,

Atado y bien atado

Nudo gordiano
Dispuesto a emular a Franco, Rajoy se empeña en estirar la legislatura hasta aprobar unos presupuestos que salvo debacle no estará llamado a ejecutar aun cuando consiguiera, que está por ver, ganar las elecciones.

Para ello dejará a las Cortes sin vacaciones y nos perseguirá con promesas revestidas de dinero público, pensando que quizás no sabemos que lo que se aprueba hoy se modifica mañana y tan contentos todos, o no, que el programa del PP no será más creíble por mucho que se publique en el BOE, y que esa Europa tan buena cuando castiga a Grecia, también se volverá madrastra cuando nos pida las cuentas.


5 comentarios :

  1. Quien niega hoy la profecía autocumplida de que todo lo dejó atado y bien atado, quien no se lo crea, es que no vive la realidad.

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Ni a propósito se gobierna tan mal como lo están haciendo estos. La historia les pasará factura,no puede quedar impune tanto atropello a la gente.

    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Más de lo mismo, hartazgo lo que uno siente

    ResponderEliminar
  4. Pues yo creía que no pero ya voy escuchando gente en la plaza (de cierta edad) que cree en las nuevas bondades que promete Rajoy. Qué lamentable el partido y que lamentable su líder, todavía peor.

    ResponderEliminar