, ,

De la gran mujer tras el pequeño hombre a la codiciosa en la sombra

Marta Ferrusola de Pujol
Marta, Martona para sus amigas, Ferrusola de Pujol acumulaba un número suficiente de declaraciones desafortunadas (por no decir clasistas, xenófobas y homófobas) para no resultar simpática y tras escucharla mandar literalmente a la mierda a un periodista que osó preguntarle por su comparecencia en juicio y mentir llena de rabia en el Parlamento catalán afirmando que sus hijos, pobres vástagos imputados, van por la vida con una mano delante y otra detrás, el rechazo ha crecido.

Su perfil de burguesa ultra católica encantada de compartir a su hombre con la exigente amante que resultó ser Cataluña, su desprecio por aquellos que no se bañan en las catalanas aguas renunciando a lo que son para nacer neófitos con barretina, su empeño en compaginar el desempeño de funciones de primera dama con el de avispada empresaria siempre bien situada en los concursos públicos tampoco es que ayuden mucho, pero no parece motivo suficiente para lo que está sucediendo.

Marta y Jordi
No me cabe duda de que la señora de Pujol, muy católica ella, ejerce con contundencia el manido cliché catalán de la pela es la pela, incluso no me extraña que a lo largo de los más de 20 años del reinado sin corona de su marido haya metido mano en nombramientos o gestionado, desde el protocolario paso atrás, la lista de quienes merecían o no el carnet de buenos o valiosos, al fin y al cabo las primeras damas responden a dos perfiles: las que no quieren serlo y se esconden y las que despliegan el poder del hogar, y Marta, Martona para sus amigas, no parece de las primeras, pero...

Pujol o Cataluña
No me cuadra la idea de que era ella (la matriarca poderosa) quien gestionaba los flujos de capital mientras su marido, puro espíritu de nación, se dedicaba a la honrable práctica de la política con los ojos cerrados a la fortuna que crecía a un ritmo algo mayor que el tradicional tacita a tacita, no cuela. No resulta creíble que el siempre valorado como uno de los políticos más hábiles de España, se volviera sordo, ciego y mudo ante expolio. 

Quizás se pretende con ello, preservar el legado del President, o quizás simplemente hay demasiada gente dispuesta a encontrar en la mujer los pecados que jamás detectaron en él.

19 comentarios :

  1. Para empezar: nunca seremos iguales mientras una mujer casquibana sea una puta y en cambio un hombre sea solamente un golfo.

    Pero vamos a los Pujol. Es de vergüenza que gente como esta, que lo ha tenido todo, que lo ha sido todo lo que se puede ser sin salir de su tierra, estén ahora donde están o donde posiblemente estén más adelante. Pero lo peor, y sin olvidar la presunción de inocencia que no sé si ellos darían, es que miran al resto ofendidos, agraviados, y con la prepotencia de "¿usted sabe con quién está hablando? de toda la vida.

    Y lo malo es que no les hacía falta para comer. Y lo peor es que se siguen considerando "el pueblo catalán" en un todo. Por si no se me ha entendido: si se les ofende a ellos, se ofende a todos los catalanes. Y no es así.

    Muy bueno tu artículo de hoy Pilar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias.
      A mí no me cabe duda (no me toca el juicio penal, por lo que no requiero más pruebas que los indicios presentados) de que ambos, ella y él Jordi y Marta, usaron de su posición para su beneficio y el de sus hijos, convencidos incluso de "mercerlo", lo que me choca de toda esta historia es que se trata de la primera "mujer de" que no es boba, estaba enamorada o mirando siempre a otro lado, y de esta realidad mucho más razonable que la de la Infanta o la Ministra, pasamos a pensar si era ella la única y él el iluminado por la santidad de la devoción política y tiene todo un tufo...

      Un saludo

      Eliminar
  2. Roban, mienten, son arrogantes, avariciosos...eso es de católicos???....no me cuadra....como diría una amiga....gentuza son....

    ResponderEliminar
  3. Ella no es ningún dechado de virtudes. De hecho ella es espantosa y efectivamente clasista. Eso ya lo veíamos aquí desde hace años. Pero eso no le cura ni le redime a él, menudo sinvergüenza. ¿Y luego con Mas qué pasará? Cuando la lupa de la que habla le detecte algo... ¿También recurriremos a su Lady Macbeth particular, a la señora terrible y malvada que aconseja al marido a ir por el camino del mal?
    Ayer veía en el cine "La cumbre escarlata", hermosa película de "terror" de Guillermo del Toro con buena fotografía y composiciones pictóricas deliciosas pero en la que... claro, si hay dos malos(hombre y mujer) la peor es ella, los hombres solo nos dejamos llevar(lo cual, por cierto, tampoco es que nos deje en buen lugar, quedamos como idiotas).
    Para mí los Pujol son culpables al cincuenta por ciento. Ambos sabían y ambos hacían y los hombres y las mujeres somos iguales ante la ley. ¿O no? Vaya par...
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que esa es la clave, ambos, juntos al cincuenta por ciento.
      ¿cómo llevas el follón de estos días? No dejo de acordarme de tí.

      Un beso

      Eliminar
  4. pues chica, después de tantas mujeres que ni veían, ni sabían, ni intuían, ni entendían lo que pasaba en sus casas... después de que una no viera un jaguar en su garaje, ni supiera como se pagaban sus fiestas y sus viajes familiares... después de llegar a la conclusión escuchando a ciertos abogados de que las mujeres firmamos lo que sea por amor y sin leérnoslo antes... después de tantas, como te digo, mujeres que ni veían, ni sabían, ni intuían, ni entendían lo que pasaba a su alrededor, me reconforta, que eso también le pase a algunos hombres...
    y ahora en serio, que vergüenza todo, no?...
    besotes guapa!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues eso, que ni ellas ni ellos pasan por tontos o tontas enamoradas, ya vale de pensar que lo demás lo somos.

      Besos

      Eliminar
  5. El poder corrompe y las esposas se enriquecen. Basta echar un vistazo al mundo y veremos que las primeras damas han terminado en el banquillo de los acusados. Salvo muy rarisimas excepciones.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tampoco creas que me convence la idea de corruptas por delegación, si son un equipo como defienden, lo son para todo.

      Un saludo

      Eliminar
  6. Estoy convencido de que todos estaban y están en el ajo.
    Ella realmente es tal como la describes pero yo no creo que el marido no supiera nada.
    Lo sabían todos.
    Y robaron sin descanso.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin descanso, con ansia de hambre vieja.
      Besos

      Eliminar
  7. La verdad es que tu teoría es interesante...
    Un besote.

    ResponderEliminar
  8. La verdad es que tu teoría es interesante...
    Un besote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Odry, en todo caso más creíble que la de estas parejas en las que uno o una no se entera de nada ¿no?

      Eliminar
  9. La muy honorable familia Pujol estará pasando carros y carretas, ¡¡que se jodan!!. Si yo fuera catalán diría que esto que le ocurre a los honorables Pujol es cosa del centralismo españolista que va contra el espíritu nacional catalán, lo último me ha olido a fascismo de los años que vivimos peligrosamente.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero que solo los catalanes más obnubilados por la independencia digan algo así, porque si no va a ser a que realmente la bandera lo tapa todo y lo que se predica de una, puede valer para otra.
      Saludos

      Eliminar
  10. La Marta es mucha Marta y Puyol es mucho Puyol, y bien se han cuidado bastante la familia al completo de que su patrimonio creciera desmesuradamente todos los años que han estado manejando el poder.
    Por desgracia en este país como en todo el mundo las banderas sirven no para trabajar en beneficio del pueblo si no para sacar tajada. En vez de tirar de la manta tendríamos que estirar de las banderas y en esta España nos dolerían las manos me temo.

    Un fuerte abrazo y buen finde Pilar!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por un día de mástiles desnudos!!!

      Besos

      Eliminar