, , , , ,

¿Qué es la historia? ¿Y tú me lo preguntas? La historia es un pretexto

Qué quieres decir cuando dices
Hablar de Historia no es banal, quizás por ello el DRAE recoge hasta diez acepciones para la palabra historia.(Del lat. historĭa, y este del gr. ἱστορία).

1. f. Narración y exposición de los acontecimientos pasados y dignos de memoria, sean públicos o privados.
2. f. Disciplina que estudia y narra estos sucesos.
3. f. Obra histórica compuesta por un escritor. La historia de Tucídides, de Tito Livio, de Mariana.
4. f. Conjunto de los sucesos o hechos políticos, sociales, económicos, culturales, etc., de un pueblo o de una nación.
5. f. Conjunto de los acontecimientos ocurridos a alguien a lo largo de su vida o en un período de ella.
6. f. Relación de cualquier aventura o suceso. He aquí la historia de este negocio.
7. f. Narración inventada.
8. f. Mentira o pretexto.
9. f. coloq. Cuento, chisme, enredo. U. m. en pl.
10. f. Pint. Cuadro o tapiz que representa un caso histórico o fabuloso.

Y aunque probablemente cuando hablamos de Historia con mayúsculas nos estamos refiriendo a la cuarta de las acepciones, no podemos estar seguros; así el libro de Historia de 2º de Bachillerato de uno de mis hijos al referirse a la Guerra Civil apunta que "hay tantas fuentes disponibles para fijar un número de muertos que opta por ofrecer una media" y el de 6º de Primaria que se usa en los colegios bilingües de Madrid afirma que Esperanza Aguirretrajo la modernidad a Madrid”, y es que es tan sencillo que la disciplina académica se convierta en  la obra de un escritor (acepción nº 3), una narración inventada (acepción nº 7) o una simple mentira (acepción nº 8)  que lo único cierto es que nos movemos en terrenos pantanosos.

Toro de la Vega
Quizás por ello me gusta la idea de dejar el pasado en el pasado y si acaso eso es posible, tratar de aprender de él para no repetir errores y avanzar en las direcciones que parecen haber traído algo de progreso a las personas y me resulta muy complicado usar la historia como sustento de nada y mucho menos de los derechos especiales de determinados pueblos, porque así parece que defendemos la idea de que lo pasado determina y limita lo que somos y aún más, lo que podemos llegar a ser.

Del mismo modo que la tradición histórica, ampliamente documentada, del Torneo del Toro de la Vega no parece razón para mantener un espectáculo sangriento de tortura y muerte de un animal para el general regocijo de unos cuantos, tampoco la historia de Cataluña puede ser el lugar al que volver para definir quienes son ahora los catalanes y las catalanas. (Algo parecido vienen predicando los del ISIS sobre Al Andalus)

Derechos históricos catalanes
Por eso las palabras de Pedro Sánchez en plena batalla campaña campal catalana afirmando que el PSOE propone una nueva Constitución que reconozca los derechos históricos de Catalunya, recogidos en el artículo 5 del Estatut (El autogobierno de Cataluña se fundamenta también en los derechos históricos del pueblo catalán, en sus instituciones seculares y en la tradición jurídica catalana, que el presente Estatuto incorpora y actualiza al amparo del artículo 2, la disposición transitoria segunda y otros preceptos de la Constitución, de los que deriva el reconocimiento de una posición singular de la Generalitat en relación con el derecho civil, la lengua, la cultura, la proyección de éstas en el ámbito educativo, y el sistema institucional en que se organiza la Generalitat) me resulta cuando menos chocante, y me provoca dudas en cuanto al tiempo y sobre todo en cuanto al significado.

¿En qué momento de la historia vamos a poner la raya? Porque a lo largo de la misma la ciudadanía residente en las tierras que hoy conforman la Comunidad Autónoma de Cataluña han gozado de diferentes derechos; desde el de pernada hasta el de ser vendidos como esclavos por deudas, desde la obligación de profesar la Fe católica hasta el de pagar un canon por no hacerlo, desde el derecho a sufragio por estamentos hasta la abolición del mismo…

¿De qué derechos hablamos? Estos derechos, también llamados Fueros o privilegios, fueron ganados a cambio de diversos compromisos (instalarse aquí o allá, financiar una guerra, ceder un paso...) a quienes ostentaban la soberanía normalmente por designio divino. Si asumimos que hoy la soberanía reside en el pueblo parece más razonable que determinemos por las vías ordinarias cuales son las reglas a que deseamos someternos, sin que haber nacido aquí o allá suponga diferencia.

A pesar de que el debate se tiñe de catalán, creo que deberíamos darle un repaso a los derechos históricos de los que disfrutan algunas personas por el lugar de su nacimiento o residencia, ya sean catalanes, aragoneses, vascos o navarros. 

Vidal de Canelles
Permitidme un ejemplo, quienes ostentamos vecindad aragonesa gozamos de gran libertad para disponer de nuestros bienes tras el fallecimiento sin someternos a las limitaciones que a los demás impone el Derecho Civil, ¿es razonable que yo pueda desheredar a un hijo con solo nombrarlo y vosotros tengáis que dejarle la parte correspondiente al tercio de la legítima, sí o sí? ¿es razonable que un mayor de 14 años aragonés pueda desenvolverse con autonomía en los negocios jurídicos y un andaluz deba esperar a los 18?

No somos iguales en derechos hoy, ¿queremos defender juntos o separados que son los territorios y no las personas los sujetos de derecho?, ¿vamos a seguir profundizando en ello con la excusa de la Historia? de verdad que así más parecería que estamos contando un chiste (acepción nº 9).

5 comentarios :

  1. Los españoles somos como Penélope, dados a tejer y destejer nuestra historia. Ni siquiera somos capaces de ponernos de acuerdo en un relato común de la guerra civil, que terminó hace 76 años porque aún cada cual quiere imponer su ÚNICA verdad. Qué cansino todo, ¿no?

    ResponderEliminar
  2. Cada pais escribe la historia a su conveniencia (Ej. Paraguay- Bolivia, Guerra del Chaco: Chile-Bolivia, Guerra del Pacifico) ¿Quien dice la verdad?
    Cada gobierno hace lo mismo, escriben para enaltecerse y denigrar a la oposición.Y ahi nace la controversia, la guerra civil y la guerrilla.

    Para la tranquilidad espiritual es mejor obrar como el avestruz

    ResponderEliminar
  3. Si las acepciones 7, 8 y 9 dicen lo que dicen, ahora entiendo lo fácil que resulta reescribir nuestra historia, pasada y presente.
    Saludos

    ResponderEliminar
  4. La megalomanía de Esperanza era y debe seguir siendo enorme. Parece una HISTORIA(acepción 1) de otros tiempos. Cuando los libros de texto contaban lo que quería el dictador.

    ResponderEliminar
  5. tu post me me ha encantado... pero el dato de lo que dicen de esperanza aguirre me ha dejado tan ojiplática que no sé que te iba a decir...
    en fin... un placer como siempre.

    ResponderEliminar