,

Segunda oportunidad

delicadeza
Este baile del reloj en el que las tres se convierten en las dos siempre despierta en mí la fantasía de contar con una nueva ocasión, una segunda oportunidad para hacer de otro modo lo que quizás no salió bien.

Cierto es que sesenta minutos no parecen gran cosa, pero prueba a usarlos con delicadeza.

6 comentarios :

  1. Sesenta minutos pueden dar para mucho...
    ; )

    Besos

    ResponderEliminar
  2. Estamos hablando de convencíalismos, el tiempo no vuelve atrás nunca, pero resulta atractiva la hipótesis de tejer una historia nueva o zurcir la antigua con esa hora regalada. En el otro extremo, resulta inquietante la idea del tiempo que te hurta. ¿Qué podría haber hecho en la hora que quitan en primavera?

    ResponderEliminar
  3. Hay que contar los minutos por las sensaciones que nos despiertan, no por lo que duran según el reloj, y cada momento será como un día.

    ResponderEliminar
  4. Yo creo que el tiempo es quien nos utiliza a nosotros :)
    También pienso que tanto cambio de horario no es tan beneficioso como apuntan algunos y que vendría bien un horario fijo todo el año.
    UN fuerte abrazo Pilar!

    ResponderEliminar
  5. Los he aprovechado descansando, hacía falta.
    Un abrazo aún somnoliento.

    ResponderEliminar
  6. Me parece una forma mágica de verlo :)

    ResponderEliminar