, ,

Cartas desde Columbus, ya que Aragón es nuestro Ohio


El equipo de politólogos de Piedras de Papel ha descubierto que lo que, en términos electorales, ocurre en Aragón se replica en el resto de España (como sucede con el Estado de Ohio en las elecciones norteamericanas) y así Aragón es nuestro Ohio se convirtió en el atractivo título de su ensayo sobre el escenario electoral español en un momento especialmente convulso y por ello interesante.  

Aunque no votéis con cachirulo os recomiendo su lectura por el ameno análisis de los mecanismos del voto, en especial la perversa influencia no de la ley D’Hondt sino de la circunscripción provincial verdadera responsable de que en España un voto no valga lo mismo aquí que allá (como sí sucede en las Europeas)o sobre cómo somos; jóvenes, viejos, con estudios, sin trabajo, de clase media, religiosos…o cómo nos posicionamos ante conceptos políticos básicos; izquierda, derecha, libertad, seguridad, modelo americano o europeo de estado del bienestar.  

Tras su lectura algunas cosas se entienden mejor, pero otras como la imposible confluencia de una izquierda afectada por el virus de la mitosis sin fin, se perciben como aún más peligrosas, o lo que es peor, consecuencia del miedo de ciertas opciones trasnochadas que se niegan a entender que el tarro de las esencias hace mucho que está vacío y hoy se hacen precisas apuestas más valientes.  

En todo caso, como al parecer lo que decidamos el poco de más de un millón de aragoneses será lo que decidamos todos, desde la ribera del Ebro, esta suerte de Columbus zaragozana os iré contando cómo se agitan las procelosas aguas en las que todos quieren pescar su voto, por si os sirve de orientación.

Por poneros en antecedentes, en las pasadas elecciones municipales y autonómicas los resultados y los pactos puntuales o de gobierno dieron el Gobierno de Aragón al PSOE y la alcaldía de la capital (más el 50% de la población aragonesa) a Zaragoza en Común (confluencia de sociedad civil, IU, Podemos y algunos partidos minoritarios locales de izquierda). 

El PSOE (18 diputados) gobierna en la Comunidad Autónoma con el apoyo de CHA (partido nacionalista de izquierda) que con 2 diputados ha entrado en el Gobierno y un pacto de investidura con Podemos (14 diputados) e IU (1 diputada) enfrente tienen al PP de Luisa Fernanda Rudi (ahora senadora) con 21 diputados,  los 6 diputados del  PAR (nacionalista de derechas) a 5 de Ciudadanos. Las cosas no van muy bien, y el presupuesto está por aprobar.

Por su parte Zaragoza en Común gobierna la capital en minoría con sus 9 concejales y el apoyo de investidura de los 6 del PSOE y los 2 de CHA, frente a ellos 10 concejales del PP y 5 de Ciudadanos. Hasta la fecha PP y PSOE se han aliado para mantener como obligados los actos religiosos y han pactado con Ciudadanos para oponerse a una subida de impuestos que permita pagar deudas y atender necesidades sociales. Todo muy raro.

De cara a las generales, hasta la fecha; en el lado izquierdo del tablero hay en marcha una plataforma Ahora Aragón en Común (el nombre no es seguro) que agrupa a independientes con IU y CHA en Zaragoza y parece que Teruel a diferencia de en Huesca dónde al parecer han "confluido" con PODEMOS. Los puestos de salida en Zaragoza han correspondido (raro verdad?) a IU y CHA respectivamente. La presión en redes sociales y colectivos sobre la necesaria unión con PODEMOS crece pero se acaba el plazo y no parece que se alcance, demasiadas primeras espadas para tan poco solomillo. No se sabe nada de Nueva Izquierda y similares iniciativas que se conocen en Madrid.

Sobre el lado derecho, los chicos de UPyD parecen desaparecidos tras buscar con ardor confundirse en Ciudadanos, que parece un poco mudo tras sus discretos resultados previos, eso sí sus candidatos y candidatas tienen el mismo perfil que los de otros lares (parece que las instrucciones para el cásting eran muy precisas; modelo de yerno perfecto y chica mona sin estridencias), los del PAR buscar repertir el noviazgo con el PP que parece haber recuperando a Luisa Fernanda Rudi tras su huida al Senado.

Por ahora carecemos de encuestas para "ver" por dónde van las cosas, aunque quizás ninguna de las sensaciones actuales sirvan para nada si como parece ser el 20D va a resolverse en clave catalana, un peligro real de que todos los problemas se camuflen bajo las relucientes banderas.

4 comentarios :

  1. Pues mira, una cosa que siempre he querido saber es eso de que los votos no valgan igual en cualquier sitio. A ese tema llevo tiempo dándole vueltas y sospecho que no puede ser por algo bueno. Interesante. Buen fin de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues tiene que ver con el reparto de escaños por circunscripciones, sobre todo en las pequeñas que reparten 2, tan solo los partidos mayoritarios acceden a ellos, y en España hay muchas de esas. La clave estaría en que la circunscripción fuese igual al ámbito competencial del órgano que se elije: Cortes: todo el país. Autonómicas: la autonomía. Locales: el municipio.

      La provincia es una unidad geofráfica y política que no responde en absoluto al actual sistema político y produce grandes interferencias.
      Un saludo

      Eliminar
  2. En Cataluña y País Vasco los votos no valen igual, la cosa está clara desde la transición los nacionalistas eran necesarios, de ahí que tenían que obtener unos resultados aceptables para poder "usarlos" y que cumplieran los objetivos, ha sido con las mayorías absolutas cuando estos lo han tenido más crudo, ha sido ahora con la mayoría del PP y el nacimiento de nuevos partidos cuando los nacionalistas ven que no tienen futuro para trapichear en el Estado de ahí que unos ya haya planteado la independencia , en tanto que los vascos ya se lo están pensando. Un signo más de que nuestra Constitución está plagada de trampas y que necesita una cambio total.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ni en Teruel o Logroño, se trata de la interferencia de la provincias como unidad de medida electoral, es cierto que beneficia a los nacionalistas bien implantados pero no solo a ellos.

      Un saludo

      Eliminar