, , ,

Otra estafa que pagaremos nosotr@s (Rescatando a Volkswagen)

Basura alemana 

Con un portazo solemne acaban desde hace tiempo los anuncios de Volkswagen y sobre el ruido una frase: Volkswagen Das Auto, que traducido viene a ser El coche del pueblo, el coche.  

Y de coches y portazos va la cosa, llevo días recopilando información sobre el que puede ser el mayor escándalo de la industria europea en décadas a la par que la mayor vergüenza alemana tras la II Guerra Mundial; ellos, los alemanes, ellos los castos, los puros, los profesionales, los capacitados para dar órdenes al decadente Sur, ellos han hecho trampas y les han pillado.

Los hechos:

  • Existe una normativa que limita las emisiones contaminantes de los coches diesel, por encima de determinado nivel NO se pueden comercializar.
  • Volkswagen deciden instalar un mecanismo que elude los controles, permitiendo emitir un 40% más de lo autorizando produciendo un ahorro en fabricación de unos 300 euros por vehículo.
  • Las autoridades norteamericanas descubrieron la operación y la compañía alemana lo ha reconocido.
  • Se trabaja con la idea de que hay cerca de 11 millones de vehículos afectados.

El proceso:
 

Fraude de Volskwagen
- En algún momento no determinado la compañía Robert Bosch diseña un software que altera los datos de emisiones al detectar cuando un vehículo está siendo sometido a una prueba de emisiones modificando el régimen de funcionamiento del motor para producir menos gases contaminantes.

- En los años 2005 y 2006 para mejorar las ventas en USA, presidiendo el grupo Volkswagen, Bernd Pischetsrider, alguien decide instalar dicho sistema en algunos modelos.

- Bosch advirtió en 2007 al grupo Volkswagen que este software era sólo para pruebas y que su utilización en carretera era ilegal.

- En 2011 un técnico de Volkswagen también se dio cuenta de que el software permitía que las cifras de emisiones de gases en las pruebas en EEUU fueran muy favorables.

- A mediados de 2014 las autoridades estadounidenses informaron a Volkswagen de la diferencia en las emisiones en las pruebas y en carretera.
 

- En Julio de 2015 la compañía alemana admite que trucaba las emisiones con un software con estas palabras de su responsable en Estados Unidos, Michael Horn "La hemos cagado por completo"

- En septiembre de 2015 Martin Winterkorn, consejero delegado del grupo Volkswagen, acepta la responsabilidad por las irregularidades halladas en los motores diésel y presenta su dimisión, por el interés de la compañía, a pesar de que afirmar no haber hecho nada malo.

- Las investigaciones que se van haciendo públicas apuntan a la responsabilidad de “unos pocos criminales” que actuaron al margen de la dirección de la empresa y que deben responder personalmente. Las consecuencias:
- Para la humanidad, se han emitido un 40% más de contaminantes de los que permiten las regulaciones medioambientales, el impacto en nuestra salud, como la mastercard no tiene precio.

- Para los compradores, les vendieron gato por liebre y ahora quién sabe qué sucederá en la próxima visita a la ITV.

- Para los competidores del Grupo Volkswagen, como se saltaron las reglas del juego y adulteraron el mercado, vendieron menos, ganaron menos.

- Para las administraciones responsables de los controles, una vez más les han engañado, su labor es como poco inútil, sino cómplice (en Europa no nos habíamos enterado de nada).

- Para la compañía:
  • Multas, en USA la multa con la que se lleva especulando días sería de 18.000 millones de dólares (casi 40.000 por vehículo afectado)
  • Coste de reparación de vehículos
  • Pérdida de valor de las acciones en bolsa
  • Pérdida de confianza y por ello de futuras ventas
  • Futuro negro e inquietante 
    • El mercado estima las posibilidades de quiebra en un 23%
    • Credit Suisse calcula los costes totales en unos 78.000 millones de euros 
- Para el responsable de la empresa: dimisión con fastuosa pensión
- Para los accionistas: pérdida de dinero
- Para los trabajadores de la empresa: recortes…despidos
- Para los responsables??? 

Los motivos: Vender más, ganar mucho más que mucho más, cobrar altísimos incentivos por incremento de las ventas y los beneficios.

Como si de fichas de dominó se tratase la caída del grupo puede tener efectos devastadores en la economía europea, alemana y española. Los alemanes se preparan para lo que han dado en llamar "Made in German shock", es decir una pérdida de confianza de los consumidores globales ante todos sus productos.

En España el Grupo VW emplea en las fábricas de Seat en Martorell y Volkswagen en Navarra a más de 22.000 personas y el año pasado tuvo una cifra de negocios de 13.800 millones de euros, lo que representaría un 1,3% del Producto Interior Bruto (PIB), uno de cada tres vehículos fabricados en España pertenece al grupo.

Quizás por ello, Angela Merkel, en el Parlamento Europeo, ha alabado el “ejercicio de claridad y transparencia” de la respuesta de la compañía al fraude, avisando a los parlamentarios más ecologistas que no se puede usar esta situación para condenar a todo un sector y poner en peligro miles de empleos en el continente.


Mientras el nuevo responsable del Grupo ya ha avisado a los representantes de los trabajadores de que esto va a ser doloroso, la comisaria de Industria y Mercado Interior, Elzbieta Bienkowska ha recalcado la confianza de la UE en la gestión del Gobierno alemán en esta crisis.

Tengo la bola de cristal algo sucia con tantas emisiones, pero atisbo a vislumbrar una paradoja, la cuerda con la que se quiera apretar a Volkswagen para que responda de sus responsabilidades ambientales, comerciales e industriales está en el cuello de sus trabajadores. (los del mono, que los directivos que duplicaron sus sueldos mientras estaban instalando el software tramposo, son siempre los primeros en saltar del barco)

Esto es como hacerse trampas al solitario, porque no nos veo rompiendo la baraja.

7 comentarios :

  1. No entiendo nada cuando se habla de Alemania, un país que ha provocado y perdido dos guerras mundiales, donde una de sus multinacionales farmacéuticas la Grünenthal GmbH nos vende la Talidomida que ha provocado anomalías congénitas a miles de personas en todo el mundo, ahora con lo de la Volkswagen, con solo esto, solo me queda decir SOMOS GILIPOLLAS.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Impresionante informe. Completo y bien ordenado. Que cada cual haga sus reflexiones. Yo no sé en qué pensaron los que dejaron once millones de vehículos polucionar el ambiente. Bueno sí, en ganar mucho dinero. Pero hay hospitales de ricos que no hacen milagros con el cáncer de pulmón, a veces no se puede. Esa polución es para todos. Incluso para los tramposos. Y no les importó. En fín...
    Por otro lado los alemanes son tan humanos como nosotros. Allí también hay gentuza. Digan lo que digan las banderas, los seres humanos estamos hechos de la misma pasta en cualquier lugar del mundo.

    ResponderEliminar
  3. El dios dinero, no tiene corazon y parece que tampoco pulmon.

    Besos

    ResponderEliminar
  4. Como trabajador del sector industrial del automóvil, creo que puedo explicar ( NO justificar ) porque demonios los de Volkswagen se han metido en este berenjenal de difícil salida.

    Ya comenté en mi "blog" hace tiempo como BMW consiguió retirar un proyecto de normativa europea que limitaba la contaminación de los motores de gasolina mediante un soborno "legal" de 900.000 Eurillos de nada al CDU, el partido de la señora Mérkel.

    Cada véz que se restringe por ley las emisiones de gases, los fabricantes de automóviles deben desarrollar motores cada vez mas afinados. El proceso de desarrollo y homologación puede durar varios años. Significa encarecer el coste de cada motor con componentes cada vez mas precisos, y con bombas de inyección y catalizadores mas sofisticados, que ademas, son mas propensos a las averías.

    Subir las tarifas de venta de una manera notable no es del agrado de los fabricantes europeos y americanos, cada vez mas preocupados por la competencia oriental.

    Con lo cuál, tenemos la ecuación perfecta de las trampas de unos directivos sin escrúpulos.

    Y lo que no acabo de entender es porque no se promueve mas el uso de motores de GLP ( Gas Licuado Propano ), bastante mas limpios incluso que los de gasolina.

    Nuestros gobernantes están mas preocupados por la cuenta de resultados, que por el medio ambiente.

    Hasta que la mier. . . nos ahogue a todos.

    Un besazo.

    ResponderEliminar
  5. Es para alucinar.
    En mi casa teníamos dos posibles coches afectados que por suerte han quedado en nada.

    ResponderEliminar
  6. Lo alemán siempre me da desconfianza, porque cuando alguien alardea tanto de su honestidad y su profesionalidad, me da que pensar...la liaron dos veces muy gordas.....porque no la pueden liar otra vez....como ahora....es más, cada dos por tres, algún político alemán de los grandes renuncia porque se descubre que copió su tesis...si son capaces de eso, de que no serán capaces....en fin....en todos lados se cuecen habas....besooossss

    ResponderEliminar
  7. Suscribo el primer comentario.
    Debemos ser gilipollas porque no encuentro otra explicación.

    ResponderEliminar