,

Gregarios

Una de las partidas de gasto público que sobreviven a crisis y recortes, es curiosamente (o no tanto), la de formación interna, así que cada cierto tiempo comparto unas horas con compañeras y algún compañero en franca minoría (ayer 17 a 3) aprendiendo cosas que si ser siempre útiles en ocasiones son curiosas.

En este caso, dos experimentos sobre la conducta humana y el condicionamiento social, la teoría es curiosa, pero lo mejor son los experimentos que a modo de ejemplo dotan de trascendencia la afirmación de que a las personas nos supone un enorme esfuerzo alejarnos de lo que dicta el grupo, ya sea en situaciones absurdas como en este ascensor:


 

Como en este otro caso, el conocido experimento de Asch, que demuestra cómo estamos incluso dispuestos a asumir un error ajeno antes que defender nuestro criterio.

La reacción inmediata es sonreír y pensar que nosotros no, que no giraríamos en el ascensor, que defenderíamos la realidad de lo que vemos, que estos son experimentos poco serios, que parecen más retazos de programas de cámara oculta, y quizás somos la excepción, la rara avis, quizás. Pero aún en ese caso es importante no olvidar que la mayoría de los procesos que nos afectan son sociales.

Quizás desde este punto de vista, se entiendan mejor las encuestas.





14 comentarios :

  1. Sin duda todos estamos condicionados socialmente, en mayor o menor medida es así, ahora bien jaja este pobre pánfilo del ascensor se gana la palma...esperemos que este sea un caso agudo ... aunque viendo le resultado de las urnas aaaño tras año no sé... ¿a ver si vas a tener razón y este es el reflejo del perfil medio? ayyy Diooss... ya solo nos quedará llorar ...:)

    Un besito, gracias por la sonrisa y feliz finde guapa!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una sonrisa con carga de profundidad, me temo.

      Un beso

      Eliminar
  2. Es cierto que somos animales sociales y además gregarios, pero esos tipos de experimentos no pueden generalizarse, es en el ascensor donde las personas nos sentimos más agredidos, nuestro "espacio" es ocupado sin remisión.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me quedo con esa explicación, que encaja algo menos con el experimento de Asch, pero necesito aunque sea un clavo ardiente para agarrarme.

      Besos

      Eliminar
  3. Por favorrrrrrrr!!! ¿en qué mundo vivimos? perdona, pero debo ser muy rara porque yo todavía saludo cuando entro en un ascensor, a la cajera del super, etc. etc. creo que sólo me falta dar las gracias al cajero automático del banco.
    Un abrazo amiga

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si es que tú eres especial, y me temo que cada día más única.

      Besos

      Eliminar
  4. No es mi caso.
    Para lo bueno y para lo malo.
    Yo veo un grupo y echo a correr en dirección contraria.
    Y desde luego si tengo que estar a la fuerza con ellos no va a ser su mejor día...

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Solo espero que no seas la excepción que confirma la regla.

      Besos

      Eliminar
  5. Bueno, en el ascensor giraria yo tambien para no enfrentar tantas caras. Por lo de ser gregarios depende. Cuanto mas seguros nos sentimos en una materia menos lo somos. Si estamos desorientados en algo o en algun lugar hacemos lo que vemos. Buen fin de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Entonces el problema es saber cuántos nos tomamos la molestia de investigar, pensar y adoptar una posición consciente y cuántos declinan el esfuerzo y se dejan llevar por la corriente.

      Ayer me cayó una granizada impresionante en tu ciudad ;)

      Eliminar
  6. Yo que estoy a costumbrada a ir contracorriente, también me giraría si fuera la primera vez que cojo es ascensor claro, ja ja ja

    Un besote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mantenerse firme frente a la mayoría....difícil.

      Un beso gordo

      Eliminar
  7. Buena reflexión. Es difícil sustraerse a nuestro instinto de grupo, y a no salir corriendo todos juntos si la mayoría corre: por algo será, y donde fueres haz lo que vieres.

    Ahora bien, creo que en lo superficial. En lo más profundo, meditado o intelectual dudo que seamos tan gregarios. Como dijo S. cuanto más seguros estamos de algo, menos terreno cedemos. No es lo mismo darse la vuelta en el ascensor, o ceder a que la linea es más o menos corta en el experimento de Asch, que cambiar de opinión o de ideología...

    Besos guapísima

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como ya he dicho estoy más que dispuesta a pensar que tenéis razón, la idea de pasar la vida balando al ritmo de otros no me gusta nada
      Me alegro verte de nuevo por estos lares Tita, espero que todo esté muy bien en el mundo real

      Eliminar