, , , , ,

Huesos de Halloween

Tim Burton o el miedo elegante
No quiero elegir entre el reverencial temor del Tenorio de Zorilla retando al comendador mientras delega en el Cielo la derrota de sus pasos y el miedo gótico de Burton destilado en la navaja de su peluquero sangriento o el delicioso cadaver de su novia de dibujos, ni entre los huesos de santo y el chocolate disfrazado de sonriente calabaza.

Me gustan los niños tomando las calles vestidos de momias y esqueletos, los jóvenes provocando con sus caretas de monstruos de ojos sangrantes y cuellos abiertos a chicas de medias negras con inciertas carreras tanto como la plácida imagen de tumbas antiguas con flores nuevas, como si las piedras no pudiesen esconder la vida que algún día albergaron y no fuésemos capaces de explicarnos sin la memoria de quienes ya se fueron.

Dulce miedo
Me apunto a un recorrido por el cementerio antiguo con sus lápidas de ambiguas frases y ángeles justicieros, de templetes que recuerdan que ni tras la muerte podemos permitir que alguien crea que somos iguales y hay a quien tan solo la tierra le será leve pues no hay constancia de a quien cobija, hoy que duele más que ni la historia quiera respetar la memoria.

Y también a una noche de miedo con heroínas de terciopelo ajado y caballeros sin cabeza, dispuesta a dejarme seducir por todos los trucos; la oscilante iluminación de las velas, el frío de la helada mano de la muerte, la inquietud de la partitura tétrica y la luna siempre escondida, sabedora de que no hay miedo que tus besos no calmen ni frío que tus caricias no sepan convertir en fuego.

Cementerio antiguo Zaragoza
La muerte es siempre parte de la vida y debemos, al menos un día, hacerle un sitio a nuestro lado, sin que nadie nos obligue a elegir el modo, sin que una vez más nos conminen a tomar posición, unos frente a otros negando que tan sólo lo mestizo nos sobrevive.

17 comentarios :

  1. Añadir días de fiesta a nuestro caminar yo no lo veo mal, sobre todo si los críos se lo pasan bien (Pilar, digo críos y no crí@s porque no me gustan las arrobas, jaja)

    P.D. Me ha gustado mucho este post, Pilar, quizás sea porque no tiene ni una @.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por el piropo y lamento que te estorben las @, trato de escribir sin ella, pero me falta práctica ;)
      Besos

      Eliminar
  2. Me he dejado llevar por tu repaso horas antes de esta noche tan especial. A mi me gusta. Aunque sea una fiesta cada vez mas norteamericana. Pero es que tomarse la vida asi no puede ser malo. Como un recuerdo a los que se fueron y un no olvidar que nosotros iremos detras. Pero sin dramas. Feliz noche de truco o trato.

    ResponderEliminar
  3. Ayyyy ¿Dónde está mi comentario? ¡Aquí espantan!


    Bueno en vista de que mi comentario que me había quedado muy mono se fue al cielo de los comentarios diré lo que ya había escrito: me gustó la forma de expresarte. Esa tu forma de ver la muerte me encantó. Quiën dijo miedo si para morir nacimos. (en el Inter toca vivir).

    Beso de Bruja disfrazada no vayas a creer que lo soy jaja, bueno si, soy media bruja, ñaca ñaca. Tú señorita eres una poetisa un poco etérea.



    Beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Malque, un placer tener en casa a una brujita como tú.
      Besos

      Eliminar
  4. http://unaantropologaenlaluna.blogspot.com.es/ en este magnífico blog, en su última entrada explica otros modos de celebrar la muerte, hay tantos como culturas existen en la tierra. En España, hace unos días el obispado de Cadiz prohibía que los niños celebraran la fiesta al estilo Haloween,

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Voy a verla, y al obispo, pues eso...¿truco o trato?

      Eliminar
  5. Recuerdo a mi abuela encendiendo una velita en esta fecha.
    Donde vivo está muy instaurado Halloween,los niños se disfrazan en los colegios y hay fiestas en las plazas,etc.
    Cada cual...
    Yo,frívolamente,me quedo con los buñuelos de viento.

    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Pues fíjate que a mí jalogüín ni fú ni fá, pero si la gente se lo pasa bien, pues ya está, ¿no?
    Somos únicos en este país para adoptar como nuestras todas las fiestas extranjeras que requieran disfraces, comida, diversión... jejejeje

    Un beso!

    ResponderEliminar
  7. Como el hablar de la muerte ha sido un tema tabú, por lo menos para todos los de mi generación, he llegado a creerme, cuando era más pequeña, que la temida muerte sólo estaba en los demás, que a mi familia no se acercaba.
    Hoy sé, por desgracia, que la muerte va tan ligada a la vida, ya desde el momento que nacemos, que en nada debemos temerla, yo sé que, cuando me llame, las dos nos fundiremos en un apretado abrazo.
    Cariños y buena semana.
    kasioles

    ResponderEliminar
  8. La muerte es lo único absolutamente cierto que nos espera. De ahí la importancia de llenar nuestros días de vida, es todo lo que tenemos. Por lo demás, que cada cual se divierta como le plazca.
    Besos, nena

    ResponderEliminar
  9. Me ha encantado tu entrada, como siempre de una lógica aplastante.
    Un besote.

    ResponderEliminar
  10. Para miedo... la miseria cotidiana.
    Esa si que da miedo.

    Besos.

    ResponderEliminar
  11. Todo comercializado... la vida, la muerte...

    ResponderEliminar