En tiempo de descuento

Candidato y programa
El tiempo avanza y tanto viejos como nuevos han cumplido con la primera parte de sus deberes, o por designación del jefe o tras procesos más participativos, los carteles ya tienen foto. Ahora nos falta conocer sus programas y decidir.

O al menos así sería en un sistema en que la calidad personal, moral e intelectual de los candidatos pesase tanto que cualquier sombra de sospecha los desacreditase, pero nosotros no somos así ¿verdad?

O en uno en el que los programas electorales fuesen el conjunto de ideas para el desarrollo de los pueblos que los partidos someten a debate, ya que hay más de un modo de hacer las cosas y más de un grupo de personas a quienes convencer, pero aquí tan solo son el triste recuerdo de las promesas cuando no incumplidas directamente contradichas.

Si no estamos dispuestos a confiar en personas y no podemos creer en programas concebidos como cantos de sirena, papel mojado tras el cierre de las urnas, lo tenemos muy difícil.

Quizás deberíamos abrir un poco mente y corazón para dejar que se cuele en ellos un poco de esperanza. ¿lo intentamos?



3 comentarios :

  1. Llevo unos días "asténica", disculpad si fallo a nuestra cita, ya sea aquí o en vuestras casas.
    Estoy buscando el modo de volver

    ResponderEliminar
  2. ¿Esperanza?, se cotiza muy cara.

    saludos

    ResponderEliminar
  3. Ante eso sólo puedo decir una cosa: Ojalá...
    Besos

    ResponderEliminar