, , , ,

Por palabras, pagar por trabajar

Anuncio por palabras



Publicar este anuncio en el Heraldo de Aragón ha sido la iniciativa de un padre muy preocupado por su hijo (39 años y un hijo) que en pocos meses va a agotar las prestaciones por desempleo sin encontrar un nuevo trabajo.  

Imagino a este padre, tratando de "colocar" a su hijo mediante su "red de contactos", leyendo los anuncios con el ansia de un perdido en el desierto, viendo transcurrir la noche sin poder enganchar el sueño, viviendo con miedo los encuentros, las llamadas y las visitas, tratando de hablar de otras cosas, de ayudar sin hacer de menos y finalmente dispuesto a tragarse la dignidad y ofrecer lo que ha conseguido atesorar para ofrecerle una oportunidad.

Dice que ha recibido una veintena de llamadas más interesadas por ayudar que por capitalizar una oferta, quizás porque necesitamos ver a las personas que hay detrás de los números y apostar por ellas; pero si analizas la iniciativa con frialdad y distancia (nada más lejano al impulso que lo hace nacer) estamos ofreciéndonos pagar por trabajar.

O con más propiedad: pagar para que alguien a quien queremos trabaje y recupere así el control de su vida, porque cuando pierdes el trabajo no sólo se van los ingresos que te permiten vivir sino mucho más.

La ministra que jamás trabajó. Fátima Báñez
Imagino que nuestros nuncasuficientementebienvalorados responsables políticos no habrán tenido tiempo para ver este anuncio, como tampoco para darse cuenta que cuando hablan de recuperación, de creación de empleo o de la normalidad de que crezca el paro en agosto están hablando de personas, personas a las que el desempleo borra del espacio público.

14 comentarios :

  1. Es que los empleos que crean los gobiernos no son para profesionales y la empresa privada contrata a novatos profesionales y asi ahorrarse muchos dolares. Tambien llegan de Europa profesionales jubilados de gran valia y asesoran gratis a empresas de esta forma aquel ciudadano que a invertido un gran capital para obtener una maestria o un doctorado se muere de hambre o termina de taxista.
    Todo complota contra el profesional de primer orden y de ahi el aviso de ese padre desesperado por su hijo.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los gobiernos no crean más que las condiciones para que se desarrolle el juego, eso sí, eligen si se trata de un juego limpio o una trampa de truhanes

      Eliminar
  2. Gracias a la reforma laboral y a que resulta mas barato externalizar servicios, una fundación privada que tiene concediada la responsabilidad de administrar personas que la justicia les ha quitado la responsabilidad de administrarse, les paga a su trabajador social, del que pesa buena parte de su responsabilidad, la friolera cantidad de 900 euros y un contrato de 4 meses. No me sorprende nada lo de ese padre ni los falsos autónomos, hace unos dias el trabajador que me puso la fibra en casa me abochorno sus condiciones laborales.

    Cuando escucho la TV, me digo que tengo que estar equivocado, estamos en el mejor pais Europeo, me lo creeria si no tuviera familiares y amigos que lo estan pasando mal por sus hijos.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La realidad es cabezota por mucho que la maquillen.
      Un abrazo

      Eliminar
  3. Alguna que otra vez ya he visto por ahí, otro tipo de anuncios muy similar, y la verdad es que te produce una gran tristeza.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El problema es quizás que la tristeza no deja quietos, asustados.
      Un beso

      Eliminar
  4. Querida Pilar un padre hace lo indecible por un hijo, sobre todo para que no pierda la fe en si mismo. Tengo tres pajaritos y pensé que la mejor herencia que podía dejarle era una carrera. Los tres trabajan ¡menos mal! pero ninguno en aquello en lo que invirtieron años de estudio.
    A veces pienso en un ejemplo que decía mi abuelo: nosotros vivimos en el sótano, tus padres subieron al bajo y ahora tú al primer piso, los tuyos subirán al segundo... Mi abuelo murió cuando llegó al gobierno Felipe González hoy lloraría al ver que mis hijos y los hijos de mi generación no pueden seguir subiendo pisos.
    Un abrazo amiga

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y bajando vamos, preciosa, bajando.
      Un abrazo

      Eliminar
  5. Sólo puedo decir que me indigna escuchar que todo va bien, que ya hemos salido de la crisis y que la precariedad es sólo un factor secundario, que lo que importa es que la gente tiene trabajo. Y lo que tú dices, que en la falta de trabajo no sólo está la perdida de poder adquisitivo, si no cosas mucho más importantes como la dignidad. Me quedo con la parte positiva de la historia: la buena voluntad de esas veinte llamadas que pretendía ayudar, si el gobierno no sabe cuidados el único consuelo que nos queda es la sociedad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por poner el foco en lo positivo, hay días en los que resulta muy dificil

      Eliminar
  6. Una notícia que parece de otra época. No sé si quieren que tomemos ejemplo y paguemos por trabajar o se les ha escapado y estamos viendo una notícia que dice mucho y malo sobre nuestro gobierno.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dice mucho y malo de nuestro gobierno y sobre todo de nuestra "clase empresarial"

      Eliminar
  7. Tendría que ser un aldabonazo en la conciencia de los que andan predicando a todas horas el final de la
    crisis, para mayor gloria de ese tipo tan campechano últimamente que es Don Mariano.

    De hecho ya estamos pagando por trabajar, pagamos con sueldos de miseria, con sumisión bobina a horarios
    fuera de convenios y de normas, con servilismo miedoso, etcetera, etcetera.

    Recuerdo un tiempo con sindicatos combativos, con huelgas para mejorar salarios y condiciones laborales,
    con patronales que negociaban los convenios colectivos con los trabajadores, jornadas laborales de cuarenta
    horas semanales. Y pienso que empiezo a ser mayor, viejo.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Semos viejos, amigo, pero eso no va a impedirnos seguir peleando.
      Un abrazo

      Eliminar