, , , ,

Boda en la frutería, pánico en las cavernas

Seating plan abalorica boda
Una vez más sin parar a pensar en cuántas horas de delicado trabajo llevan las cosas os habéis lanzado a criticar el seating plan de la boda, como si no recordaseis lo difícil que es cerrar las mesas, el encaje de bolillos de colocar a cada oveja con su pareja y que no se te queden cojas, porque asumámoslo hay gente a la que invitas pero no encaja con nadie y no hay modo de disimularlo por flexibles que sean en el restaurante. Y si a la dificultad habitual tienes que sumarle el enorme retraso en confirmar la asistencia de algunos invitados más pendientes del impacto electoral que del hueco en la agenda, más que bien les ha quedado.

Y es que resulta sencillo buscar aviesas intenciones, ocultas relaciones entre cantantes y significados invitados, pero ¿qué esperabais para identificar las mesas, nombres de próceres de derechas, versículos de la Biblia, números de recursos de constitucionalidad, frases imborrables sobre las relaciones homosexuales, nombres de imputados del partido? (nosotros optamos por variedades de uva, pero entiendo que las frutas tampoco fuesen una opción para Maroto y su pareja)

El respeto del PP a los gays

Por mucho que algunos como Iñaki Oyarzabal lo negasen (y después lo borrase) la de Javier Maroto y Josema Rodríguez ha sido una boda gay, de esas que el partido al que pertenece el novio ha tratado de combatir por todos los medios sin que le doliesen prendas para ofender a quienes aman a personas de su mismo sexo acusándolas en el mejor de los casos de frutas cuando no de depravados enfermos responsables de todos los males de la humanidad y fundamentalmente de atacar a las familias, de esas que hace años se celebran en España gracias a la decidida apuesta del Presidente Zapatero, de esas que a la mayoría nos merecen el mismo respeto que las otras, de esas que son como las demás, pero con su puntillo, porque iguales en derechos no quiere decir cortados por el mismo patrón y a mí esa elección de cantantes de Eurovisión me parece una poco sutil declaración de identidad.

No soy capaz de entender cómo Javier Maroto sigue siendo representante de un partido que ha despreciado al colectivo al que pertenece, cómo ha soportado humillaciones, insultos, barbaridades argumentadas en base a una interpretación absolutista de un mundo que no existe, pero he de reconocer que en esta boda no se ha escondido y junto a Josema Rodríguez ha celebrado por todo lo alto su amor, enhorabuena.

(No sé qué les habrá costado este bodorrio con 300 invitados pero ver a Mariano Rajoy bailando por Villague People, no tiene precio)

6 comentarios :

  1. Hala, todos bailando In the navy!!
    Mucha hipocresía ppera, si Mariano ya sabemos todos de qué plumas cojea...

    Bss, Pilar.

    ResponderEliminar
  2. yo es que aún no sé como tomarme la noticia...
    besos!!

    ResponderEliminar
  3. Como en las bodas se habla de todo, sería interesante saber si alguien preguntó a Rajoy de Moncloa por los argumentos del recurso que él mismo había presentado ante el TC contra las bodas como en la que estaba presente

    ResponderEliminar
  4. Como en las bodas se habla de todo, sería interesante saber si alguien preguntó a Rajoy de Moncloa por los argumentos del recurso que él mismo había presentado ante el TC contra las bodas como en la que estaba presente

    ResponderEliminar
  5. Dices que no entiendes como ese "personaje" puede estar en un partido que rechaza las uniones entre gay o lesbianas, yo si lo entiendo, desgraciadamente he podido ver como discriminados atacan más fuerte a otros más aislados aún, por ello, no me sorprendo como esta persona, que debería ser abierta a las penalidades de los más desfavorecidos, hace declaraciones sobre los emigrantes o refugiados, este Maroto es lo peor de lo peor y demuestra la hipocresía de el como persona y de un partido que dice representar a todos los ciudadanos.

    Saludos

    ResponderEliminar
  6. No os hagáis mala sangre, yo me imagino al ya marido de Maroto preparando una boda por todo lo alto de los parámetros gays y disfrutando anticipadamente imaginado a esa colección de retrógados "tragando" con una sonrisa falsa en la cara, y la mía se hace enorme.
    Además creo que ahora ya es definitivo, el matrimonio entre personas del mismo sexo NO se discute y eso es para celebrar.
    Besos

    ResponderEliminar