabemos el número de los fallecidos apenas en el mismo trágico lugar de Lampedusa, pero sí que el dispositivo se había retirado y sustituido por otro más barato, mucho más barato para quienes lo pagaban claro, porque el valor de las vidas pérdidas no es calculable.

Y mientras la jueza de Ceuta se atreve a citar a los 16 Guardias Civiles que hace un año estaban en el Tarajal repeliendo a un grupo de inmigrantes ilegales con trágicos resultados, sin que al menos por el momento se haya planteado que cumplían órdenes de quienes negaron la evidencia (incluso ante la realidad incontestable de las imágenes).

Y sin que tengamos imágenes los cuerpos y fuerzas de seguridad del estado marroquí ha capturado a quienes esperaban en el Gurugú y en las proximidades de Ceuta un momento idóneo para intentar el salto, y los han desplazado a centros de detención muy alejados de nuestras fronteras.

No sé si el Papa Francisco ha dicho algo hoy al respecto, pero más allá de vergoña máxima, no se me ocurre qué. Lamentablemente aquí nos quedamos, hoy los lloraremos, si algún periodista o alguna ONG nos proporciona información les seguiremos la pista, pero nada más, sus vidas valen lo que el polvo en sus zapatos y eso si los grabamos.

12 comentarios :

  1. Exclamaría lo mismo Pancho si los negritos invadiesen el vaticano?
    Muchos son buenos para exigir buenos modales en casa ajena

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. toda la razón, mucho de hablar poco o menos de hacer.
      Triste

      Eliminar
  2. Da igual lo que los repriman y lo lejos que se los lleven, volverán, lo seguirán intentando y muchos seguirán muriendo en el intento, la pobreza, la miseria, el hambre y la desesperación son testarudas, nada ni nadie podrá evitarlo... bueno si, un sistema más justo, más humano, menos egoísta y criminal dirigiendo el mundo, eso creo que si podría evitarlo.

    Un beso, Pilar.

    ResponderEliminar
  3. Nada que decir, magnífica entrada.

    Saludos

    ResponderEliminar
  4. Y lo peor de todo es que se olvidan de ellos.

    Besos Pilar.

    ResponderEliminar
  5. También vergoña para los países que llevan a que su gente salga así de desesperada y con tanto riesgo y tanta mafia. Bueno, para sus países no, para sus gobernantes. El problema empieza mucho antes de llegar a una frontera. Lo que ocurre es que en la frontera vemos la trágica solución que nos conmueve. Buen fin de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vergüenza de los de siempre, aquí y allá.

      Eliminar
  6. Vengo pensando desde hace unos años que estamos metidos en una "guerra mundial moderna, de diseño", diferente a las pasadas, revestida de una capa de hipocresía donde los intereses de las distintas fuerzas, tiran ... pero hacia sí ... claramente es un exterminio moral y físico, nos anestesian con discursos populistas (mentiras) falsas promesas y ahí estamos quietos esperando que esto acabe ... pero esto no se acabará, a no ser que se mire el ejemplo lo que sucedió en Europa, a fines del siglo XVIII.
    Acaso soy demasido pesimista ?
    Saludos!!!
    Concettina

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Concettina.
      creo que no te equivocas, es otro modo, pero es la guerra de los que pueden contra los demás, que son prescindibles.
      Un saludo

      Eliminar