, ,

Lo más importante


Mientras nos decidimos a cambiar las cosas, no olvidemos lo más importante.

10 comentarios :

  1. Donando no se resuelven los problemas del mundo pobre, eso si, nuestras conciencias las lavamos un poquito entre donación y donación o entre recogida y recogida de alimentos.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No se resuelven los grandes problemas Emilio, pero si consigues que alguien coma caliente hoy, podremos seguir peleando juntos mañana.
      Ojalá nuestros impuestos cubriesen lo que acaba dependiendo de nuestra conciencia.
      Un saludo

      Eliminar
  2. Ayer, casi todos fuimos testigos de dos realidades paralelas que reflejan bien la esquizofrenia nacional. Por un lado, miriadas de compradores lanzándose a por cualquier cosa que se ofreciera con descuento en el precio. Por otro, cientos de voluntarios recogiendo alimentos donados por gente de buena voluntad para aliviar el hambre de miles de compatriotas que no tienen ni para comer. Me puso de mala leche primero una escena y luego la otra. Porque me dio la impresión de que se depositaban los alimentos con la misma alegría que se compraban jerséis. Sin pensar. Se nos está atrofiando el cerebro por falta de uso.
    Besos, guapa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que quienes precisan del Banco de Alimentos han desaparecido de la vida social, agazapados en su miedo, en su precariedad, en su angustia, es como si ya no fuesen parte de un nosotros ansioso de encontrar un motivo para celebrar aunque sea un descuento mínimo en algo que no precisamos.

      Eliminar
  3. Coincido con todo lo que habéis dicho.
    Ayer tuve la misma sensación que Contando los sesenta...al lado de gente cargada de bolsas,otros recogiendo bolsas de comida...
    Qué mundo...

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que estamos viviendo un mundo partido en dos partes, una tan perdida que no le quedan fuerzas ni para gritar que los dejamos atrás.

      Un beso

      Eliminar
  4. Este tema de las ayudas individuales me ha torturado y me sigue torturando hoy más. De principio estoy de acuerdo con Emilio que pasa es que cada vez estoy seguro de menos cosas. Sí recuerdo hace años cuando empezamos a criticar a la Iglesia por predicar la caridad y ser mas blanda con la justicia. Hoy hemos vuelto de nuevo y la izquierda también a través de las ONGS. Yo sólo creo en los impuestos, pero no creo tener la verdad. Un beso solidario

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Antonio yo también creo que lo ideal es que sea el Estado el que mediante medidas de redistribución de rentas compense estas terribles realidades, pero como bien sabes, al menos ahora no es una de sus prioridades, así que mientras nos decidimos a cambiar las cosas, bien habrá que hacer algo ¿no?

      Un saludo

      Eliminar