, , ,

A golpe de titular

Resulta chirriante este absurdo proceso por el que a golpe de titular nos echamos las manos a la cabeza, nos mesamos los cabellos y nos preparamos para un inevitable armagedón sin pararnos un instante. Ayer, entre otras "perlas" me sorprendió el revuelo ante las declaraciones de Ada Colau planteando la desobediencia ante las leyes injustas.

La desobediencia civil ha sido y sigue siendo la mejor y más efectiva arma del activismo, ese curioso proceso por el que primero un pequeño grupo y con el tiempo cada vez más personas se plantean NO cumplir la ley; así Gandhi alcanzó la independencia de la India o Rosa Parks prendió una mecha por los derechos civiles de la población negra en Estados Unidos. Analizados con perspectiva, quienes se negaron a obedecer leyes que consideraban injustas, son valoradas como héroes y visionarios, pero en su momento, fueron despreciadas, juzgadas y sometidas al imperio de la ley.

Insumisión
No es necesario irse lejos ni en el espacio, ni en el tiempo, aquí mismo un grupo de jóvenes decidió que cumplir con el servicio militar obligatorio era injusto y se opusieron a ello, muchos fueron a la cárcel y necesitaron tiempo, visibilidad y debate hasta que tod@s nos convencimos de su razón y la ley cambió.

Esperar que una mujer como Ada Colau que ha personificado como nadie la lucha contra los desahucios, deje de defender aquello en lo que cree por haber sido elegida para la alcaldía de Barcelona, es no haber entendido nada. 

Pantoja de permiso
Eso sí, entre el escándalo de la alcaldesa rebelde, la pitada del Nou Camp y la salida de la cárcel de la Pantoja (anuncio de El Corte Inglés incluido) se nos ha olvidado seguir hablando de corrupción, de paro, de pobreza...



12 comentarios :

  1. Parece que exista una ley no escrita que afirme que por muy auténtico que sea uno la llegada al poder corrompe inevitablemente, nos cuesta creer o esperar que llegue un momento o que haya personas que desmientan esa ley. Los "poderes mediáticos" se encargan de recordarlo y de seguir manipulando y entreteniendo al personal.


    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quiero creer que hay personas honradas, lo necesito

      Eliminar
  2. A mí la corrupción no se me olvida pero para lo que me sirve...
    Sobre Colau es la nueva esperanza blanca y se diga lo que se diga ya es bueno que ofenda a quienes deben ser ofendidos. Hace tiempo que son ellos los que nos ofenden a nosotros.

    ResponderEliminar
  3. Los minutos (/horas) que ha ocupado la Pantoja en TV nos define y mucho. Qué pena.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mientras seamos conscientes de que se trata de circo...pero lo dudo

      Eliminar
  4. pues mira, yo ayer, viendo en la tele a la gente aplaudiendo a la pantoja a la salida de la cárcel, conseguí entender que el partido popular siga siendo la fuerza más votada... ya ves...
    y es mucho mejor tenernos entretenidos con eso, no vaya a ser que nos preguntemos por la de papeles que se están destruyendo en nuestros ayuntamientos en estos momentos...
    besotes!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No creas que no me parece oportuna la relación, ;)
      Un beso

      Eliminar
  5. Como ya han dicho antes que yo, los aplausos a la Pantoja, y el hecho de que esta noticia abra el TD1, explica mejor que muchos tratados el mal de nuestra sociedad y que haya quien siga votando al PP tan alegremente.
    En cuanto a la desobediencia cívica hay que ir con cuidado ¿por qué razón puede desobedecer Colau y no quienes están en desacuerdo con ella? ¿No será mejor cambiar las leyes y que rijan por igual para todos? La esencia de la democracia es que todos somos iguales ante la ley. Creo yo, humildemente

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La desobediencia civil parte del principio de cumplimiento, no de lo que la norma marca, sino de la pena impuesta por ello. En todo caso creo que informar a golpe de titular o tiwter ardiente no nos hace ningún bien.
      Besos

      Eliminar
  6. El lema de la izquierda, al menos la izquierda que yo conocí, era que las leyes injustas hay que incumplirlas, el miedo que hoy tiene la derecha y esa socialdemocracia que raya el liberalismo, no solo la frase, es que gente que ha luchando contra esas leyes injustas van a ocupar el poder y pueden cambiarlas, ese es el miedo que tienen.

    Cuando leo y escucho algunos argumentos en contra de esa frase, me suelo asustar, muchos de ellos las cambiarían totalmente, algunos echan de menos al tirano.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo ideal es cambiar las normas para que protejan a quienes lo precisan, la fase de desobediencia en una fase, dura, pero en ocasiones imprescindible. Creo de todos modos que todo se saca de contexto con el objetivo de condenar de antemano a quienes pueden encarnar el cambio imprescindible.
      Un saludo

      Eliminar