, , ,

Entre la lorza y el palmero

Di Caprio y sus lorcitas
Cuando aún no he conseguido aprenderme lo de "fofisano" palabro con el que se pretende designar a aquellos hombres que a pesar de no encajar en los cánones de belleza física imperante (tableta de chocolate, bíceps escapando de las mangas de la camisa...) siguen siendo atractivos, o aún mejor se proclaman como el nuevo paradigma del hombre atractivo, me tropiezo con la polémica del Festival de Cannes, que al parecer resulta más interesante por lo que sucede en su alfombra roja, que se inauguró con la  prohibición de selfies y ahora ocupa espacio a costa de los tacones.

¿Y qué tienen que ver las lorzas de algunos famosos con los zapatos (con o sin tacón) de algunas famosas? Pues quizás nada, tantos días de campaña afectan a cualquiera, pero tengo la sensación de que andamos de nuevo con la eterna ley del embudo en los asuntos hombre/mujer.

Niña a los palmeros
Ellos, hartos de la condena de gimnasio, ensalada y tónica sin gin, han decidido lucir sus carnes caídas y la tan hispánica curva de la felicidad en lo que parece un "esto es lo que hay" muy liberador, y me parece bien, esto es lo que suele haber, y lo otro, esos cuerpos propios de 300, son la excepción, pero mientras celebro su liberación no dejo de tropezar con dietas, ejercicios, tratamientos e incluso operaciones que resultan imprescindibles para afrontar con algún tipo de esperanza el temido momento bikini, mientras deciden en Cannes que para ser glamurosa hay que subirse al palmero.

¿para cuándo la moda de las mujeres normales? 

9 comentarios :

  1. Buena propuesta. Personalmente, no considero que las "famosas" y "famosillas" de las diversas alfombras rojas ( Hollywood, Cannes, San Sebastian, etc. ) sean mujeres normales. ¿ Una mujer normal que trabaja y cuida de su familia tiene tiempo de hacer dos horas de gimnasio al día y, una sesión de maquillaje de tres cuartos de hora antes de salir a la calle. ?. Yo creo que no.

    Y tampoco creo que los hombres que cayeron junto a Leónidas defendiendo el paso de las Termopilas se pareciesen mucho a Brad Pitt o a Cristiano Ronaldo. Eran los ciudadanos de Esparta, eran campesinos convertidos en milicia ciudadana.

    Dejemos la ficción, y salgamos a la calle, al mundo real. Yo reivindico a las mujeres talla XL, con curvas y con encanto. Y apagar la televisión un buen rato.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Ya no soy gordo, soy fofisano, ¡¡yupiiii!!.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. DiCaprio aseguró que ha engorado para interpretar un papel reciente. Y en cuanto a los de 300 se sabe que muchas abdominales lo eran más porque estaban tratadas o pintarrajeadas. La perfección no existe.
    Cada cual ha de estar a gusto consigo mismo. Está claro que el problema siempre son los demás pero si resuelves que los otros no mandan sobre tí, ya eres libre. Besos y feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
  4. Ellas viven de sus figuras y el dios dinero manda en este mundo.

    Los 300 eran soldados profesionales y vivian todo el tiempo haciendo ejercicio y ejercitandose con el uso de la lanza y el escudo.
    Los hoplitas no llevaban nada que cubra sus genitales. Peleaban a culo descubierto.

    ResponderEliminar
  5. Está bien un momento de distracción para despejar la mente ante la pedrea electoral pero, como bien sabes, las mujeres inteligentes siempre van a la moda porque la dictan ellas. Con tacones o sin ellos.
    Ignoraba todo sobre el vestuario de los hoplitas pero me gusta el uniforme.
    Besos

    ResponderEliminar
  6. En mi cole tenemos un cachondeo con lo de fofisano que para qué.
    Que al menos sirva para reírnos :)

    ResponderEliminar
  7. Fofisano, un término muy acertado para estos tiempos que corren. Nada mejor que aceptarse a un@ mism@ tanto por dentro como por fuera. Viva la gente normal y sin complejos.
    Un beso guapetona.

    ResponderEliminar
  8. ¡Qué razón tienes! Son esos los detalles que nos muestran que tanto no hemos avanzado en la igualdad.
    Besos Pilar

    ResponderEliminar
  9. Lo que más me ha sorprendido es lo rápidamente que nosotras (?) estamos dispuestas a asumir una nueva moda que mejore la valoración de las lorzas masculinas mientras seguimos enchufadas a la lechuga en plena operación bikini, parecemos bobas ¿no?
    Un beso a tod@s

    ResponderEliminar