, , , , , , ,

Juego de palabras

Exposición Fernando II
Se acaba de inaugurar en Zaragoza una interesante exposición sobre Fernando II de Aragón, más conocido como Fernando el Católico, interesante personaje eclipsado en buena parte por el brillo de su esposa, la televisiva Isabel, y por la definitiva imposición de las ideas, castellanas primero y francesas después, que privaron a estas tierras de muchas de sus instituciones y principios básicos como “statum est chartae”, estar a lo pactado o el sometimiento al derecho recogido en la fórmula de juramento real “Nos que somos tanto como vos, pero juntos más que vos, os hacemos principal entre los iguales, con tal que guardéis nuestros Fueros y Libertades, y si no, No”, que permitía afirmar que en Aragón hubo antes leyes que reyes.

Nudo gordiano
Fernando II considerado modelo de gobernante moderno por Maquiavelo, tanto que inspiró su obra más conocida, El Príncipe, incorporó a su divisa el “Monta tanto” de Alejandro Magno alusivo a su solución del problema con el nudo gordiano, “tanto monta cortar como desatar"

Seguramente ha sido tener esta historia en la cabeza lo que me ha permitido sonreír sin rabia ante la reforma de la Ley de Enjuiciamiento Criminal, que solventa el debate político sobre la incorporación de imputados en las listas electorales, cambiándoles el nombre; se acabaron los imputados, ahora serán investigados o encausados, según avance el procedimiento. Una solución creativa, propia del tan valorado pensamiento lateral, que permite resolver el problema de modo tajante y sin contemplaciones. O como dirían en el pueblo, más castizamente pero no por ello menos ajustados a la realidad “muerto el perro, se acabó la rabia

Y es cierto que nuestra democracia descansa en la presunción de inocencia y nadie es culpable hasta que se demuestra lo contrario (sentencia firme y no recurrible) y las imputaciones o investigaciones hacen planear una sombra de sospecha quizás no del todo compatible con el citado principio.

Como también es cierto que “hay imputaciones e imputaciones” (Mariano dixit), e incluso podríamos estar de acuerdo en que “es un error excluir a todos los imputados de las listas” si como afirma Felipe González un juez non sancto puede utilizar esta figura para influir en las elecciones.

truco de magia
Pero lo que el mago pretende que no veas, cuando atrae tu atención hacia su mano derecha mientras cambia las cartas con la izquierda, es que nadie tiene un derecho a ser elegido representante político superior al derecho del pueblo a tener representantes dignos, valiosos, ejemplares y de los que pueda sentirse orgulloso.

Se trata de cambiar el foco, de girar el análisis y poner en el centro de todo el debate no al político que quiere seguir siéndolo sino al conjunto de los ciudadanos que merecen ser representados por personas más allá de toda duda razonable.

No aprendemos.

5 comentarios :

  1. No, si nosotros tenemos la lección aprendida. Lo que ocurre es que no tenemos mucho poder para cambiar o decretar sobre la marcha. Dependemos de elecciones y otras herramientas de lento calado. Los políticos, además de aprender la lección pueden (porque tienen poder) reinventar las leyes y no dejar cabos sueltos para que se haga justicia con ellos. Por cierto, escuchando ayer a Mariano en la radio tengo que afirmar que cada vez miente e interpreta mejor. Lo nominaría para los próximos Oscar.

    ResponderEliminar
  2. Tenemos la moral pública tan ausente que hemos llegado al punto de discutir sobre si galgos o podencos. Es que muchos de quienes nos (mal)representan no precisan ser delincuentes para ser indignos. Bien es verdad que somos muy complacientes con nosotros mismos acerca del interés público. Va a ser cierto que necesitamos un reseteo general. Ahí tienes a la Agencia Tributaria equiparando PP con Caritas...

    ResponderEliminar
  3. nosotros sí (o eso quiero pensar) son ellos los que creen que pueden seguir engañándonos impunemente... veremos en las elecciones si hemos aprendido algo o si este juego de palabras les sirve para seguir en sus cargos...

    ResponderEliminar
  4. Con antifaz, sin antifaz, ¡viva victor paz!

    Era un partido politico de corruptos y gozo del poder del 52 al 64.

    Besos

    ResponderEliminar
  5. Si los territorios de la antigua Corona de Aragón pudiésemos recuperar el "status" jurídico de la época de Fernando II, no andaríamos como andamos ahora.

    Ya sabes lo que opino de los "presuntos" mangantes, quiero decir de los "presuntos" investigados. . . .
    Y Felipe, podría dedicarse a la cría del somormujo o a cuidar de los bonsais, los del PSOE le agradecerían el silencio.

    Un beso.

    ResponderEliminar