Hanami

Hanami cerezos



Abandonar por un breve espacio de tiempo la frenética actividad para dedicarse a la contemplación de lo hermoso y efímero, solo o en compañía de los tuyos, disfrutando, como en una burbuja de la sencilla belleza de la flor del cerezo, se llama en Japón, Hanami.

Nos quedan lejos las islas del sol naciente, y quizás también a desmano la explosión de belleza del Jerte, pero nada nos impide dedicar un momento, en silencio a maravillarnos de la vida que surge como tiernos brotes en los árboles de una plaza.

Un instante detenido en el tiempo, un momento eterno en el que recordar que la vida es un ciclo dónde incluso lo que se mostraba yermo y muerto solo precisa de tiempo para regresar.

9 comentarios :

  1. Hay otros valles con cerezos en flor no tan famosos y más cercanos (http://www.alifornia.es/la-vall-de-gallinera/), este fin de semana lo visitaré. En cualquier caso, siempre podemos encontrar belleza en tantos lugares, ...

    Saludos!

    ResponderEliminar
  2. En solo un minuto y sabiendo mirar y sabiendo sentir, se puede conocer mucho más que aquellos que pasan por la vida como si tal cosa no tuviera importancia.

    Saludos

    ResponderEliminar
  3. A veces hay que dedicarse a la vida contemplativa.

    un beso

    ResponderEliminar
  4. Que nombres más raros que ponen estos japoneses. No será más fácil; llamarle cerezo.

    Besos.

    ResponderEliminar
  5. La vida de contemplación de los japoneses me sorprende. Parecen siempre tan atareados que no sé de dónde sacan tiempo para ver brotar las flores del cerezo. ¿Quién les cuida la casa?

    ResponderEliminar
  6. Bueno, nos pillan a trasmano los campos japoneses, y el valle del Jerte, pero aquí tenemos nuestra propia analogía de la llegada de la primavera :

    Hoy ha sido el primer día de calor apreciable, y hoy he visto a los primeros turistas japoneses de la temporada cámara en ristre.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  7. No conocía este término pero habrá que ponerlo en práctica :)

    ResponderEliminar
  8. Conocía el término porque tengo una amiga japonesa y totalmente de acuerdo: la vida renace en cada estación, disfrutemos de la belleza porque incluso en las rendijas del asfalto nacen margaritas. Disfruta de estos días de descanso.
    Un abrazo cálido

    ResponderEliminar
  9. Necesito tiempo y calma, para disfrutar de la sencilla oscilación de una flor sobre la rama, pero no soy capaz de encontrar ni una cosa ni la otra.
    Respirar, respirar...ahí estamos

    ResponderEliminar