, , , , ,

Con las dos manos a la espalda

Cuadrando las cuentas
Entre las pocas ventajas de esta estafa crisis que nos ha sacado a empellones del hall del estado del Bienestar para empotrarnos en el sótano de la supervivencia, está el aumento del conocimiento colectivo sobre economía, a estas alturas del partido, no hay quien no tenga clara la necesidad de cuadrar ingresos y gastos en las cuentas públicas.

Pero como no hay buena obra sin castigo resulta que no solo estamos reprogramados para poner en cuestión, al grito de ¿y cómo se paga eso?, cualquier propuesta de gasto social por imprescindible que parezca para el mantenimiento de la cohesión social y la defensa de la dignidad humana, sino que podemos atrevernos a pensar por libre y obtener conclusiones peligrosas.

Juncker y Dijsselbloem capos de EuropaPor ejemplo, ayer se disputaban el espacio mediático la operación contra el 3% de los chicos de Mas, la confesión de Correa sobre las cuentas del PP y la multa* (la primera de su especie) que la Comisión Europea le ha impuesto a Apple, Starbucks y Fiat por sus operaciones de ingeniería fiscal; tres noticias sobre corrupción y dinero, nada nuevo.

Sin embargo, si las analizamos, veremos que se trata de un estupendo ejemplo del porqué estamos dónde estamos; por un lado (el de los gastos) cada euro público gastado en una prestación de servicio o en infraestructuras se ha inflado para que alguien se beneficiase de ello y por el otro (el de los ingresos) se han diseñado estrategias para limitar al máximo los impuestos que gravan el beneficio de grandes empresas globalizadas.

Imaginad por un momento que los gastos se hubieran ajustado a sus costes reales y que los ingresos hubieran fluido con normalidad; con menos gastos y más ingresos ¿estaríamos aquí?

Cautivos, desarmados, atrapados
Con todo, lo peor es ser consciente que las mordidas se pagaban con nuestro dinero y que quienes se encargaron de que no recibiésemos los impuestos debidos son los responsables de la política europea, el presidente del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem y el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker. 


No solo nos pegan, sino que mantienen con las manos atadas a la espalda. 


(* las multimillonarias multas, en caso de pagarse, se ingresarán en las arcas de los dos países que diseñaron el fraude: Luxemburgo y Holanda)

10 comentarios :

  1. Ya entendimos hace tiempo que el neoliberalismo no es cosa exclusivamente española. Ni la corrupción. Ahora ya no se trata de este país es peor o mejor que el otro. Ahora en todos sitios son los mismos los que roban y los mismos los que lo padecen. Ellos siguen viviendo por encima de nuestras posibilidades.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El dinero no conoce más patria que más dinero y le hemos dejado el campo libre.
      Un beso

      Eliminar
  2. En otras épocas cuando te pisoteaban constantemente había un momento en que la gente salía a la calle y acababa con todo y se iniciaba otro sistema.... espero que no tarde mucho.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé si la temperatura de las calles está para eso, pero motivos más que de sobra.
      Un beso

      Eliminar
  3. te leo, y de fondo tengo la tele encendida y a Rajoy encantado consigo mismo, diciendo sin sonrojos que acaban de conseguir los mejores datos de paro en años...te juro que no entiendo nada... soy yo o da todo tanta vergüenza que se nos queda cara de tontos?... como dicen por ahí arriba, en otras épocas se salía a la calle... alguien recuerda donde guardaron las guillotinas los franceses cuando se acabó la revolución francesa?... lo digo porque igual nos vienen bien si esto sigue así y sigue sin pasar nada...
    como siempre un placer pasar por aquí...
    besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El 20D tendremos una oportunidad, más lento que el sistema francés pero si nos conjurásemos todos...

      Besos y gracias por tu aprecio

      Eliminar
  4. Ahora además de que nos roban por todos lados, aguantamos carros y carretas; me refiero a los que todavía trabajamos. Y se hace por miedo a los despidos, porque como el Gobierno les dio carta blanca a los empresarios, por dos chavos te tiran a la calle. Da lo mismo que lleves treinta años en la empresa, que dos meses. El patrón es plenamente consciente de la bazas con las que juegan, y así nos tratan.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El miedo nos paraliza hasta que no queda nada por perder, entonces las reacciones suelen ser más terribles, ojalá no nos veamos en eso y aprovechemos las opciones que el sistema nos permite.
      Un beso

      Eliminar
  5. Seguramente es el miedo a perder los pocos ingresos que aún percibe cada familia que tiene la suerte de tener un puesto de trabajo.
    Cariños y buena semana.
    Kasioles

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El miedo nunca ha sido una buena opción, empiezas a ceder un palmo y cuando te das cuente lames la mano que te ahoga.

      Un beso

      Eliminar