,

Los que nunca pierden

demasiada memoria
Uno de mis defectos es sin duda la memoria, vivo así atrapada en una especie de maldita hemeroteca que contrapeso a duras penas con la sabiduría condensada de Alexander Pope "errar es humano, perdonar es divino, rectificar es de sabios", pero en ocasiones me resulta complicado asumir que alguien pueda equivocarse y seguir en el mismo lugar, defendiendo lo contrario, será el poso judeocristiano del proceso de culpa, o que no estoy tan convencida de que el número de sabios se dispare exponencialmente entre aquellos que se han lucrado a costa de quienes debían defender.

En esta galería de sabios (sinvergüenzas apenas arrepentidos que incluso mejoran su posición relativa, tras destaparse sus miserias) ocupa estos días singular espacio el luxemburgués Jean Claude Juncker, un extrañísimo personaje que tras ser pillado con las manos (no sé las cuentas) metidas en un feo asunto de estrategia de evasión fiscal, que ha costado miles de millones de euros en ingresos a los socios europeos, desempeñana el papel de Presidente de la Unión Europea, donde con un estilo histriónico que nunca he sido capaz de comprender atiza sin piedad a todo el que se aleja de la ortodoxia imperante: el capital os hará libres.

entre pillos
Y es ahora Juncker quien se turna con el presidente del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem para asegurar a Grecia de que no hay más futuro que rendirse en el altar de la austeridad y para ello recurre a un argumento especialmente curioso, su personal sentimiento de tristeza, aflicción e incluso traición ante la actitud del Gobierno griego, quizás esos besos de ánimo al holandés, como casta doncella a su amado antes de una justa, en la última reunión no han sido bien entendidos, quizás.

Pendientes de los movimientos que a escala europea e internacional se desarrollen estos días, no puedo dejar de pensar que si toca, procede o interesa Juncker no tendrá problema alguno en afirmar con rotundidad "donde dije digo, digo Diego", y seguir ganando.

 

5 comentarios :

  1. La maldición de la memoria. Pero sin ella estaríamos más expuestos. Contra estos pesos pesados poco podemos hacer pero en otros ámbitos va bien recordar. En el Eurogrupo ya hace tiempo que nos han decepcionado al mismo nivel que los políticos españoles. La misma hipocresía y desvergüenza.

    ResponderEliminar
  2. Reconozco que hay cosas que me sorprenden, seguramente una cuestión de prejuicios, pero creía que estas cosas eran patrimonio nuestro, de los latinoamericanos.
    Un fuerte abrazo.
    HD

    ResponderEliminar
  3. Oh!! ¿Y por qué nos va a extrañar que un personaje así sea el Presidente de la Unión Europea? A mi más me extrañaría que cualquiera de ellos fuera una persona decente, porque no sería nada compatible con lo que implica el Fondo Monetario Internacional. Todos ellos son unos insensibles capaces de cualquier cosa porque para ellos la gente normal no existe.

    ResponderEliminar
  4. Has olvidado a otro personaje, posiblemente el más importante, una tía, la que manda en el FMI, la Christine Lagarde, se subió el sueldo nada más llegar, seguramente no llegaría a final de mes, más tarde fue acusada por abuso de poder, en fin, que los dirigentes de Europa están para ponerlos en un cuadro y jugar con ellos al pin pan pun pero mira por donde son ellos los que nos la dan en todas partes, hoy a los Griegos, mañana puede que a nosotros.

    Saludos

    ResponderEliminar
  5. Como dicen en Las Vegas, la banca siempre gana.

    Un beso.

    ResponderEliminar