, , , , ,

Cuando nada es más terrible que la imagen de un niño en la playa

Niño europeo en la playa
Cae la tarde y me siento ante el ordenador tratando de recuperar la parte grata de la rutina que supone volver a la vida normal pero mil ideas mueren antes de encontrar las palabras que las vistan porque en el fondo hay una imagen que me tiene atrapada, se trata de un niño sirio en una playa de Turquía.

Y todo lo que me rodea pierde su sentido, ni el examen de mañana del pequeño ni los silencios eternos del mayor de nuevo escondido en su cuarto hora tras hora me parecen importantes, están vivos y a salvo. 

Más y su 3%
Tampoco el escandaloso ruido mediático consigue atrapar mi atención, ni las excusas de saldo de Más opinando sobre el cuándo se levantan los velos de su perpetuo abuso del 3%, ignorando la decencia de quien lleva una vida "robando a los catalanes", ni las maniobras electoralistas del PP buscando convertir el Tribunal Constitucional en un alguacil vendido, ni la vacuidad de la indignación de los demás más preocupados de obtener rédito que de aportar soluciones a una convivencia que cada día recuerda más a un matrimonio pendiente de divorcio por las malas, al fin y al cabo nuestra seguridad no depende de ninguno de ellos.

refugiados sirios cruzan las concertinas europeas de la vergüenza
Leo asqueada afirmaciones del tipo "si tanto te importan los refugiados, llévatelos a casa", o "¿cuánto quieres que te suban los impuestos para acoger a esos refugiados?, Marhuenda", "acogerlos solo servirá para que ganen más las mafias", Cameron", "son una pantalla de humo para infiltrar terroristas" y la rabia me deja la piel en llamas. 

Apenas supone un bálsamo saber que muchos ciudadanos alemanes los están acogiendo en sus propias casas, que el arzobispo de Viena cede instalaciones para más de 1.000, o que Barcelona promueve una iniciativa de ciudades acogedoras; una gota de agua en un desierto de miedo.

Siento que conocer la historia solo sirve para adivinar sin esfuerzo cuál es el terrible futuro que les aguarda, a quienes han tenido algo más de suerte que el pequeño cuya imagen no puedo borrar, se superpone con horas de metraje de playas felices, niños saltando las olas rodeados de familias que los quieren, que los cuidan, supervisados por salvavidas provistos de llamativos flotadores, niños que ríen, niños seguros. 

(Nota: no incluyo la imagen del pequeño, boca a bajo en la arena, con su cuerpo mecido aún por las olas, no quisiera que su imagen navegase para siempre en este espacio)

22 comentarios :

  1. Caramba, la verdad estoy en un dilema por no saber que comentar, acá ha llegado mucha gente de occidente buscando mejores dias, por un lado los que encuentran trabajo es quitandoles a la gente de aquí y los que no encuentran trabajo buscan la manera de sobrevivir y solo la encuentran con el robo y el asesinato. Ese niño inocente que canta canciones en su idioma abre los bolsillos de los peatones y mañana cuando sea mayor ¿cómo ganara el pan de cada dia? Tambien estan presente los loteadores "los sin techo" que se adueñan de quintas y "los sin tierra" que invaden haciendas y se asientan en ellas.
    Como ves el asuntechi es complicado.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya perdonarás Chaly, pero veo la complicación.

      Eliminar
  2. Yo tampoco puedo poner la imagen, Pilar. Me martillea como a ti, y no dejo de pensar en la foto de las niñas y la única manera en la que todos los niños deberían estar en la playa. Jugando, protegidos, seguros, sin huir.
    Me enciende la rabia lo mismo que a ti, igual. Prefiero responder a esas cosas con un ¿Y tú, te quedarías para ver morir a tus hijos bajo los escombros, o despedazados? ¿de verdad?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Convertirlos en lo que son personas, hijos de alguien, este es el único modo de reaccionar adecuadamente.
      Un abrazo

      Eliminar
  3. Tu nota final me sorprende, el caso es que algún periódico de la derecha también ha planteado no publicar la foto por el morbo que ello representa. Sinceramente creo que publicar esa foto demostraría que el problema de estos refugiados es mucho más de lo que nos quieren enseñar, hemos visto un niño en la playa muerto, ¿pero cuantos niños se han ahogado y no hemos visto?, digo más, ¿cuantos niños han muerto antes de llegar a las playas, de un disparo, de hambre, o incluso han muerto junto a sus padres en su huida hacia el "dorado" europeo. La imagen puede ser un símbolo de que la sociedad europea está muerta y eso no se debe de enseñar, también demuestra la insolidaridad de los pueblos, especialmente los ricos, de las organización internacionales y de derechos humanos, la UE, para solucionar un problema, que no tiene voluntad de solucionar, espera 15 días para reunirse, ¿cuantos habrán muerto en ese tiempo?.
    Esta foto me ha recordado la de Kevin Carter que ganó el premio Pulitzer, pero con una gran diferencia entre ambas, la más importante es que aquel niño sigue vivo,
    Puedo imaginar que la foto duele y duele mucho, precisamente por eso tenemos que tenerla presente. para que no se repita y denunciar a aquellos xenófobos que quieren esconder todo el problema tapando, escondiendo todo lo que nos puede abrir la mente.

    Saludos
    ,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No discuto la idoneidad de su publicación, es la noticia hecha carne, pero a mi me duele mucho, no dejo de pensar en sus padres, en cuantas veces acudirían a la playa con su pequeño para jugar y cómo ha quedado allí.
      He puesto el enlace, pero no necesito verlo como un pequeño fantasma derrotado para ser consciente de lo crueles y salvajes que estamos siendo, o peor aún permitiendo que lo sean en nuestro nombre.
      Un abrazo

      Eliminar
  4. Yo no tengo claro lo de la fotografía. Es un tema con el que hay opiniones divididas. Es cierto que hay gente que lo usa por el morbo. Pero también vivimos en una sociedad que no soporta ver la realidad y necesita un filtro. Y si no ves lo que ocurre, su verdadero horror, entonces dirás cosas como esa de "llévate al inmigrante a tu casa". Son esas fotos desagradables las que nos obligan a horrorizarnos y ponernos en marcha para acabar con el horror. Aún así entiendo que no la quieras publicar. Supongo que el nivel de tus blogueros(no lo digo por mí) es alto y no necesita ver barbaridades para estar concienciados. Afortunadamente. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si no la he puesto es simplemente porque los días pasarán y no quiero que se quede atrapado aquí rodeado de otras fotos, otras palabras, otros asuntos que le mermarán el respeto que le debemos...bueno, que me duele mucho, que entiendo su publicación, pero ninguno de vosotr@s precisa verlo aquí. Lamento no ser más coherente.
      Un beso

      Eliminar
  5. Ayer la vi, es terrible como terrible ver a la gente huyendo, todo parece tan lejano. En el primer mundo esto supondría debiera no ocurrir y sin embargo ocurre. En este lado, tercer mundo también ocurren cosas feas. ¿Qué hacer? Es la pregunta mientras mi nieta y yo seguras en nuestro hogar nos preparamos para el nuevo día. Día que muchos niños, hombres, mujeres huyendo, no verán porque la vida la han dejado en el mar, enterrada en la arena hecha -como lo es una playa- para reír y disfrutar.

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Duele terriblemente, porque se supone que nada de esto debería suceder, ni aquí, ni allí.
      Un abrazo

      Eliminar
  6. La imagen de ese niño es tremenda. No creo que haya alguien que no se conmueva. Pero abriendo el prisma y verlo en su totalidad...Yo creo que la imagen es utilizada como un slogan para este problema en concreto; para conmover conciencias. No es la primera vez que se utiliza a los niños, como por ejemplo el hambre en el mundo. Lo cual todo es una manipulación, ya que nunca se tratan los problemas del mundo en profundidad. En unos días nos olvidaremos de ese niño y el problema seguirá igual o peor.

    Y...
    No nos engañemos, los medios de comunicación en lo primero que piensan es en su medio de vida: sus audiencias.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si la dura imagen del pequeño varado, sirve para mover conciencias o simplemente para que nuestro gobierno cambie de actitud...

      Un beso

      Eliminar
  7. Terrible; terrible lo que está pasando y muy bochornoso.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nos avergüenzan tanto que espero que no se nos olvide.
      Un beso

      Eliminar
  8. El ser humano puede llegar a ser repugnante, maligno y vomitivo.
    Incluso puede dirigir "La Razón".

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No merecemos el apellido que acompaña a ser,

      Un beso

      Eliminar
  9. De toda esta barbarie de mundo,de todo este tinglado asqueroso en el que vivimos...me quedo con que hay personas que merecen el llamarse 'humanos'...son los que se han ofrecido a ayudar,cada uno dentro de sus posibilidades.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por poner la luz en lo que merece la pena.
      Besos

      Eliminar
  10. Pues verás... no me gusta ver la imagen por todas partes, porque el padre la verá y le tiene que destrozar, no por la sensibilidad del resto, ni siquiera por la mía. Es más... espero que no seamos capaz de olvidarla nunca, quizás así recordemos lo realmente importante.
    Es desgarrador, terrible, y tantos adjetivos más que me faltan las palabras
    Besos

    ResponderEliminar
  11. Me emociona los distintos niveles de sensibilidad que estoy conociendo ahora que he puesto el foco en ella. Tus palabras, por ejemplo, me parecen poderosas, valientes, clarividentes y propias de alguien a quien le importa lo que sucede a su alrededor. No entro en el asunto de si la imagen sí o la imagen no. Respeto por completo tu punto de vista y comparto tus argumentos. Para qué queremos justificarnos con atender a los refugiados si hemos permitido que su pais y sus casas se hayan destrozado por completo a lo largo de cuatro años de guerra infernal. Un beso muy sentrido

    ResponderEliminar
  12. Me emociona los distintos niveles de sensibilidad que estoy conociendo ahora que he puesto el foco en ella. Tus palabras, por ejemplo, me parecen poderosas, valientes, clarividentes y propias de alguien a quien le importa lo que sucede a su alrededor. No entro en el asunto de si la imagen sí o la imagen no. Respeto por completo tu punto de vista y comparto tus argumentos. Para qué queremos justificarnos con atender a los refugiados si hemos permitido que su pais y sus casas se hayan destrozado por completo a lo largo de cuatro años de guerra infernal. Un beso muy sentrido

    ResponderEliminar
  13. Una fotografía que rompe el alma, una fotografía que hace pensar. Y sobre el comentario que una persona ha dicho que los refugiados o extranjeros le quitan el trabajo a la gente de aquí, preguntaría yo, no será que hacen el trabajo que los de aquí no quieren hacer?

    Un saludo guapa

    ResponderEliminar